Fiesta totalmente rojinegra; Tecos fue la víctima de nueva cuenta

El atacante Emanuel Villa volvió a la cancha que lo hizo darse a conoce en el balompié azteca, sin embargo, enfundado en otra camiseta: la cuadriculada de la Autónoma de Guadalajara.
 El atacante Emanuel Villa volvió a la cancha que lo hizo darse a conoce en el balompié azteca, sin embargo, enfundado en otra camiseta: la cuadriculada de la Autónoma de Guadalajara.

Alexander Jiménez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Guadalajara, Jalisco. 27 de Enero del 2007

  • Villa fue recibido con aplausos

El atacante Emanuel Villa volvió a la cancha que lo hizo darse a conoce en el balompié azteca, sin embargo, enfundado en otra camiseta: la cuadriculada de la Autónoma de Guadalajara.

La dirigencia del Tecolote le ofreció a Villa, como al resto del plantel, un estímulo económico extra por ganar a los locales, sin embargo, "Tito" no necesitaba de unos billetes más para motivar su hambre de triunfo, pues el pleito que tiene en FIFA con los de Colomos le bastan para motivarse.

A la entrada a la cancha del santafesino, la afición, (escasa para la expectativa generada por el duelo) se dividió en opiniones sobre la recepción al eje de ataque: algunos le aplaudieron, pero no faltó el insulto. Opinión dividida que desniveló la Barra 51 con el "olé olé, Villa, Villa", que éste agradeció con las palmas en alto y un saludo a los que siempre estuvieron y siguen con él a la distancia, aunque defienda otros colores, después de todo, la afición atlista es conocida como "LaFiel".

A las 20:30 horas la iluminación del Estadio Jalisco se apagó, los cerca de 12 mil aficionados que estaban ya en el interior del inmueble de la Calzada Independencia comenzaron a gritar, a chiflar, a cantar !Cómo no te querer, cómo no te voy a querer!. Y es que era la presentación del Atlas, la cual fue sencilla, sin juegos pirotécnicos, sin aspavientos, sin espectáculo; eso le correspondía a los jugadores.

El sonido local del Jalisco no iba al tiempo en que los jugadores pisaban el centro del campo, tampoco la iluminación pero eso no importo, ya que los "Fieles" de la 51, los de la Banda Rojinegra, La San Julían, Dulce Condena, y demás, esperaban ya con ansias el inicio del cotejo, querían que su equipo saliera a ganar, a meter goles y esperaban mucho de Reinaldo Navia y Olivera, quienes al ser presentados, los aplausos no se hicieron esperar.

Fue raro. Jesús Corona que salió de las fuerzas básicas del Atlas estaba defendiendo el arco de Tecos; Mario Rodríguez que surgió de la cantera emplumada, estaba defendiendo la portería del Atlas. Los dos guardametas salieron incluso vestidos de Azul. Coincidencias que tiene el futbol y que a la afición poco le importa, bueno, casi, ya que Jair García, delantero que llegó como refuerzo a los Zorros y que jugó en Chivas, ni a la banca fue convocado; tendrá que meter muchos goles para que la afición no le cobré factura por haber jugado en el rival antagonista del Atlas.Tecos tenía una espina lavada, bueno, mejor dicho, una estaca por la derrota que le propinó el Zorro el pasado campeonato cuando le propinó seis tantos en su propia casa, Querían cobrar venganza y salieron dispuesto a jugarle al tú por tú al Atlas; grave error al no tener a su técnico Dario Franco en el banquillo, ya que en el desarrollo del cotejo en sus primeros 45 minutos parecía tiro a gol de parte de los locales, llegaban una y otra vez a placer y las emociones fueron todas a favor de los rojinegros.

Tecos estaba en desventaja por la expulsión de Antonio Huerta, lo cual influyó para que los dirigidos por Rubén Omar Romano se fueran al descanso de la primera parte con el marcador a favor por un tanto, el cual era barato para los visitantes.

Lo que en la presentación no apareció, los juegos de pirotécnicos, de manera inesperada cuando los patrocinados hacía difusión de sus productos en el terreno de juego, aprovechando los 15 minutos de descanso, fue entonces cuando las luces multicolores iluminaron el Jalisco para beneplácito de los más de 18 mil aficionados que al final entraron a la casa atlista; había una zona muy rara de emplumados que a regañadientes cantaban.

NO LES GUSTA LO FÁCIL

El primer tiempo fue dominado a placer por parte de los locales, fueron tantas las opciones que generaron, que le puso en el arranque del segundo tiempo  el Atlas peligro con sendos errores al hacerse descuidar la marca en un tiro de esquina por el "Pony" Ruíz, que solamente llegó Colotto a marcar el tanto del empate, seguido de una desconcentración de Luis Robles, que se hizo expulsar; todo estaba como en el arranque, empatados e igualados en el tanteador.

Pero fueron sólo unos minutos, porque de inmediato llegó el segundo en gran jugada y los aficionados volvieron a respirar tranquilos, a cantar !Olé, Olé, Olé, Olé, Atlas, Atlas!  el clásico !Vamos rojinegros, que esta noche tenemos que ganar!, seguido del canto una desconcentración de Colotto, quien cometió falta dentro del área sobre Navia, quien daría rumbo definitivo al encuentro para los locales al meter el tercero. De ahí en adelante, todo fue fiesta para Atlas, tuvieron una muy buena presentación.

Olivera, "Tripa", Navia, "Recodo", Guardado y todo el equipo en general, tuvieron una muy buena presentación al ganar 4-1 y los "Fieles", salieron contentos con la demostración de buen futbol que dio su equipo, lograron su primer victoria del torneo en casa, no han perdido y la ilusión de un "Campeonato sigue más viva que nunca". Tecos no se pudo sacar la "estaca" del torneo anterior.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×