Atlas ganó en la cancha y en la tribuna

¿Quién dijo que en las canchas de los estadios mexicanos no entran trapos?, la Monumental lo hizo hace una semana en Veracruz, y esta noche, en el Jalisco, la Barra 51 hizo ingresar una bandera...
 ¿Quién dijo que en las canchas de los estadios mexicanos no entran trapos?, la Monumental lo hizo hace una semana en Veracruz, y esta noche, en el Jalisco, la Barra 51 hizo ingresar una bandera monumental que alcanza las magnitudes de la tribuna norte del

Alexander Jiménez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Jalisco. Sábado 17 de Febrero de 2007

  • La comunión entre afición y equipo está más fuerte que nunca

¿Quién dijo que en las canchas de los estadios mexicanos no entran trapos?, la Monumental lo hizo hace una semana en Veracruz, y esta noche, en el Jalisco, la Barra 51 hizo ingresar una bandera monumental que alcanza las magnitudes de la tribuna norte del Jalisco en su parte baja.

Dicha bandera, en colores rojinegros, llevaba la consigna: "A pesar de los años, los momentos vividos, siempre estaré a tu lado rojinegro querido", haciendo válido en la tribuna el aliento incondicional al equipo que, en Aabril, sumará 57 años sin levantar un título de liga.

Sin embargo, otro que tiene muchos años sin acariciar la gloria, aunque no tantos como los locales, es Tigres, y cada año trata de levantar la copa incorporando a su equipo elementos de primer nivel, y en el caso de este torneo se sumaron jugadores como el argentino Fabián Cubero, considerado en su país, junto con Fernando Gago, los mejores contenciones del país, otro buen elemento que le falta por dar mucho en el futbol mexicano como Juan Pablo García, quien está en la banca y Francisco Fonseca…

La historia de Fonseca fue especial en el duelo de esta noche, pues aún no se cumplían 20 minutos de partido y a Fonseca ya le habían botado tres pelotas, gracias a una mala recepción, nadie lo duda, Fonseca es entrega y mucha garra, pero futbol a cuentagotas.

La afición rojinegra respondió en la tribuna, y poco mermó en el ánimo de los atlistas (escépticos históricamente y por naturaleza) la derrota ante San Luis, y el gris panorama que se preveía con las ausencias de Manuel Pérez, quien fue sancionado, y de Reinaldo Navia, lesionado un día antes del duelo.

El público del Zorro hizo una buena entrada, algo cercano a los 30 mil, sin embargo, al final de la primera mitad reprobaron la actuación del equipo, inoperante al ataque e incapaz de romper el cerco defensivo impuesto por el equipo de Carrillo.

Atlas intentaba, y casi siempre chocaba con la línea defensiva de los felinos, y cuando por fin pudo romper ese cerco defensivo, gracias a un centro de Guardado, el "Kanú" remató a gol, pero con la mala noticia de que el asistente ya había marcado posición adelantada, y la gente se tuvo que guardar el grito que muchos ya habían lanzado.

En el arranque del segundo tiempo, un error en la zaga felina permitió que el líder de la cancha, Denis Caniza, marcara el gol de la ventaja, un remate nomás dentro del área chica fue suficiente para devolver la confianza de los aficionados que en el medio tiempo reprobaron con el abucheo al equipo.

Sin hacer un gran futbol, Atlas se adueñó del cotejo, y en una jugada de maestro, de crack, al minuto 51 Juan Carlos Medina hizo explotar el grito desaforado de la afición: cualquier celebración valió la pena al gran quite que se hizo el de Torreón, y la comunión volvió entre afición y equipo, y se quedó en casa como el invicto que Atlas posee en su terruño.Fue de resaltar la rotunda la reacción del respetable cuando ingresó el ex atlista Juan Pablo García, y es que no le perdonarán haberse puesto la camiseta rojiblanca, por más versión norteamericana que sea. La tribuna abucheó el nombre del "Javan" cuando el sonido local lo anunció y la barra no se guardó el coraje, a pesar de que García Contreras diga que lleva los colores rojinegros en el corazón.

"Javan, Javan, Javan chinga tu madre, esta hinchada te odia, siempre te odiará", cantaron a coro los aficionados radicales de la tribuna norte del Jalisco.

Así se fue el resto del partido, entre constantes y sonantes abucheos al "Kikín", ovaciones a Osorno y baile en la tribuna al ritmo de los Auténticos Decadentes, el Zorro sostuvo el invicto, y lo más importante, la sonrisa del aficionado que volvió a ver a su equipo ganar en el Jalisco.

[mt][foto: R.Ruiz/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×