Alan Zamora, de Águila sin alas a Potro de Hierro

Alan Zamora demostró que en el mundo hay puertas que se cierran y otras que se abren cuando menos te lo imaginas.
Alan Zamora demostró que en el mundo hay puertas que se cierran y otras que se abren cuando menos te lo imaginas.
 Alan Zamora demostró que en el mundo hay puertas que se cierran y otras que se abren cuando menos te lo imaginas.

Karina Xicotencatl | MEDIOTIEMPO30 de Marzo de 2007

  • Fue Campeón con Pegaso Colima
  • Los colores azulcrema se diluyeron y ahora es azulgrana total

Alan Zamora demostró que en el mundo hay puertas que se cierran y otras que se abren cuando menos te lo imaginas.

Hace año y medio Alan se encontraba angustiado al no saber qué futuro tenía en el futbol mexicano, hoy está seguro que en el Atlante tiene su casa y que sus compañeros de equipo son sus hermanos.

El Profe Cruz, Director Técnico del Atlante, decidió darle chance al potrillo de 21 años de edad de debutar como profesional en la cancha del Estadio Azteca el 3 de Marzo ante los Rayos del Necaxa, el marcador fue de ensueño: tres gritos de gol para los de casa. Este escenario ya  lo esperaba años antes, cuando el jugador originario del Distrito Federal  vestía los colores del América… en la banca.

"Llegué a Atlante hace año y medio, pero antes estaba con América, incluso firmé por tres años con ellos pero siempre estuve en la banca. Con Mario Carrillo fuimos Campeones pero yo no jugué, nunca me dieron la oportunidad. Después estuve con el "More" en Primera "A" (hoy Socio Águila) y regresando me confirmaron que no tenía oportunidad con el primer equipo aunque todavía me quedaba año y medio de contrato así que hablé con ellos y les pedí mi carta para retirarme.

"Cuando salí del América salí triste, porque estuve ahí toda mi vida. Estaban  mis amigos y yo era americanista de corazón y cuando me dieron las gracias fue un momento difícil porque tenía la ilusión de estar ahí".

A pesar de que en el conjunto de Coapa sus cualidades como jugador no fueron apreciadas, Alan se mantuvo optimista y seguro de que su experiencia en Primera "A" disputando  torneos internacionales como la Copa Chivas y la Copa Nike, le alcanzarían para pedir una nueva oportunidad en México.

"Estuve en Pegaso Colima con Mario García, fuimos Campeones y ascendimos a Primera "A", eso es algo que con América nunca pude hacer. Después de eso llegué con Atlante, donde me recibieron con los brazos abiertos. Es una gran institución y estoy muy agradecido por darme esta oportunidad.

"Siento que aquí vine a encontrarme un poco más, me siento más libre. En América hay más presión porque es el equipo que todo mundo está viendo, pero todo es igual. Los jugadores son buena gente en ambos lados, me recibieron bien y tuve mucho apoyo allá y aquí".

Los colores azul y amarillo, se diluyeron en el corazón y en el espíritu del defensa mexicano que con brocha grande se pintó para el resto de su vida de azul y grana, ya que fue Atlante y no América, quien le dio alas para volar. El reflector, la grabadora y el micrófono, todavía le son ajenos al defensa azulgrana.

Con una sonrisa tímida se da un tiempo para responder los cuestionamientos de la prensa, pero al terminar su faceta como jugador, Alan es fácil de confundir entre la gente, algo que no le incomoda ya que afirmó, le permite disfrutar de los momentos extra cancha con los amigos.

"Todavía puedo darme el gusto de salir a caminar tranquilo, si quiero ir al cine sin problemas. Es muy difícil que me reconozcan y sin uniforme menos, no puedo decir que soy famoso y no me inquieta serlo, juego futbol porque amo al deporte y no la fama".

Alan seguirá disfrutando de las emociones como Potro de Hierro, siempre y cuando su trabajo, entrega y compromiso lo sitúen como uno de los imprescindibles del Profe, características que han quedado de manifiesto ante Necaxa, Veracruz, Querétaro, Jaguares y Pumas.

"Siempre me ha gustado la forma en que juega Atlante, es muy dinámico, algo que varios equipos de Primera División no hace. No es un equipo de mucho presupuesto y no suele traer jugadores de mucho renombre y eso nos da oportunidad a los chavos para jugar y brindarnos al cien por ciento.

"Nunca pensé estar en Atlante, y ahora ya soy azulgrana de corazón, mi familia y mis amigos están orgullosos de mí, saben que esto es lo que estaba buscando", concluyó.

[mt][foto: K.Xicotencatl/MEDIOTIEMPO]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×