Terminó el Congreso Nacional sobre Deporte, Cultura y Sociedad

El único problema de los comienzos es que siempre tienen su final.
El único problema de los comienzos es que siempre tienen su final.
 El único problema de los comienzos es que siempre tienen su final.

Mauricio Mejía | MEDIOTIEMPO/UIA26 de Mayo de 2007

  • Chiapas fue impulsor de las ideas

El único problema de los comienzos es que siempre tienen su final.El Congreso Nacional sobre Deporte, Cultura y Sociedad ha dejado los puntos suspensivos, la orden de ir hacer lo deberes, la tarea de pensar, de tomarse más en serio ese bien común de sujetos del juego, convertir las respuestas sencillas en otras mas elaboradas y convidar el pensamiento, el conocimiento y la reflexión entre los que no están, siempre hay algo más, algo que debe cumplirse, el análisis de la violencia en los estadios, el desbalance entre géneros, las mujeres que van pidiendo piso, voz, mando, las letras literarias tan pocas, tan urgentes, la mercadotecnia, el entretenimiento y la territorialidad, esos temas que esperan el café, la mesa, el escritorio, la pluma, el ensayo, el libro, y luego una nueva asamblea nacional.San Cristóbal será recordada por los comienzos tienen la cualidad de la celebridad, la memoria, el punto de partida, el rector Andrés Fábregas Puig tiró el telón con la sugerencia de que la antropología debe deshacerse de las formas, del saco y la corbata para meterse de lleno en el estudio de lo que sucede en la cancha, en el estadio en la cohesión social, que el deporte para ciudadanos infantiles se vuelva una urgencia de gobierno, de academia, de prensa, un asunto de transición democrática, no habrá educación sino hay disponibilidad.El estado más multicultural ha lanzado la primera piedra, la dicho, es posible, el deber del resto es la imitación, la tras sobre la mano, deberán venir otros en otros lados, el deporte es república, congreso, parlamento, pero las voces son escasas todavía, si el final es el inconveniente del comienzo, la virtud es justamente el inicio, el va, ya, desde ahora, lo mismo que sobre la antropología puede citarse en la filosofía, en la pedagogía y en la sociología, materias que hacen falta en la discusión política de una disciplina despreciada por el orden, por la intelectualidad, por snobismo de los que no miran más que a dos metros de distancia.Lo más valioso del Congreso es fue el punto de encuentro, el reconocimiento de hombres y mujeres que ven en esta actividad una forma de recuperación del espiritu nacional, porque la gran aportación del deporte a la sociedad contemporánea es justamente la unión, la convivencia, el valor del otro punto de vista, todo partido deportivo es un encuentro cultural, cómo lo haces tú, cómo yo, como lo resolvemos los dos, el juego de los espejos, lo decía Ortega y Gasset, eso es lo que ha valido, el traer a cuento, el panorama del objeto, qué es el deporte ahora, para dónde va, y cómo meterlo en el proyecto de nación que casi todos buscamos, que casi todos pretendemos, más justa, más equilibrada, más educada, más democrática y más competitiva, el deporte agrega carácter, seguridad, un postura firme ante el mundo, por eso, más que por otra cosa debe ser compartido con el pan y los peces entre más mexicanos, niños, mujeres, ancianos, indígenas, obreros, minusválidos, hacer que todos hablen el mismo idioma, el reto de cada saludo es que la cosa vaya, que camine, y para eso se necesita voluntad, ímpetu, vocación, salir a la calle a cantar a los cuatro vientos, todo camino es un vayamos, la conformación del nuevo país, gran conclusión del Congreso, debe poseer como ingrediente fundamental el deporte, la más noble de las tareas.Sabremos que todo salió bien cuando, en no mucho tiempo, volvamos tras y digamos allá en la Olimpia de San Cristóbal comenzó todo, entre el 24 y el 26 de mayo de 2007.Como siempre, es tiempo del tiempo.

[mt/UIA][foto: Cortesía UIA]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×