Giancarlo Maldonado, futbolista por herencia

Los mejores momentos de la niñez que guarda en la memoria de Giancarlo Maldonado, nuevo refuerzo de los Potros del Atlante, son los días en que asistía al estadio de futbol para aplaudir a su...
Los mejores momentos de la niñez que guarda en la memoria de Giancarlo Maldonado, nuevo refuerzo de los Potros del Atlante, son los días en que asistía al estadio de futbol para aplaudir a su padre Carlos, en el terreno de juego.
 Los mejores momentos de la niñez que guarda en la memoria de Giancarlo Maldonado, nuevo refuerzo de los Potros del Atlante, son los días en que asistía al estadio de futbol para aplaudir a su padre Carlos, en el terreno de juego.

Karina Xicotencatl | MEDIOTIEMPOCiudad de México, 19 de Julio de 2007

  • Agradece el gran cariño de la afición de su país

Los mejores momentos de la niñez que guarda en la memoria de Giancarlo Maldonado, nuevo refuerzo de los Potros del Atlante, son los días en que asistía al estadio de futbol para aplaudir a su padre Carlos, en el terreno de juego.

Giancarlo, con el paso de los años, se convirtió en el seguidor más fiel de uno de los grandes ídolos en Venezuela, su papá, quien a pesar de haber nacido en Uruguay, se ganó el corazón de la afición al  nacionalizarse venezolano y jugar con la vino tinto en la Copa América en 1989, entre otras cosas.

"Mi padre para mí siempre ha sido un apoyo importante y lo sigue siendo, desde chico  tenía la oportunidad de acompañarlo al estadio y ya sabía que quería tocar el balón igual que él,  esto (la pasión por el futbol) es algo que se lleva en la sangre y soy muy afortunado de tener su ejemplo, de procurar sus pasos, de escuchar sus consejos y dedicarme a esto.

"Él es un grande de la historia del futbol,  y yo, poco a poco pretendo hacer lo mío. Claro, el futbol evoluciona y los jugadores también. Soy el hijo de Carlos Maldonado, pero soy totalmente diferente a él, y lucho por abrirme paso, igual que él lo hizo", compartió Giancarlo.

La afición en Venezuela, asistió al aeropuerto para despedir a Giancarlo y desearle buena suerte en su paso por el futbol mexicano, una muestra de cariño, que aseguró el jugador, no se paga más que con goles. 

"A uno le llena de orgullo y satisfacción el reconocimiento de la gente de tu país, porque siempre te da confianza para probar cosas nuevas. Siempre he estado agradecido con el cariño que me tiene la gente y por ello tengo que trabajar día a día para seguir creciendo".

El delantero aceptó ser hogareño y disfrutar del cine norteamericano, entre sus actores favoritos se encuentra Tom Hanks y Julia Roberts. Cuando el futbol no ocupa su tiempo, es el cine, la buena comida y la compañía de la familia, entre ellos su hija Estefanía de seis años de edad, lo que llena la vida del seleccionado venezolano.

"Mi familia está muy orgullosa de mí, saben que (este viaje) es para mi crecimiento, siempre me dan un grito de apoyo en todo momento. Me gusta cocinar y descansar después de trabajar.

"Soy un poco fanático de la televisión, de repente en la semana, me olvido del tema y disfruto de otro tipo de programación. Regularmente veo cine, o escucho música, siempre traigo el Ipod junto a mí y puedes encontrar de todos los géneros musicales. Me considero un hombre musical, porque además me ayuda a reflejar mis estados de ánimo", compartió el jugador.

Giancarlo, se considera un hombre tímido, sin embargo, prometió que en Cancún, lugar que conocerá por primera vez, accederá a todas las fotografías y autógrafos que le sean solicitados, tal como lo hizo en su país hace apenas unos meses.

[mt][foto: H. Cruz/MEDIOTIEMPO]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×