El lado desconocido de

El Apertura 2006 se lo dedicó a su abuelita, quien falleció antes de ganar el campeonato pero no lo hizo público.
 El Apertura 2006 se lo dedicó a su abuelita, quien falleció antes de ganar el campeonato pero no lo hizo público.

Alexander Jiménez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Guadalajara, Jalisco. 30 de Enero de 2007

  • "Claudio Suárez es mi gran ídolo"
  • Está aprendiendo
  • El título del Apertura 2006 se lo dedicó a su abuelita

El Apertura 2006 se lo dedicó a su abuelita, quien falleció antes de ganar el campeonato pero no lo hizo público.

Su abuelo jugó en el Oro Jalisco y uno de sus tíos fue portero del León; traía lo futbolero en la sangre.

En lo profesional admira mucho la carrera de Claudio Suárez por lo sencillo que es, por su trayectoria y espera algún día alcanzar los logros que el "Emperador" consiguió.

Como persona, Francisco Javier Rodríguez admira a su padre, Don Francisco, quien desde pequeño le enseñó a ganarse la vida en base a su trabajo, a la lealtad, humildad, determinación, fuerza y honestidad.

Algún día espera el "Maza", ser para sus hijos, el ídolo que ahora es su padre para él; eterno agradecido con su madre por haberle dado la vida, por haberlo apoyado en esos momentos cuando la ¡Maldita! suerte se voltea. Cuando las cosas no salen como uno espera, siempre su madre estuvo ahí y no tiene con qué pagar tantas muestras de apoyo, de cariño, de amor que le han ayudado a sobreponerse de los momentos adversos.

El "Mazatleco" se abrió de capa con mediotiempo.com, lo que empezó como una entrevista más, fue al final, una plática que le sirvió para sacar algunos aspectos de su vida, que han sido sin lugar a duda, el engranaje principal de esa máquina que marcha viento en popa, que camina fuerte y a toda prisa por el camino del éxito; están los seres queridos del jugador en este momento, extasiados porque los sacrificios de todas las partes tienen un resultado extraordinario, viajan en el tobogán de la felicidad empapados de alegría inmensa, que contagia a propios y extraños.

"Claudio Suárez es mi gran ídolo, es a quien quiero seguir como profesional por su tenacidad, por su coraje a las adversidades, porque aún sigue jugando y eso es admirable, su profesionalidad me llena y espero algún día llegar a ser como él", dijo el jugador, con la mirada perdida en la cancha Fausto Prieto.

Como ejemplo a seguir en la faceta de padre de familia, "es mi padre, siempre lo he dicho, porque él me enseñó a sobreponerme. Vivimos etapas difíciles...", hace una pausa, sus pupilas están apunto de traicionarlo pero respira fuerte y prosigue, "Él buscó siempre darnos lo mejor, siempre estuvo al pendiente de todo para que no nos faltara nada, para que hubiera sustento, lo cual admiro mucho porque en Mazatlán hay etapas donde los profesionistas se quedan sin trabajo y hay que buscarle por donde sea para mantener la familia y eso, se me ha quedado muy marcado y es lo que trato de darles a mis hijos, por eso me entrego en la cancha a nivel profesional".

Don Francisco Rodríguez es Ingeniero Civil, "es maestro en la Universidad de Sinaloa y por ahí está tratando de abrir una firma de ingenieros con mis tíos que son arquitectos, ingenieros civiles, maestros, abrir su propia firma ha sido el sueño de mi padre, ojalá que se haga. Yo lo apoyaré en lo que me diga, si por ahí se le atraviesa algún problema económico, lo trataré de ayudar. He platicado mucho con él ahora más que cuando vivía allá y si me necesita, ahí estaré".

No ha sido fácil para el "Maza" llegar a ser titular en Chivas, conquistar su primer Campeonato, haber jugado un Mundial "porque todo tiene su sacrificio, primero desde que llegué a la casa club sacrifiqué a mis padres, después tener a quien mantener, también sacrifiqué a mis amigos en Mazatlán pero, ya llegó la recompensa y quiero más, quiero hacer cosas grandes y sé que con mucho trabajo lo lograré".

