Quieren cantar en Guadalajara

Todo empezó en la Ciudad del Acueducto. Hace seis meses la barra 51 entró a la Corregidora, con la confianza de que sus autobuses estaban resguardados por las autoridades queretanas, pero así no fue.
Todo empezó en la Ciudad del Acueducto. Hace seis meses la barra 51 entró a la Corregidora, con la confianza de que sus autobuses estaban resguardados por las autoridades queretanas, pero así no fue.
 Todo empezó en la Ciudad del Acueducto. Hace seis meses la barra 51 entró a la Corregidora, con la confianza de que sus autobuses estaban resguardados por las autoridades queretanas, pero así no fue.

Juan Téllez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Zapopan, Jalisco, 24 de Abril de 2007

  • Se esperan más de 80 camiones de Querétaro

Todo empezó en la Ciudad del Acueducto. Hace seis meses la barra 51 entró a la Corregidora, con la confianza de que sus autobuses estaban resguardados por las autoridades queretanas, pero así no fue.

Las puertas de los camiones fueron forzadas por integrante de La Resistencia, una de las porras de Gallos Blancos y estos se robaron algunos trapos, los cuales presumieron cuando el partido entre Querétaro y Atlas estaba por terminar.

Desde ese momento, la 51 manifestó su molestia y dijeron que cuando la barra de Gallos viniera a Guadalajara pagaría caro todo lo que hicieron.

Ya se cumplieron las fechas, y al parecer la postura de la barra rojinegra es regresar todas las cortesías que les hicieron los de negro y celeste.

Lo lamentable es que por ser un partido tan importante para ambos equipos, esto puede terminar mal; pues también habrá familias que asistirán al encuentro y ellos no van con la intensión de lastimar o ser lastimados.

Se dice que vendrán 80 camiones desde la capital de Querétaro, que si a cada camión se suben un promedio de 40 personas, ya estamos hablando de 3, 200 personas, más los que se vengan en carros particulares. Por la mañana en los rumbos de Colomos se hablaba de más de 5 mil personas, aficionados de los Gallos.

Por este motivo, los dirigentes rojinegros están preparando un plan para que las barras no se crucen el próximo domingo, pues no desean escenarios de violencias, como los del Clásico pasado.

Lo único cierto es que la 51 se siente dolida y buscará las mantas que perdió hace seis meses. Lo único que se espera que si hay querellas entre las barras, no se desquiten contra la gente que asiste al estadio y su único pecado sea portar la camiseta del equipo contrario.

[mt][foto: M. Venegas/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×