Increíble triunfo 0-1 de Monarcas con 3 menos ante Rayados

Morelia consiguió un inconcebible triunfo 1-0 sobre Monterrey, terminando el duelo con 3 hombres menos y en medio de un arbitraje desastroso de Paul Delgadillo.
 Morelia consiguió un inconcebible triunfo 1-0 sobre Monterrey, terminando el duelo con 3 hombres menos y en medio de un arbitraje desastroso de Paul Delgadillo.

Alberto Ramos | MEDIOTIEMPOEstadio Morelos, 17 de Marzo de 2007 ante una aceptable entrada

  • "Pity" festejó su cumpleaños 30 anotado el del triunfo
  • Monterrey recibe un durísimo golpe
  • Paul Delgadillo, un desastre

Morelia consiguió un inconcebible triunfo 1-0 sobre Monterrey, terminando el duelo con 3 hombres menos y en medio de un arbitraje desastroso de Paul Delgadillo.

El gol del triunfo cayó al minuto 87 por conducto de Héctor Altamirano que entró de cambio y cobró un tiro libre para festejar su cumpleaños número 30 en un duelo de extrañísimas circunstancias.

Monterrey jugó con un hombre más desde el minuto 30, pero para el 66’ ya tenían dos jugadores más en el campo y en el 83’ llegó el tercer expulsado local y los Rayados estaban jugando con una superioridad numérica que obligaba al triunfo. Sin embargo, la historia fue muy distinta y aún no podemos concebir como Luis Gabriel Rey les sacó tantas jugadas estando solo contra el mundo en el ataque michoacano.

Con esta derrota, la crisis del Monterrey que se había suavizado un poco con la victoria ante América, toma ya tintes dramáticos; los Rayados se quedan como último general con sólo 8 puntos. En tanto, Morelia repite la hazaña de la J7 cuando le sacó el triunfo dos hombres menos a Toluca, sólo que ahora corregida y aumentada. Con estos tres puntos, Morelia llegó a 16 puntos escalando al segundo puesto del G3 en espera de lo que hagan mañana Pumas y América.

PRIMER TIEMPO

El primer disparo a puerta fue de Luis Pérez al 6’, desde la media luna pero a las manos de Moisés Muñoz, para ese entonces ya había sido amonestado Ernesto Serrato quien llevó al técnico al borde de una úlcera del coraje al ganarse la amarilla apenas al minuto 2.

El juego arrancó bien, había ciertos espacios con algunos titubeos defensivos que provocaban momentos de emociones y nerviosismo. Unos minutos después, Rodallega disparó sin mucho ángulo, potente pero cerca del arco, muestra de que Monterrey quería jugar.

La primera importante de Morelia fue al 10’ con una gran jugada. Trujillo y Arce combinaron de forma espectacular por la banda derecha y fue Mariano el encargado de centrar ya en el área, un poco atrasado para Rey que aunque alcanzó a rematar, la mandó centímetros arriba del travesaño.

Poco a poco Morelia lograba ganar más la pelota y jugar en territorio rival. Aprovechando que la situación para los Rayados se complicó cuando Felipe Baloy chocó con Rey en un salto y al caer pisó el talón de rival y se falseó el tobillo, quedando imposibilitado para seguir en el campo. Esta desafortunada circunstancia obligó a Miguel Herrera a dos cambios, Diego Ordaz entró por el panameño Baloy y Gerardo Flores por William Paredes.

Lo que si fue increíble es que 4 minutos después de caer lesionado, cuando Baloy iba sentado en el carrito de la asistencia, Paul Delgadillo lo amonestó ante la incredulidad de todos, ¿será por haberse lesionado? ¿por sentarse mal en el carrito?...

En fin, luego de ciertos momentos de desconcierto por los cambios, Monterrey intentó emparejar de nuevo el duelo e incluso estuvo cerca del gol al 26’ cuando Pierre Ibarra cabeceó franco ante el arco en un corner, mandando la pelota apenas a un lado del palo.

