El Tuzo aguó despedida el "Temo y Ganan justamente

Recibió un homenaje de su Directiva y otro mucho más impresionante y emotivo de parte de la afición que se dio cita al Coloso de Santa Úrsula. Por si fuera poco, marcó un gol en su despedida del...
 Recibió un homenaje de su Directiva y otro mucho más impresionante y emotivo de parte de la afición que se dio cita al Coloso de Santa Úrsula. Por si fuera poco, marcó un gol en su despedida del Azteca pero aún así, el adiós de Cuauhtémoc Blanco no fue re

Sergio Álvarez Reiset | MEDIOTIEMPOEstadio Azteca, 25 de Mayo de 2007

  • El gol Águila fue gracias a un penal que nunca existió

Recibió un homenaje de su Directiva y otro mucho más impresionante y emotivo de parte de la afición que se dio cita al Coloso de Santa Úrsula. Por si fuera poco, marcó un gol en su despedida del Azteca pero aún así, el adiós de Cuauhtémoc Blanco no fue redondo  debido a que los Tuzos del Pachuca le aguaron la fiesta imponerse 1-2 a las Águilas, en el juego de ida de la Final de Apertura 2007.

Los dos tantos hidalguenses llegaron por conducto de Juan Carlos Cacho, quien durante la semana había declarado que era sumamente difícil marcarle al arquero Guillermo Ochoa. Curioso el hecho, ya que el primer tanto de Cacho fue gracias a un graso error de Ochoa, tal vez el más grave de su carrera.

El descuento corrió a cargo de Blanco luego de que el silbante Mauricio Morales decretara un inexistente penal luego de una acción en la que, si remotamente hubo falta, esta fue claramente fuera del área.

La serie deberá definirse en el Estadio Hidalgo el próximo domingo en casa de los Tuzos que llegarán con un gol de ventaja.

PRIMER TIEMPO

Luego de un torneo lleno de contratiempos, Luis Fernando Tena, técnico de las Águilas del América pudo llegar a un encuentro con el cuadro completo y más o menos descansado.

Aunque tuvieron el juego de Copa Libertadores a mitad de semana, los elementos que iniciaron el duelo de ida de la Final del Clausura 2007 tuvieron una semana larga de descanso, sin lesiones que recuperar y únicamente con la incertidumbre de si el América B que enfrentó al Santos en Brasil avanzaba a las Semifinales.

Igual se presentó el Pachuca, que aunque tuvo un inicio de año con agenda apretada, al Coloso de Santa Úrsula llegó con su mejor equipo y en el mejor momento.

La melancolía y buena vibra que se sintió antes de que iniciara el juego, en el homenaje que a Cuauhtémoc Blanco le hizo su Directiva, se terminó poco después de que arrancó el juego con una jugada en la que el "Temo" buscó empujar un balón disputado con Miguel Calero, quien minutos antes le había regalo unas palmadas en la espalda por su despedida del Estadio Azteca.

La principal complejidad con la que se encontraron ambos equipos en los primeros 45 minutos fueron las férreas contenciones que América y Pachuca tienen. De un lado Germán Villa y su experiencia, acompañado del hambre de Alejandro Argüello. Del otro, el también veterano Gabriel Caballero y el fuelle de Jaime Correa y sus potentes piernas.

Pese a lo anterior, el movimiento en media cancha se terminó con un remate de cabeza que al minuto 12 sacó Ismael Rodríguez, quien picó el balón frente al arco tras un tiro de esquina cobrado por Germán Villa que terminó en las manos de Calero.

Segundos después, una chilena descompuesta de Gabriel Caballero le sacó un susto al arquero Ochoa, quien se tuvo que recostar para detenerlo ya que era a corta distancia.

Al menos en el primer lapso, el festejo y la posibilidad de gol se la aguó a Blanco el central Aquivaldo Mosquera con su despilfarro futbolístico y precisión en el terreno, al cerrarle muchos de los espacios al festejado. Mosquera, con excelentes relevos de Leobraro y Pinto, anularon casi a cero el ataque águila.

Aún así, justo al minuto 30 llegó el primer taconazo de Cuauhtémoc, y con él, el tremendo estruendo que suelen acompañar a las jugadas similares del 10 americanista.

La encrucijada que hasta el momento se había presentado tuvo un cierre de primer tiempo en el que las Águilas lograron tibios acercamientos al área rival, pero muy accidentados y sin peligro real.

SEGUNDO TIEMPO

Mucha y mejor propuesta de los Tuzos pudo verse desde el arranque del complemento, luego de que parecieron pacientes en el primer lapso.

