El del sábado fue el Clásico Tapatío más violento

El sábado el rojo predominó en el Jalisco. Por un lado lo acompañó el blanco y por el otro el negro. El rojo tiñó muchas calles de la ciudad, aunque ese vital líquido, policías y directivos, lo...
 El sábado el rojo predominó en el Jalisco. Por un lado lo acompañó el blanco y por el otro el negro. El rojo tiñó muchas calles de la ciudad, aunque ese vital líquido, policías y directivos, lo quieran limpiar con pañuelos blancos de supuesta paz.

Juan Téllez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Guadalajara, Jalisco, 17 de Abril de 2007

  • Hubo más de 300 detenidos

El sábado el rojo predominó en el Jalisco. Por un lado lo acompañó el blanco y por el otro el negro. El rojo tiñó muchas calles de la ciudad, aunque ese vital líquido, policías y directivos, lo quieran limpiar con pañuelos blancos de supuesta paz.

La violencia, que a nadie nos gusta, pero que muchos tratan de ocultar, fue evidente. El miedo y el resquemor se sentían en los alrededores del estadio y el desafuero que se desbordó desde la colonia Independencia, no tardó en llegar a otros puntos de la ciudad donde eran las 2:00 AM del domingo y los enfrentamientos seguían.

Un integrante de una de las barras de Chivas, quien tiene más de cinco años en el movimiento y más de 20 yendo al estadio de manera regular, sintetizó lo que sucedió en el previo y al final del partido donde Chivas ganó 0-2.

"Fue el Clásico más violento desde que tengo uso de razón".

Mientras que la mayoría de los medios de comunicación del país se conmueven por el color de los números de una camisa de futbol, en Guadalajara hay robos en la puerta 3 del Jalisco a plena luz del día, turbas enloquecidas golpean a diestra y siniestra, inclusive a mujeres y niños, arrojan piedras como si estuvieran en una competencia para ver quién las lanza más lejos; y una muestra de que el control ya se perdió, es el relato de aficionado del chiverío.

"Fui a sacar a un compañero de la Procuraduría y los que acababan de pagar su multa, se volvían a pelear y no tardaban ni un minuto en volver a caer detenidos. En las puertas de la comandancia de la Policía de Guadalajara se peleaban y apedreaban a los autos que pasaban, los negocios, todo intentaban destruir. Es más, también en la cárcel éramos más de Chivas que de Atlas" ¡Qué orgullo!

Decir que las barras de los equipos tapatíos se les salieron de las manos a los clubes y a las autoridades es tan obvio como decir que después del gol viene el festejo. Uno de los problemas es la multa de risa que pagan los aficionados agresivos: 200 pesos, unos y otros 100 pesos. Otros, prefieren pasar ocho horas en una celda y después salir como héroes, como alguien digno de ser imitado, pues participó en una campal, fue detenido, salió libre y no pagó ni un centavo.

El domingo por la noche, los noticieros deportivos pasaban imágenes de un enfrentamiento de aficionados del Belgrano, de Argentina, contra la policía y en tono alarmante el que presentaba la nota decía: "Fueron cerca de 145 detenidos". Un día antes en Guadalajara, sin necesidad de ir hasta el sur del continente, hubo más de 300 detenidos, el doble de los de la noticia. El otro problema es que no hay imágenes, nadie tiene evidencias de las golpizas, ni de las peleas. Porque ningún canal de televisión arriesgará una cámara en medio de esta tempestad, ni la integridad del camarógrafo.

Para que la violencia termine se necesitan mayores multas y que los detenidos por riñas en los estadios no salgan al cabo de unas horas. Si todo sigue así, es mejor que el próximo encuentro entre Chivas y Atlas, sí se lo lleve Jorge Vergara al Azteca.

Hay que evitar a toda costa que estos grupos de animación se vuelvan a encontrar una vez más.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×