Presuntas barras de Chivas pintan de rosa el escudo de la sede del Atlas

Violencia genera violencia, es una sentencia ineludible y que ha sido comprobada en todos los ámbitos, en todas las épocas, y que hasta ahora no ha surgido alguien que afirme lo contrario.
Violencia genera violencia, es una sentencia ineludible y que ha sido comprobada en todos los ámbitos, en todas las épocas, y que hasta ahora no ha surgido alguien que afirme lo contrario.
 Violencia genera violencia, es una sentencia ineludible y que ha sido comprobada en todos los ámbitos, en todas las épocas, y que hasta ahora no ha surgido alguien que afirme lo contrario.

Alexander Jiménez | MEDIOTIEMPO (corresponsal)Zapopan, Jalisco. Martes 27 de Febrero de 2007

  • El sábado pasado se enfrentaron barras en pelea callejera

Violencia genera violencia, es una sentencia ineludible y que ha sido comprobada en todos los ámbitos, en todas las épocas, y que hasta ahora no ha surgido alguien que afirme lo contrario.

La violencia generada por algún sector que afecte a otro, siempre desemboracá en el ánimo de revancha, "la venganza es dulce" afirman, denostando ese ánimo de rescatar el honor manchado.

Todo termina siempre en una interminable avalancha de nieve, y como tal, no se puede parar, hasta que se forma una gigantesca bola que termina en una catástrofe.

Las barras bravas son los grupos en México que más vinculados están a este tipo de acontecimientos, inevitables como tal, algunos se han convertido en grupos e choque, incontrolables incluso para las propias directivas de los clubes que dichos grupos "alientan incondicionalmente".

En Guadalajara, el fenómeno no es la excepción. Los ejemplos son interminables, desde el hurto de algunos "trapos" y banderas de ambos bandos, hasta pleitos en distintos barrios de la ciudad, los vecinos de Altamira e Infonavit Estadio han sido constantes testigos de este tipo de enfrentamientos.

El sábado pasado, al término del encuentro entre Atlas y Atlante, el citado barrio de Infonavit Estadio fue testigo de una riña entre miembros de "La Reja" (un grupo de aliento, paralelo a la Legión 1908) y la Barra 51. No hubo detenidos, pero sí varios golpes qué lamentar.

La respuesta no se hizo esperar. La mañana de este martes amaneció el enorme escudo del Atlas pintado de color rosa, situado en Avenida Patria, al ingreso de la sede social del club.

Dicho emblema, que fue pintado presuntamente por los barrabravas rojiblancos, fue pintado con el color arriba mencionado, en un afán de darle cierto tono amanerado al club atlista.

Desde temprano, personal de mantenimiento se dedicó a limpiar su emblema con agua a chorro, labor que les llevó varias horas para dejar como antes.

"Fue anoche, pasaron por aquí y aventaron un chingadazo de pintura rosa", dijo el empleado atlista que se encargaba de realizar la labor. "Seguramente fueron los de Chivas, pues quién más", reconocía el empleado.

"Mejor que se vayan a pintar su club, ¡ah!, no me acordaba que ya no tienen, ja,ja,ja", afirmó, irónico, mientras limpiaba a chorros de agua la "travesura" rojiblanca.

Todos son eventos que se repiten una y otra vez, mientras las autoridades contemplan el show con los ojos cerrados, o desviándolos, como muchas veces sucede, a prevenir algo que ya pasó, como en el juego del sábado en el Jalisco, donde cantidades importantes de policías mostraban su arsenal de armas, mientras a unas cuadras del Jalisco los barras se daban con todo, las armas y la policía estuvieron en el lugar menos oportuno.

[mt][foto: V.Straffon/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×