Apenas el juego se empezaba a normalizar cuando otro imponderable le cambió nuevamente el rumbo. Al minuto 30, Hugo Sánchez barrió ante Gracián, se llevó la pelota pero luego alzó la pierna y Paul Delgadillo que hoy venía facilito de tarjetas, lo mandó a bañarse.

Así Monterrey pudo tener más calma y presionó unos minutos. Al 31’, Luis Pérez recortó y disparó en el área, Moisés Muñoz atajó muy bien y cuando Erviti tomaba el rebote, se marcó perfecto un claro fuera de lugar. Sin embargo, rápido Monarcas ajustó y mantuvo las cosas parejas, incluso cerrando bien el primer tiempo.

Al 43’, Morelia llegó con una jugada muy bien armada. Mariano Trujillo centró desde el borde del área donde Carrasco recentró y se la bajó a Arce pero un poco larga y aunque Fernando alcanzó a tocar, acabó volando su remate.

SEGUNDO TIEMPO

Dos arribos por derecha en el minuto 4 y 5 que por poco ocasionan un desaguisado en el arco michoacano, pero una la atajó Muñoz y la otra Erviti la echó fuera. Así arrancó Monterrey la segunda mitad, lo que provocó que el "Fantasma" Figueroa cambiara a línea de 3 centrales en el fondo con el ingreso de Solano en lugar de Carrasco.

Al 58’, Rodallega cobró potentísimo y raso un tiro libre que Moisés Muñoz alcanzó a atajar luego que pasó la pelota por en medio de la barrera y luego la defensa despejó antes de un contrarremate. Monterrey estaba logrando jugar bien y para colmo de los purépechas, el desastroso Delgadillo mandó a las regaderas a Omar Trujillo al 66’ con la segunda amarilla por uno de esos famosos ademanes que los jueces marcan como y cuando quieren.

El Monterrey quería el triunfo y se notaba, sólo que no lograban ser precisos y generaban poco o nulo peligro. El partido por momentos era un desorden, pero la debacle del juez central Paulo Delgadillo llegó por ahí del 80’ cuando ante la prisa de Monterrey de cobrar una falta e ir por la victoria, llovieron 3 balones al mismo tiempo al campo; el primero lo echó Santiago Baños del propio Monterrey que fue amonestado quién sabe con qué argumento, el segundo y el tercero cayeron al mismo tiempo al parecer empujados por un recogebolas y por un hombre de la banca local. Una acción que no ameritaba más que una sonrisa, pero Delgadillo paró el juego como 3 minutos, hizo todo un show innecesario y al final fue a expulsar a Fernando Arce, también sabrá Dios porqué razón.

Así, parecía la mesa servida para que Monterrey, en cinco minutos, bailara a Morelia y lograra el triunfo, pero ¡oh sorpresa!, Morelia fue el que con seis hombres defendiendo y sólo Rey buscando retener la pelota al frente, consiguió lo absurdo.

Al 85’, Rey buscó y sacó un disparo desde el borde del área; segundos después, el propio Rey consiguió tirar una pared con un compañero, fue detenido porque se iba solo y el silbante marcó la falta. Inconcebible, pero Morelia estaba consiguiendo llegar con tres hombres menos en el campo y de ahí sacaría un triunfo casi increíble.

El "Pity", que acababa de entrar al campo y celebraba su cumpleaños 30, se perfiló para disparar, lo hizo potente al poste de Jonathan Orozco que quiso adivinar, dio un paso para el otro lado y acabó comiéndose el gol al 87’ para el 1-0 definitivo y casi incocebible.

ARBITRAJE

Desastroso de Paul Delgadillo. Sacó tarjetas como un tic nervioso, con criterios absurdos y sin ninguna lógica. Llegó al extremo de amonestar a Baloy cuando estaba lesionado en el carrito de asistencia y aún no tenemos claro porqué expulsó a Fernando Arce y porqué amonesto en la banca a Santiago Baños. Impreciso y llevando el juego, por sus pistolas, a un desorden total.

[mt][foto: H.Carbajal/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×