América 1 - 0 Chivas

JUEGAZO Y MÍNIMA VENTAJA ÁGUILA
JUEGAZO Y MÍNIMA VENTAJA ÁGUILA
 JUEGAZO Y MÍNIMA VENTAJA ÁGUILA

JUEGAZO Y MÍNIMA VENTAJA ÁGUILA

Sergio Álvarez Reiset | MEDIOTIEMPOEstadio Azteca, 17 de Mayo de 2007

  • Cabañas rescató la doble jornada crema

Pequeña, pero al fin ventaja. Las Águilas del América vencieron la noche de este miércoles a las Chivas del Guadalajara por la mínima diferencia, en un Clásico intenso pero apretado, con un gran primer tiempo y en el que los locales pudieron marcar más goles, de no ser por la efectividad de la defensiva del chiverío que, valga decir, terminó apretando al local.

En 180 minutos de juego en casi 25 horas (contando el juego ante el Santos de Brasil del martes) América sólo pudo marcar un gol, pese a que el encuentro ante el Rebaño Sagrado mandó a su cuadro de lujo. Un dato curioso es en este juego sólo hubo un cambio por bando.

El solitario gol llegó por conducto de Salvador Cabañas al minuto 62, luego de que ya había desperdiciado una oportunidad al estrellar el balón en el travesaño con el arquero Ernesto Michel vencido, el arco abierto y disparando ya en el área chica.

La serie deberá definirse en el juego de vuelta el próximo domingo cuando las Águilas visiten a las Chivas del Guadalajara en el Jalisco, donde cualquier empate global le favorecería al Rebaño por su mejor posición en la tabla.

PRIMER TIEMPO

Misma cancha y prácticamente misma afición, más no los mismos equipos ni la misma intensidad.

A diferencia del juego del martes ante el Santos de Brasil, en esta ocasión las Águilas del América ahora sí utilizaron su cuadro de lujo –con las incrustaciones de Alvin Mendoza y Santiago Fernández- para encarar el Clásico ante las Chivas del Guadalajara. El único jugador que repitió como titular fue el arquero Guillermo Ochoa.

Y cómo no había de hacerlo Luis Fernando Tena, estratega de las Águilas, si literalmente tenía frente a sí la revancha de la eliminatoria en la misma fase del certamen anterior.

En el caso de José Manuel de la Torre, timonel del Rebaño Sagrado, la única modificación a su cuadro tradicional fue la ausencia de Gonzalo Pineda que ya desde la vuelta de Cuartos no pudo ver acción por una lesión en la rodilla y fue sustituido por Omar Esparza. Pese a lo anterior, Esparza no ocupó la posición de Pineda, sino la de Ramón Morales por el carril izquierdo y a su vez, Ramoncito se ubicó como segundo contención acompañando a Edgar Mejía.

Uno de los prematuros errores de las Águilas fue el del atacante Cuauhtémoc Blanco, quien se hizo amonestar apenas al minuto cinco, ya que el silbante Mauricio Morales no le solventó una airada reclamación, situación que presagiaba un encuentro muy pasivo para el 10 americanista, ya que un berrinche más lo dejaría fuera. Pero bien concentrado, Blanco supo llevar el resto del juego sin ningún altercado que lo acercara a la expulsión.

Al menos en número de ocasiones de peligro, América se vio mejor durante los primeros 45 minutos que fueron formidables. La primera de peligro llegó a los 10 minutos de juego, cuando Santiago Fernández evidenció su juventud al bajar incorrectamente un servicio al centro del área que pudo ser el primer tanto para las Águilas. Segundos después, en una zona similar, al "Bofo" le ocurrió lo mismo pero debido a la marca de la zaga americanista.

La primera grande (por no decir inminente) para los locales se generó con un centro retrasado de Alvin Mendoza, que ya con el portero derribado, el arco abierto y en el área chica , Cabañas la estrelló en el travesaño.

Sin embargo, el marcador estuvo a punto de abrirse primero para Chivas. Y es que Omar Bravo tuvo en sus botines la que pareció clara ventaja para el visitante.

Al minuto 26, en un contragolpe, el Rebaño tomó muy mal parado al América y tras la conducción de Ramón, éste cedió para Bravo que al disparar se encontró con el zapato derecho de Alejandro Argüello que salvó la jugada. Minutos más tarde, en una jugada sumamente similar, Salvador Cabañas resolvería de diferente manera.

Al 28 se dio un encontronazo cuando Memo Ochoa golpeó a Medina fuera del área al salir a romper de cabeza y se llevó un fuerte encontronazo en el momento que el jugador del chiverío buscaba el pase a profundidad. El que salió peor fue precisamente el rojiblanco.

Cuatro minutos más tarde, ya en labores ofensivas Argüello sacó un potente disparo luego de un pase bombeado de Blanco que detuvo Michel.

SEGUNDO TIEMPO

La tónica del complemento inició muy similar a la del primer tiempo, pero con un mejor ritmo por parte de las Águilas. Por estrategia o inferioridad, las Chivas lucieron una vez más a la espera, con escasos contragolpes con la ilusión de que Medina o Bravo los concretaran y soportando los embates amarillos.

La intensidad futbolística mostrada en la primera parte del juego tuvo su primer bajón alrededor del minuto 60. La combinación de poca propuesta tapatía, con el desgaste acumulado de los emplumados enfrió por momentos a los 106 espectadores que abarrotaron el inmueble, donde como pocas veces en los últimos Clásicos, lució mayormente amarillo.

En un contragolpe, las Águilas por fin pudieron hacer lo que en varias ocasiones habían fallado. El esférico le cayó en el medio campo a Blanco quien después de un traspié, se incorporó y sacó de inmediato un servicio largo para Salvador Cabañas, quien fusiló de zurda a Michel.

Pero pronto respondió el chiverío, por conducto de Alberto Medina, quien sacó un zapatazo por izquierda en el que Ochoa no metio ni las manos y que para su fortuna, se fue por un lado de la portería.

Al parecer nunca hay que dar por muertas a las Chivas, ya que a dos minutos del final del juego, Edgar Mejía sacó un centro al área que techó a la zaga tapatía y que fue muy bien rematado por el "Maza" Rodríguez. Con ambas manos y recostado a su derecha, el arquero Guillermo Ochoa se deshizo del peligro.

El 2-0 se pudo conseguir en una serie de remates de las Águilas que se gestaron a unos centímetros de la línea de gol de Rebaño, sin embargo, la fortuna también juega y con despejes descompuestos las Chivas solventaron el peloteo en su área.

Al menos en el juego de ida de la serie de Semifinales, hubo más y mejores jugadas del las Águilas que del Rebaño que al parecer optó por resolver el partido en casa el próximo domingo. La ventaja es mínima para América, pero el juego por momentos parecía para que las Águilas se llevaran al menos un gol más.

EL ARBITRAJE

Bastante bueno de Mauricio Morales, llevó el juego con mucho acierto, seriedad y siempre cerca de las acciones. No tuvo errores importantes y mantuvo el duelo dentro de los límites de lo deportivo.

[mt][foto: R.Ascensio/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×