Su inicio en Chivas no fue fácil, pasó hambres, le invadió la soledad, la nostalgia, la desesperación de no estar con los suyos, hubo momentos en que se acobardó. "Nos tocó a todos, a Omar Bravo, a Alberto Medina, a Jonny Magallón a Miguel Becerra (ahora con Querétaro) y a varios eso nos pasó, la soledad nos llegaba y cuando la sentía, me iba con unos tíos que tengo acá en Guadalajara para escapar de eso. Sí sufres, sí tienes pensamientos de tristeza, de no saber qué hacer, pero eso te hace madurar y te hace más fuerte".

Eso que sufrió el espigado futbolista en sus inicios, lo hizo madurar, ser más centrado en la vida, "porque me hice independiente desde que salí de mi casa y ahora te pongo un ejemplo: Recuerdo perfectamente cuando la gente se metió conmigo muy fuerte, hubo una racha que uno que otro comentarista trataba de matarme y simplemente escuché, las críticas buenas las tomaba y las malas las dejaba del lado, las de mala leche las dejaba pasar y sólo me concentré a hacer mi trabajo en la cancha, trabajé para salir y dije que algún día revertiría eso con aplausos y con entrega, lo cual creo he cumplido y gracias a los valores que me enseñó mi padre, al amor de mi madre, a lo que pasé, creo que tengo carácter".

Sabe que es importante no despegar los pies de la tierra, que para lograr ser humilde hay que tener siempre presente lo que le enseñó su "Viejo", Don Francisco Rodríguez, "porque él siempre me enseñó a ser sencillo, eso lo tengo claro, hay que tener presente uno siempre de dónde se viene, no hay que olvidarse de los valores, de las raíces y creo que soy humilde dentro y fuera de la cancha; soy un poco enojón pero como cualquier persona".

ESTÁ APRENDIENDO

El alegre jugador le da el valor que le corresponde darle a quienes lo han apoyado siempre, porque "han sido importantes mis esposa, mis hijos para lograr esto, porque ellos se encargan de ponerme en mi lugar cuando estoy fuera de la realidad, cuando estoy mal ubicado y lo más importante en este momento son mis seres queridos, mi esposa, mis hijos, mis padres que siempre han estado ahí en las buenas y en las malas; yo les recompenso con trabajo, con humildad y aquí estamos apuntando para adelante".

"Aunque mi esposa, Estrella Zepeda, no sabe mucho de futbol, je, je, je, pero poco a poco aprende. Tengo ya tres años de casado y me ha apoyado siempre al igual que mi suegra, mis hijos Axxel y Joahan; mis padres, Francisco y María Magdalena, a quienes les agradezco de corazón todo".

"Maza" tiene un hermano, Luis Arturo, "quien ahora está estudiando arquitectura y él también estuvo en Tercera División, no tuvo mucha fortuna pero siempre le digo que sea el mejor en lo que hace, ahora en su carrera, aunque no se da por vencido en el futbol. Él es más chico que yo, tiene 23 años y sabe que ya es grande, se lo he dicho y al parecer entiende la situación y está metido en su carrera".

SE LO DEDICÓ A SU ABUELA

El Campeonato obtenido en el Apertura 2007 se lo dedicó de corazón a su abuela, "la madre de mi Papá, que recién falleció, no lo hice público pero fue dedicado a ella, a mi hermano, a mis padres, a mis familia y al papá de mi jefe, porque él era futbolista y creo que de ahí nació mi pasión. Mi abuelo Víctor Rodríguez jugó en el Oro Jalisco y el hermano mayor de mi papá, Marco Antonio Rodríguez, jugó de portero en el León pero no sé si jugó en Primera División, pero si sé que jugó y ahora vive en Estados Unidos", señaló con las pupilas a punto de traicionarlo y dijo, "ya te conté todo... gracias", sin voltear, se fue caminando al vestidor quizás pensando en su abuelita, en sus padres, se fue lleno de un sentimiento extraño, raro porque se le veía contento, pero con ganas de llorar.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×