Brasil 0-2 México… Paso a pasito pero ¡ganándole a Brasil!

Con una gran actuación, con orden, con hambre de triunfo, concentración, talento, concentración e incluso suerte, la Selección Mexicana inició de forma feliz su participación en la Copa América...
Con una gran actuación, con orden, con hambre de triunfo, concentración, talento, concentración e incluso suerte, la Selección Mexicana inició de forma feliz su participación en la Copa América derrotando 2-0 a Brasil en el Estadio Cachamay.
 Con una gran actuación, con orden, con hambre de triunfo, concentración, talento, concentración e incluso suerte, la Selección Mexicana inició de forma feliz su participación en la Copa América derrotando 2-0 a Brasil en el Estadio Cachamay.

Alberto Ramos | MEDIOTIEMPOEstadio Cachamay, Puerto Ordaz, 27 de Junio de 2007

  • Golazos de Nery y Ramón
  • Rafa Márquez, el mejor… Ochoa tremendo
  • Ahora a tener calma, es un paso más en el proyecto

Con una gran actuación, con orden, con hambre de triunfo, concentración, talento, concentración e incluso suerte, la Selección Mexicana inició de forma feliz su participación en la Copa América derrotando 2-0 a Brasil en el Estadio Cachamay.

Además de todo esto, los goles fueron impresionantes. El de Castillo con una jugada de crack tremenda, bajando la pelota en el área, haciendo sombrerito y definiendo como grandes. Sin duda será uno de los goles más bellos de la Copa. Castillo hizo de todo, pues peleó, fue amonestado, se tardó en tocar la pelota y falló lo increíble. Nery es un jugadorazo, joven y cuando tome un poquito más de experiencia, mejorará aún más.

El segundo gol fue también bellísimo de Ramón Morales al cobrar un tiro libre con gran efecto dejando parado al portero Doni.

Debemos mencionar que el mejor hombre del partido fue Rafa Márquez quien fue líder de una zaga muy bien planeada tácticamente, siempre quedando libre para cortar prácticamente todas las jugadas brasileñas sin la responsabilidad de una marca fija, dando una clase de lo que debe ser un líbero.

Aunque hay que considerar que Brasil trae un equipo sin sus grandes figuras, también tenemos que decir que tienen jugadores de mucha calidad y que se conocen bien. Asimismo, debemos decir que México también tuvo ausencias de jugadores clave, bajas importantes por lesión y presentó una alineación con varios debuts, que nunca habían jugado juntos, con Correa, Pinto, Israel Catro, J.C. Cacho, estrenándose con la verde en un torneo de tal envergadura.

México hizo un gran partido, fue inteligente y calculador, pero al igual que pedimos calma en la derrota, hoy debemos pedir mesura ante la victoria. En un paso más de un trabajo que ha sido constante y ha ido mejorando paulatinamente con trabajo y entrega. El triunfo no es sorpresivo pues más allá del resultado, el desempeño del equipo hacía prever un buen funcionamiento.

México suma sus 3 primeros puntos en el primer lugar del Grupo 2 arriba de la Selección de Chile que también ganó su partido pero con un gol menos de diferencia. Ecuador y Brasil se quedan sin unidades.

ASÍ SE PARÓ EL TRI

Ante las ausencias por lesión y por la partida de los 3 europeos que solicitaron descanso, la alineación de México debía tener muchos cambios, pero sin duda el once que presentó Hugo fue sorpresivo.

Desde la aparición de Guillermo Ochoa en el arco encontramos lo inesperado. Israel Castro se ubicó como lateral derecho, Márquez y Magallón se mantuvieron en la central en tanto que Fausto Pinto salió como lateral izquierdo. Esta defensa, sin tanto recorrido, sí representaba una buena marca y salida segura. En el medio campo Correa acompañó a Torrado en la doble contención en tanto que Fernando Arce apareció por derecha y Ramón Morales por izquierda. Adelante Nery Castillo jugó suelto como segundo delantero en tanto que Cacho ocupó la punta.

PRIMER TIEMPO

México salió al campo cuidadoso pero firme, tomándose tiempo para plantarse bien defensivamente y una vez pasado el nervio del arranque, entonces ir armando jugadas poco a poco.

Al 5’, Brasil armó una jugada rápida de Elano, pero cuando Diego remataba a las redes, se marcó bien un fuera de juego de un compañero que estaba en la misma zona. Nery respondió al 8’ quitándose gente en tres cuartos de cancha, pero cuando entró al área dejando rivales desparramados, no pudo disparar.

En los primeros 15 minutos, el Tri quería y lograba tener la pelota, pausado, tranquilo en campo propio pero sin poder conectarse al frente. Brasil obviamente quería el esférico, pero manejaban un claro cambio de ritmo en el último tercio de cancha y pese a lograr sacar varios centros, Rafael Márquez, con unos recorridos excelsos, cortaba todo sin problemas.

Después de esto y al ver el achique que Brasil intentaba para ganar el medio campo, México buscó pases largos para buscar la espalda de los centrales. Cacho hizo el primer intento tiro a gol de México al minuto al 19’, por arriba del arco y aunque las jugadas verdes no llegaban al área, pero estaban resultando una buena solución pues el Tri cada vez defendía mejor y Brasil comenzaba a sentirse un tanto desesperado.

Al minuto 23’, Nery Castillo asombró a todo mundo con una obra de arte para abrir el marcador. Cacho le tiró un balón al área y ahí, donde los espacios son casi inexistentes, Nery lo bajó, le hizo un sombrerito excelso a Maicon y definió con gran maestría ante el arquero Doni.