Una de las más claras jugadas fue un disparo de Juan Carlos Cacho al minuto 50, que algo presagiaba, pero detuvo sin problema el arquero Ochoa.

Y es que tres minutos más tarde, el mismo Cacho sacó un tiro de media distancia que, aunque parecía retenible sin mayores complicaciones, se le resbaló al portero Guillermo Ochoa que cometió el que es probablmente el error más grave de su carrera. El festejo del equipo hidalguense por este 0-1 al 53';, fue tremendo, digno de un tanto finalista.

Sin duda, en este partido se vio claramente que el gol es el mejor "evento táctico" de un partido, ya que con él vinieron los cambios en cascada. Luis Fernando Tena mandó dos movimientos al mismo tiempo buscando remontar y lograr la victoria; entraron el "Pipino" Cuevas y Oscar Rojas en lugar de Ismael Rodríguez y Alvin Mendoza, con lo que las Águilas cambiaban a una línea de 4 atrás.

Por su parte, Enrique Meza también mandó dos cambios de inmediato, Damián Álvarez ingresó prácticamente al mismo tiempo que los dos primeros movimientos cremas y Gerardo Rodríguez un minuto después. Dejaron la cancha Chitiva y el "Pollo" Salazar.

Una modificación probablemente tardía por parte de América, fue la de Santiago Fernández, quien acumuló tres fueras de lugar y no estuvo preciso ante los experimentados movimientos de la zaga hidalguense. En su lugar entró el grandote Daniel Bilos, muy probablemente con la intención de por fin ganarle por aire una jugada al imponente Mosquera que hasta el momento había apagado la fiesta de Blanco.

El bajón anímico y de juego de las Águilas tras el gol fue evidente. A ello se sumó una amonestación a Blanco al 69'; ya en plena desesperación crema... desde entonces no fue el mismo equipo amarillo.

Seis minutos más tarde Pachuca comenzó a hilvanar constantes toques de balón y en una de estas jugadas, nuevamente la zaga permitió que Juan Carlos Cacho, ese que veía muy difícil marcarle a Ochoa, disparará desde fuera del área para el 2-0 al 75';. Ahora si fue un gran gol, luego de una buena triangulación y con excelente media vuelta un metro adentro del área.

Las Águilas parecieron entonces con las alas mojadas y no por la pertinaz lluvia, sino porque el ánimo estaba ya por los suelos. Pachuca aplicaba ataques a velocidad con insistencia y el Azteca se llenaba de nerviosismo.

De hecho, tres minutos más tarde, en un centro de Damián Álvarez desde la izquierda, Juan Carlos Cacho tuvo la oportunidad clara de definir la serie con su tercer gol de la noche, pero increíblemente no pudo empujar la pelota ante el arco abierto.

Diez minutos antes del final, las cosas cambiaron su rumbo para los locales. Mauricio Morales decretó un tiro penal tras una presunta falta sobre Nelson Cuevas quien perseguía un taconazo de Daniel Bilos dentro del área. La jugada fue un regalo para los locales pues en el remotísimo caso de que la falta existiera, este fue medio metro fuera del área.

Obviamente el regalo fue aprovechado por Blanco para el 1-2 al 82';, luego de unos 4 minutos de presión de los rivales en los que incluso primeros los primeros roces sin balón del partido.

Un fuerte conato de bronca se suscitó inmediatamente después del gol, tras una falta de Caballero sobre Bilos, más por calentura que por su gravedad. El primer americanista en reaccionar fue Óscar Rojas para que a la postre su sumara los jugadores de banca como Alvin Mendoza.

A golpes y con penal de regalo, pero las Águilas despertaron de nuevo, aunque con el marcador en contra y ya con poco tiempo en el rejol. América cerró el partido con dignidad, peleando y buscando el gol del empate en un duelo que acabó calientito y nervioso.

Un remate de cabeza de Cabañas tras un centro de Cuevas hizo pensar que el marcador podía igualarse en el último minuto; Salvador estaba solo en el área y remató a quemarropa, pero con gran reacción, el arquero Calero sacó la pelota y le mantuvo la ventaja al Tuzo.

Sin embargo, la historia deberá definirse el próximo domingo en el Hidalgo cuando los Tuzos reciban a las Águilas en casa y por si fuera poco, con un gol de ventaja.

ARBITRAJE

Malo de Mauricio Morales. Iba moderadamente bien hasta que regaló el penal con el América regresó al duelo. Hay que decir que en el primer tiempo dejó de marcar un claro jalón de Caballero sobre Fernández en el área tuza que parecía penal, aunque la posición del delantero crema parecía inválida.

[mt][foto: C.Palma/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×