Gil Enríquez, un chico con mucha suerte

De cientos de anécdotas e historias particulares está llena la historia del futbol en el mundo, en México también.
 De cientos de anécdotas e historias particulares está llena la historia del futbol en el mundo, en México también.

Karina Xicotencatl | MEDIOTIEMPOCiudad de México, 22 de Febrero de 2007

  • "No me he soltado lo que yo he querido"

De cientos de anécdotas e historias particulares está llena la historia del futbol en el mundo, en México también.

Muchos jugadores jóvenes tardan años para ingresar en un equipo de Primera División, algunos se quedan calentando la banca y cansados de esperar deciden dejar a un lado el anhelo por debutar en el máximo circuito.

Otros son más perseverantes y mantienen la velita prendida mientras la oportunidad llega.

Gil Enríquez, tiene 22 años de edad y es la camiseta 48 de los Potros de Hierro del Atlante.

Originario de Colima, debutó con Atlante en Jornada 4 ante Monterrey, sin embargo él no esperó mucho tiempo para su debut, sólo un año.

"Yo estaba con Pegaso Colima en la Primera "A"; cuando el equipo se formó yo llegué a pedir una oportunidad para jugar porque me gusta el deporte y el futbol, me dieron el chance, yo tenía 21 años de edad, ahora tengo 22 y ya debuté.

"Nunca fue mi sueño vestir la playera de ningún equipo en particular. Yo trabajé en Colima para subir a un equipo de Primera División y se me brindó la oportunidad con Atlante y ahora voy a defender los colores", confesó Gil.

¿Suerte? Enríquez cree que sí, pero su titularidad en Colima y los seis goles que marcó con esa playera en Primera "A" respaldan su llegada al primer equipo para disfrutar del privilegio que muchos jugadores, entre ellos seleccionados juveniles, no tienen aún.

"Tuve suerte en mi proceso, la suerte de que el "Profe" encontró cualidades para traerme al equipo y se la está jugando conmigo. Él me dio la oportunidad de llegar a Atlante pero creo que no fue gratis, yo me lo gané.

"Es un honor estar aquí, seguramente hay muchos compitiendo por lo mismo, como dices entre ellos los seleccionados que no han debutado con sus equipos, no han tenido la suerte que yo tengo (risas) pero ellos tuvieron la oportunidad de vestir la playera de México y yo no, unas por otras ¿no?".

Gil no se escapó de la novatada, fue despojado de su cabellera minutos antes de jugar ante Monterrey en donde recibió su primera tarjeta roja.

Reapareció ante las Chivas en el Estadio Azteca y espera que el sábado con Atlas termine con los nervios de novato para levantar con el resto de sus compañeros, al Atlante.

"En Atlante siempre te piden que rindas al máximo en cada entrenamiento y más en cada partido. Es un poco difícil adaptarse a un grupo que ya estaba hecho... tengo que mantenerme en nivel porque no puedo dar un partido malo, eso sé que significa la banca y a mí me gusta jugar.

"No me he soltado lo que yo he querido, voy debutando y me falta por aprender. Tengo que sentirme como cuando entreno, es algo psicológico y tengo que apurarme a ponerme al nivel porque todo es igual, la cancha, los jugadores contrarios, lo único que cambia es la tribuna del estadio", finalizó Enríquez.

[mt][foto: K.Xicoténcatl/MEDIOTIEMPO]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×