Chivas demostró con hechos la importancia del Clásico

Los hechos desmintieron a las palabras. El Guadalajara sí que le tomó importancia a la batalla frente al rival de su región. Lo hizo con inteligencia, administrándose y  pensando también en el...
 Los hechos desmintieron a las palabras. El Guadalajara sí que le tomó importancia a la batalla frente al rival de su región. Lo hizo con inteligencia, administrándose y  pensando también en el primer episodio de la querella que sostendrá en la Final

Mauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio Jalisco, 14 de Abril de 2007

  • "Dos a cero que vale mucho más que las palabras"

Los hechos desmintieron a las palabras. El Guadalajara sí que le tomó importancia a la batalla frente al rival de su región. Lo hizo con inteligencia, administrándose y  pensando también en el primer episodio de la querella que sostendrá en la Final de la Copa de Campeones de la CONCACAF.

No importó que no estuviera la astucia del "Bofo"; tampoco que se extrañaran las escapadas de Ramón Morales. Estas Chivas saben a lo que juegan y siempre estuvieron concientes, por más que lo desmintieran en sus encuentros ante los micrófonos, de la enemistad presente en un Clásico Tapatío.

Intensidad y entrega, ingredientes principales de la mezcla explosiva con que inició el duelo. La pelota avanzó a velocidad insospechada. Pasaba de unos pies a otros sin que tuviera la claridad necesaria. Hacía falta alguien que pusiera la pausa, el jugador capaz de anteponer el cerebro al corazón, cuestión difícil de lograr cuando a la disputa por las tres unidades se añade la puesta en juego del orgullo institucional.

Atlas no olvidó su falta de gol. Coqueteó con el tanto que rompiera el marcador, pero se quedó a centímetros de concretar el romance con las redes. Olivera, a los cuatro minutos, escapó como bandido por el costado izquierdo y sin contemplaciones fusiló a Michel. No fue suficiente: la pelota impactó por fuera del arco y se frustró el grito guardado en los miles de aficionados atlistas pobladores de las tribunas del Jalisco.

Los Zorros mantuvieron la embestida durante unos cuantos minutos. Siempre se encontraron o con la falta de contundencia o con el acierto de la zaga rojiblanca, muy serena gracias al encomiable labor del guardián de su arco, cada vez más acoplado a las exigencias de ser el protector de la valla jalisciense.

La desesperación no tardó en producir efectos negativos en las piernas rojinegras. Viajaron de la insistencia ofensiva a la falta de conexión entre el mediocampo y la zona de concreción. El equipo de José Manuel de la Torre incrementó su tenencia de la pelota, no sin antes encender la mecha de la pasión con un encontronazo entre Omar Bravo y Alberto Medina contra defensores enemigos. La cámara húngara se formó, el árbitro tembloroso y todo intentó resolver la situación y las hostilidades continuaron con la declaración de guerra más firmada que nunca.

De Sinaloa para Jalisco. Omar Bravo, esperanza máxima de los artilleros de nuestro país en la lucha por el título de goleo, hizo acto de presencia con un par de acciones que pusieron los pelos de punta a Rubén Omar Romano, quien ya de por sí estaba alterado por el simple hecho de tener a unos cuantos metros de distancia al "Chepo" de la Torre, a quien ni siquiera buscó para saludar antes del cotejo.

El también delantero de la Selección Mexicana, haciendo honor a su primer apellido, apareció en territorio Zorro, se quitó a un par de hombres con desborde hacia la derecha y disparó convencido de anotar. No obstante, Denis Caniza, experimentado e impertérrito, se mantuvo alerta y elevó su cabeza hacia el cielo para eliminar el peligro.

La segunda aproximación fue aún más descarada en el intento de seducción por conquistar las redes sagradas e inmaculadas de los de rojo y negro. Omar apareció completamente solo ante Mario Rodríguez, se tendió de palomita, como avión descansado sobre las nubes, y puso la de gajos justo entre los diez centímetros que lograban cubrir las manos del arquero opositor.

Tiempo de ir a descansar. Bravo se fue lamentando su poca certeza frente a la meta. Atlas, en su conjunto, sabía que era necesario mejor del mediocampo hacia el frente; de lo contrario, aunque doliera reconocerlo, la partida terminaría adquiriendo tonos rojiblancos.

La reanudación trajo consigo un incremento de actividad en el área de los pupilos de Rubén Omar. Magallón, con disparo de aire potente y altamente venenoso lanzó una advertencia que minutos más tarde terminaría cristalizándose producto de un sobrenatural esfuerzo de Santana por alcanzar la pelota cuando ésta amenazaba con fugarse por la línea de fondo.

Sergio sacó velocidad de lo más profundo de su corazón y de sus dinámicas piernas para encontrar el balón y mandar el centro a la medialuna. Magallón lo paró, sentía que era suyo, pero en lo que se regocijaba con la oportunidad, llegó Medina y, ni tardo ni perezoso, incrustó la redonda en el ángulo superior izquierdo de Rodríguez. Explota el Rebaño mientras el llanto atlista se manifiesta con silencio y miradas caídas.

Los Zorros no tuvieron poder de reacción, estaban sometidos por el dinamismo del acérrimo rival. Desde la línea de cal se anuncian los ingresos de Héctor Reynoso y Ramón Morales. Quedan diez minutos, todavía pueden hacer algo. Y sí, Ramoncito nos demostró que tenía suficiente con ciento veinte segundos para hacer cosas grandes. Ejecuta el saque de esquina, la pelota viaja armónicamente y encuentra la testa de Francisco Javier Rodríguez; el gigante mazatleco, en un acto claro de jerarquización, le exige con un testarazo a la pelota que baje, que vuelva al suelo, que deje de soñar y se convierta en el segundo fusil incrustado sobre el moribundo cuerpo rojinegro. Dos a cero, gran sonrisa entre los aficionados del Rebaño Sagrado.

Atlas buscó el de la honra. No lo consiguió. Dos a cero que vale mucho más que las palabras; un par de razones para comprender que al Guadalajara sí que le importa esta batalla, por su historia y por la afición que fue mayoría en el Jalisco. Hoy las Chivas duermen con la bendición de su grandeza.

[mt][foto: V.Straffon/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×