Hugo se presenta en tierras regiomontanas

La Ciudad de Monterrey se vistió de gala al recibir este domingo a la Selección Mexicana de Futbol en el Estadio Universitario.
La Ciudad de Monterrey se vistió de gala al recibir este domingo a la Selección Mexicana de Futbol en el Estadio Universitario.
 La Ciudad de Monterrey se vistió de gala al recibir este domingo a la Selección Mexicana de Futbol en el Estadio Universitario.

Dulce Moncada | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Universitario, 25 de Marzo de 2007

  • Gran lleno en la casa de los Tigres

La Ciudad de Monterrey se vistió de gala al recibir este domingo a la Selección Mexicana de Futbol en el Estadio Universitario.

El encuentro fue la presentación de Hugo Sánchez en tierras mexicanas ante una Selección de Paraguay que presentaba a cuatro viejos conocidos en sus filas -Cabañas, Verón, Da Silva y Cáceres-.

Desde temprana hora, miles de mexicanos se dieron cita en el "Volcán" para no perderse ningún detalle previo al encuentro.

Domingo de descanso, domingo familiar. El futbol en el país sigue siendo para mujeres, niños y adultos. El denominado día "sagrado" para muchos, en el que acostumbran ir al cine, salir a algún lugar típico de la Ciudad, visitar familiares o simplemente descansar, fue cambiado para ocupar una silla en el Universitario.

Y si las familias, los amigos y las parejas llegaron desde temprano, los que tuvieron que madrugar fueron los puesteros, quienes reportaron excelentes ventas.

Las trompetas tricolores regresaron a la Sultana del Norte, las playeras número 10 aun aparecían con el nombre del naturalizado Guillermo Franco, ausente de la Selección desde Junio pasado.

Conforme se iba acercando la hora del partido, las ofertas en los artículos iniciaron. Habían banderas de todo tamaño, las dos más pequeñas oscilaban entre los 40 y 60 pesos, para bajar el precio a 30 y 50, respectivamente.

Afuera de la antigua Librería Universitaria ya no se encontraba los cientos de jóvenes que se reúnen en los partidos de los Tigres, solo el paso incesante de los fanáticos mexicanos que deseaban ingresar lo más rápido posible al inmueble.

Algún vendedor despistado puso a la disposición de la gente distintas máscaras de luchadores, pero no fueron muy demandadas, ya que está prohibido el ingreso de las mismas a los estadios en nuestro país a petición de la Federación Mexicana de Futbol.

Para los niños había de todo: desde la clásica playera, las bandas para la cabeza, hasta las mascotas que ha tenido el equipo como "Aguigol" y "Espinito".

En las taquillas había una larga fila de aficionados, deseosos de conseguir una entrada para el partido en cualquier localidad. Incluso ya hincado el partido, la taquilla lucía abarrotada.

El ex delantero del Tricolor, Luis Hernández, intentaba apresurarse para entrar al estadio pero los aficionados lo detenían para tomarse la foto. Poco a poquito fue avanzando, hasta que logró su cometido.

Ya dentro del Estadio, las playeras de los 18 equipos del futbol mexicano se hicieron presentes en las gradas. Seguidores de todo el país visitaron el “Uni” para ver el Tricolor y portaron con mucho orgullo las playeras de sus respectivos equipos (desde el San Luis, Atlante hasta los tradicionales América, Chivas y Cruz. No podían faltar los anfitriones, Tigres y Monterrey.

Iniciado el encuentro, la afición disfrutó todo lo ocurrido en la cancha. Claudio Suárez, con 178 partidos jugados con la Selección, con seis anotaciones con la verde y tres Mundiales -Estados Unidos 94, Francia 98 y Alemania 2006- recibió un merecido reconocimiento, además de la fuerte ovación de la afición.

El Himno Nacional se cantó con mucho orgullo, tanto que a los presentes en el Volcán les hizo poner la piel de gallina. Los coros de "México, México", la ola en su máximo esplendor y la presión para el arquero Justo Villar fueron el principio de una tarde muy importante para México y la Sultana del Norte en la era de Hugo Sánchez como DT del Tricolor.

[mt][foto:Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×