Cerca de 200 aficionados desbordaron el entrenamiento del Atlas

No es común que se dé el fenómeno. Este tipo de situaciones sólo se generan cuando Atlas llega a las finales, o cuando llegan los Clásicos.
 No es común que se dé el fenómeno. Este tipo de situaciones sólo se generan cuando Atlas llega a las finales, o cuando llegan los Clásicos.

José Anguiano | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Zapopan, Jalisco. 10 de Abril de 2007

  • Aprovecharon para pedir fotos y autografos

No es común que se dé el fenómeno. Este tipo de situaciones sólo se generan cuando Atlas llega a las finales, o cuando llegan los Clásicos.Así sucedió esta mañana, cuando alrededor de 200 aficionados observaron la práctica del equipo de Romano en sus instalaciones de la Avenida Patria, donde el equipo realizó su trabajo regenerativo, siendo esta su primer sesión de trabajo de la semana.

La práctica que dirigió el Preparador Físico del equipo, Luis Betolaza comenzó a las 11:00 horas, y previo al inicio, el estacionamiento del área de futbol del club atlista se observaba atisbado de automóviles, sin embargo, dicha carga disminuyó alrededor del mediodía.

Ya en el interior de las instalaciones rojinegras, entre los asistentes, también se ubicaba un nutrido grupo de integrantes de la Barra 51, quienes se hicieron presentes con uno de sus trapos, el cual ya no puede aparecer en el estadio, pero en el enrejado de Colomos era el primero en estar presente.

Antes de concluir el entrenamiento, jugadores como Nicolás Olivera abandonaron la cancha, para abocarse a trabajar en el gimnasio, y ante ello, una gran cantidad de aficionados se abalanzaron sobre el atacante uruguayo, en búsqueda de un autógrafo o de la fotografía.

Al término de la práctica, cuando aún no terminaban el estiramiento, la seguridad del club se relajó, y los aficionados aprovecharon para ingresar corriendo en desbandada sobre los jugadores atlistas y atenderles con firmas, pláticas y autógrafos. Como siempre, los más asediados fueron Andrés Guardado y el técnico, Rubén Omar Romano.

De los 200 presentes, por lo menos el 70% aprovechó la oportunidad para ingresar a la cancha, y con el objetivo logrado, muchos salieron con fotos, firmas hasta en los brazos (como si nunca quisieran volvérselo a lavar) y una que otra veinteañera con las sentaderas firmadas por sus ídolos.

Más de alguno no desaprovechó la oportunidad para alargar la espontánea convivencia con los jugadores, solicitándole a los defensores que no se olvidaran de ponerle algún "estáte quieto" a los delanteros Chivas.

"Ahí le pones un chingadazo al Bofo para que se le quite lo presumido", le dijo un aficionado a Luis Enrique Robles, quien sólo sonreía, como imaginando las escena.

[mt][foto: Prensa Atlas]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×