Toluca-Cúcuta: ecos de un milagro fallido

[mt][foto: Mexsport]
 [mt][foto: Mexsport]

Alfredo Naime Padua | MEDIOTIEMPO10 de Mayo de 2007

  • Al Toluca no "le faltaron 2 goles" para clasificarse; en realidad, le sobraron al menos 4 en su meta: los que cayeron durante los que pueden ser los 15 minutos más infames del equipo en 90 años de historia.
  • Aunque muchos afirman que al Rojo "le faltó cabeza", más bien le faltaron "cabezazos". Scocco, Da Silva (2), Ávalos y Castillejos (2) tuvieron en su respectiva testa balones clarísimos para empujarse a la red cafetera. Pero ninguno acertó. Si de esos seis convierten la tercera parte, los Diablos estarían ahora mismo entrenando para enfrentar a Nacional o a Necaxa.
  • Mencioné a Ávalos. El paraguayo, a diferencia de Scocco, Da Silva y Castillejos, abanicó su cabezazo. Aún sigo preguntándome cómo es posible "poncharse" así, considerando el tamaño del balón…y de la cabeza. Rafael Lebrija lo anunció ayer como la primera baja.
  • Así como un par de elementos del Cúcuta, Sergio Ponce debió irse expulsado por una violenta entrada a un rival que, además, estaba en la banda y sin perfil para ser peligroso. El que no le hayan mostrado la roja no le quita al jugador lo irresponsable. ¿Tan pronto se le olvidó cómo en la Sudamericana, ante San Lorenzo -en Buenos Aires- por hacer justo lo mismo dejó a su equipo en inferioridad numérica por más de media hora?
  • En el partido hubo un momento en el que el "Tolo" llenó el área rival de delanteros: Vicente, Scocco, Ávalos y Castillejos, con Sinha llegando a sus espaldas. De los cuatro del frente, tres se ubicaron como centrodelanteros. ¿No bastaba con dos? Y es que el balón llegó cada vez menos a zona de definición, porque Diego de la Torre y Carlitos Esquivel -los socios de Sinha en el reparto y la generación del juego- dejaron el campo justo para permitir los cambios.
  • Y una última reflexión que involucra a Ávalos (lo juro: nada tengo contra él). Ante Cúcuta, los Diablos buscaban un milagro; y los milagros -por serlo- son complicadísimos de obtener. Al ingreso del joven paraguayo por Palencia (minuto 57), el Toluca abusó buscando un milagro más: que Erwin anotara, cuando no lo hizo en todo el torneo liguero ni en los diversos partidos de la Libertadores. Seguro que Dios pensó: ¿Dos milagros en la misma jornada? Ni de broma. Y fue así que decidió dejarnos… sin uno solo.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×