México ya llegó a Venezuela, aterrizó en Barcelona y ahora descansa en...

Ocho andamios, una construcción en obra negra, ladrillos tirados por doquier, arena amarilla, carretillas, rollos de alambres y trabajadores en el techo del segundo piso del Aeropuerto...
Ocho andamios, una construcción en obra negra, ladrillos tirados por doquier, arena amarilla, carretillas, rollos de alambres y trabajadores en el techo del segundo piso del Aeropuerto Internacional de Barcelona José Antonio Anzoátegui, dieron un marco es
 Ocho andamios, una construcción en obra negra, ladrillos tirados por doquier, arena amarilla, carretillas, rollos de alambres y trabajadores en el techo del segundo piso del Aeropuerto Internacional de Barcelona José Antonio Anzoátegui, dieron un marco es

Alexander Jiménez | MEDIOTIEMPO (Enviado)Barcelona, Venezuela. 25 de Junio de 2007

  • Las instalaciones lejos de un buen nivel

Ocho andamios, una construcción en obra negra, ladrillos tirados por doquier, arena amarilla, carretillas, rollos de alambres y trabajadores en el techo del segundo piso del Aeropuerto Internacional de Barcelona José Antonio Anzoátegui, dieron un marco especial a una sala de espera montada al vapor para que la prensa nacional e internacional pudiera realizar su trabajo en la llegada de la Selección Nacional Mexicana de Futbol. No era una zona de guerra ¡No, no!. era una sección del aeropuerto que al igual que otras construcciones que se prometieron estarían listas para la Copa América, no lograron acabarlas pero no importa, el ambiente de la Copa América está vivo; afuera del aeropuerto dos autobuses que esperaban turistas, presumían en sus costados fotos enormes del Presidente Hugo Chávez aplaudiendo. Hubo medios mexicanos que desde las dos de la mañana llegaron al aeropuerto; fueron más de una veintena de reporteros los que aguardaron la llegada del Tri que dirige Hugo Sánchez y que estuvieron a la expectativa de cuanto avión hizo su arribo. La pista de aterrizaje les quedaba de frente. La zona estuvo llena de militares por todos lados todo el tiempo, gente de seguridad del aeropuerto camina por los pasillos y escaleras del inmueble haciendo sentir a los presentes seguros; personal del comité organizador de la Copa América 2007 estuvo siempre a un costado de la pista, pues se estaban cerciorando de tener la logística al cien por ciento porque  querían recibir a México como se merece. SIEMPRE LISTOS

Entre un  mano de chango (maquina excavadora), un trascabo, cientos de ladrillos estibados y dos túneles en obra negra que servirán en un futuro para que por ahí desciendan los viajeros, se encontraban los autobuses 062 y 083, que siempre tuvieron los cuartos y motores encendidos, lo cual demostraba que estaban listos para llevar a la Delegación Mexicana a su hotel. Un charter con la  matricula XA-NOV de la empresa NOVA AIR hizo su arribo a las 6:45 de la mañana. Era la Selección Mexicana que por fin pisaba tierra venezolana y daba inicio a su aventura en Copa América. A las 6:50 el tobogán estaba listo, el primero en probarlo fue Hugo Sánchez junto con su Cuerpo Técnico, luego, Fernando Arce encabezó a los jugadores, seguido por el "Maza" Rodríguez, Guillermo Ochoa y compañía; los últimos en bajar en del avión fueron Oswaldo Sánchez, Cuauhtémoc Blanco, Jaime Lozano y Jared Borgetti. Una vez que todos los jugadores, Cuerpo Técnico y personal del Tri se encontraban listos en el autobús 062, aparecieron los comentaristas, narradores, periodistas y demás personal que viajó con la Selección Mexicana desde Chicago, donde ayer perdió la Final de la Copa Oro ante Estados Unidos. BIEN ESCOLTADOS

Seis motocicletas y varias patrullas, acompañaron a México en su traslado a Puerto La Cruz, lugar donde está el hotel de concentración, en el cual descansan en este momento y será a las cinco de la tarde, según lo planeado, cuando Hugo y sus muchachos trabajen en cancha para sacar el cansancio y levantar el ánimo.

[mt][foto: D. Leah/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×