México mostraba coraje, corazón, mucho orden, concentración y unas ganas de trascender tremendas de los jugadores que estaban debutando en un juego de estas instancias. Tácticamente el duelo estaba bien planteado, con poca frecuencia ofensiva pero mucha presión al hombre que tenía la pelota con un achique estudiado y coordinado, con movimientos defensivos acertados que le permitían a Rafa Márquez siempre quedar suelto como un líbero para robar la pelota o cortar centros sin tener que estar amarrado a una marca. El gol le acabó de dar confianza a México que hacía su partido tal cual lo había planeado y con muchísima limpieza, cometiendo muy pocas faltas algo que llama la atención ante la habilidad de Robinho y compañía.

Al minuto 29’ México consiguió una falta en los linderos del área. Ramoncito Morales tomó la pelota y sacó un disparo preciso y bellísimo que superó la barrera y cayó con efecto tremendo dejando parado al portero Doni quien extrañamente nunca previó esa trayectoria. Fue el 2-0, bellísimo también y que acabaría definiendo el juego.

Clara muestra de lo que estaba viviendo Brasil se dio sobre el cierre del primer tiempo cuando Nery entró al área por la derecha, se llevó a tres hombres y ante su poco golpeo con su pierna derecha intentó una rabona que cortó Juan con una barrida. Pero el defensa brasileño encaró al mexicano como diciéndole "¡ey!, sólo nosotros podemos hacer eso".

SEGUNDO TIEMPO

Para el segundo tiempo el Tri tuvo claro que Brasil apretaría, se iría encima y por ello tomó más precauciones ofensivas. El achique ya se hacía en campo propio y el ataque, aunque se hacía con pocos hombres, se mantenía peligroso por los espacios que se daban.

Al 49’ Nery casi hace otro golazo con un disparo desde fuera del área que bajó como una lanza y por nada se mete al ángulo a la derecha de Doni. Brasil respondió al 50’ cuando Anderson sacó un disparo cruzado en la derecha del área que pasó cerca.

Al 55’, Cacho levantó de sus asientos a la ya encendida parcialidad mexicana al estar muy cerca del gol en un cabezazo que el portero Doni sacó con un atajadón, pero de todas formas se había marcado fuera de juego.

México había sobresalido en todas sus líneas pero faltaba el show de Memo Ochoa que en el primer tiempo no tuvo jugadas peligrosas en su arco. Brasil comenzó a presionar y pese a que México no daba espacios, la habilidad y calidad del rival comenzó a traer obvias jugadas de peligro.

Al 58’, vimos el primer atajadón de Memo Ochoa que hizo un gran achique cuando Robinho disparaba solo en el arco tras una buena pared con Vágner Love. Al 61’, en un gran contragolpe de Brasil que Anderson culminó con una gran volea que salió muy cerca de Ochoa lo que le permitió al arquero mexicano su segunda buena atajada.

Fueron pocos los titubeos que tuvo el Tri a la hora de salir jugando, pero al 68’ llegó uno que casi cuesta el gol. Fue una jugada peligrosísima, pero Ochoa sacó un primer cabezazo a quemarroma de Maicon y Rafa Márquez tapó un contrarremate muy potente que era gol inminente si el Capitán mexicano no la alcanza a meter prácticamente el cuello en el área chica.

México comenzó a contragolpear con mucho peligro. Incluso, al 70’, Nery demostró que a pesar de ser un crack espectacular, aún le falta la experiencia para elegir el momento preciso de tocar la bola. Castillo dejó ir el tercero al no tocar a Ramón Morales que entraba solo y su alma y acabó ahogándose y sin poder disparar.

Al 71’, Robinho que usaba su habilidad para intentar abrir a México, se metió al área por derecha, hizo dos cambios de ritmo espectaculares y prácticamente sin ángulo sacó un balazo que besó el travesaño y regresó al campo. Y tres minutos después, Pinto despejó sobre la línea de gol un cabezazo de Alex en un corner.

Ya México había comenzado a hacer movimientos. Cacho había salido al 69’ por Omar Bravo, que nunca logró tomarle el ritmo al juego y al 73’, Israel Castro salió acalambrado luego de dar un gran partido, dejando su puesto al otro Castro, el "Gringo".

El Tri superó el sofocón, fue controlando el partido y maniató a unos brasileños que poco a poco se fueron resignando a la derrota. Incluso, México no hizo el 3-0 de milagro cuando Nery quedó solo por la izquierda, entró al área, se quitó al portero y cuando tenía el arco abierto, cómodo y sin complicaciones, echó la pelota increíblemente fuera. Ni modo, Nery hoy fue clave, hizo de todo, brilló, peleó, fue amonestado, hizo el mejor gol de la Copa y también el oso más grande del naciente torneo.

Ya poco importó la falla ya que Pessota pitó el final y México pudo al fin festejar un gran resultado que si bien no es más que reflejo de la continua mejoría que ha demostrado el equipo con trabajo paciente, servirá para retomar la confianza de un entorno que de pronto se había polarizado innecesariamente.

ARBITRAJE

Bueno de Sergio Pezzota. Por ahí hay polémica en un fuera de lugar que le marcaron a Diego en el primer tiempo en una jugada de gol, pero aunque Diego no estaba adelantado, la pelota iba a la zona de Robinho quién en algún momento hizo por la pelota. El resto bien, acertado en las tarjetas, tranquilo, amable y coherente.

[mt][foto: D.Leah/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×