Rep. Checa 1-2 Argentina… La Selección Argentina se coronó como Campeón Sub-20

Argentina vino de atrás para superar 2-1 a una recia defensiva de República Checa para convertirse en monarca del Campeonato Mundial Juvenil Canadá 2007, título que conquistó de manera invicta y...
Argentina vino de atrás para superar 2-1 a una recia defensiva de República Checa para convertirse en monarca del Campeonato Mundial Juvenil Canadá 2007, título que conquistó de manera invicta y que es el sexto para su país en esta categoría.
 Argentina vino de atrás para superar 2-1 a una recia defensiva de República Checa para convertirse en monarca del Campeonato Mundial Juvenil Canadá 2007, título que conquistó de manera invicta y que es el sexto para su país en esta categoría.

MEDIOTIEMPO | Agencias22 de Julio de 2007

  • Mauro Zárate dio la victoria casi al final del partido

Argentina vino de atrás para superar 2-1 a una recia defensiva de República Checa para convertirse en monarca del Campeonato Mundial Juvenil Canadá 2007, título que conquistó de manera invicta y que es el sexto para su país en esta categoría.

Sergio "Kun" Agüero, a los 62 minutos, y Mauro Zárate, al 86, anotaron los goles de Argentina, que se convirtió en Bicampeón luego del título en Holanda 2005. Martin Fenin había adelantado a los checos al 60, en choque disputado en el estadio Nacional de esta ciudad.

Esta nueva corona mundial de la escuadra sudamericana tuvo el ingrediente de que el atacante Sergio "Kun" Agüero culminó también como monarca de goleo individual para llevarse el trofeo de Botín de Oro y Balón de Oro al mejor jugador del certamen. El delantero del Atlético de Madrid de España cosechó seis anotaciones a lo largo del certamen.

La albiceleste superó en la ronda final a cuatro conjuntos que llegaban sin derrota: 3-1 a Polonia en Octavos de Final, 1-0 a México en cuartos de final, 3-0 a Chile en semifinales, donde el delantero Angel di Maria cortó en 492 minutos la racha de imbatibilidad al arquero Christopher Toselli; y 2-1 a República Checa en la final.

Hoy los pupilos de Hugo Tocalli lucharon todo el tiempo frente a un equipo que metió fuerte la pierna, aunque también fue favorecido por la diosa fortuna al salvarse de un gol cantado en la primera parte, como siempre sucede con los cuadros campeones.

Desde los primeros segundos del juego quedaron definidos los estilos de ambas escuadras, con un cuadro sudamericano que intentó con su habilidad y movilidad superar la férrea defensiva de los europeos, quienes con su mayor talla y fortaleza física cerraron los caminos hacia su área.

Una dura entrada de Lukas Koban sobre Leonardo Sigali apenas a los 36 segundos del partido en medio campo pudo merecer más que la tarjeta amarilla que mostró el silbante español Alberto Undiano.

De ahí en adelante tuvo que imponer disciplina por las fuertes jugadas que se sucedieron y que derivaron en seis amonestados durante el primer tiempo, aunque el caso del argentino Mauro Zárate fue por reclamar decisiones del juez central.

Pocas emociones se dieron en el lapso inicial, pues los checos frenaron cualquier intento pampero de generar peligro y aunque cometieron varias faltas cerca de su área ninguna fue aprovechada por la escuadra albiceleste. Los europeos generaron sus escasos arribos por el empuje de Martin Fenin y Lubos Kalouda.

Los checos tuvieron la máxima aproximación para tomar ventaja en el marcador en el minuto 10, cuando en un servicio al área Ondrej Kudela tocó para Marek Suchy, quien de frente a la meta remató sin mucha fuerza y permitió que el arquero Sergio Romero desviara, el balón dio en el poste y fue enviado a tiro de esquina.

Un giro se registró en el complemento, porque ambos equipos se lanzaron con mayor ahínco al ataque y entonces los guardametas empezaron a ser figuras para evitar anotaciones.

Debió ser una gran acción individual la que dio pie al primer gol en este duelo, cuando Kalouda ingresó por la punta derecha del área y tocó al centro para Martin Fenin, quien de espalda al arco se preparó el espacio y jaló el esférico de media vuelta para conectar potente zurdazo a la derecha para vencer a Sergio Romero al minuto 60.

Parecía complicadísimo para Argentina dar alcance luego de lo visto en el primer lapso, pero un error de marcación del zaguero central y capitán Jan Simunek permitió que consiguiera el empate. Eber Banega dio pase preciso para el arribo de "Kun" Agüero, quien ingresó al área para vencer por abajo a Radek Petr al 62.

Con el empate alcanzado tan rápido la confianza creció en los pamperos, mientras los pupilos de Miroslav Soukop empezaron a padecer los estragos de haber llegado hasta la tanda de las penas máximas en las series de octavos y cuartos de final frente a Japón y España, 60 minutos extras que pesaron a varios jugadores que sufrieron calambres.

A cuatro minutos del final del tiempo regular llegó el gol de la victoria, obra de Mauro Zárate, quien tras la ejecución de un tiro de esquina ingresó por la punta izquierda al área y soltó tiro raso que se le fue al cancerbero Radek Petr.

El escaso tiempo que quedaba y el cansancio físico de los checos impidieron alguna reacción y todo fue cuestión de que transcurrieran los últimos minutos antes del silbatazo final del español Alberto Undiano Mallenco para empezar la celebración de una nueva corona por parte de la representación argentina.

La labor del juez central fue buena. Amonestó a Lukas Kuban, Ondrej Kudela, Jan Simunek, Tomas Micola y Ondrej Mazuk, por el cuadro europeo, así como a Matías Sánchez, Gabriel Mercado, Mauro Zárate y Eber Banega por los sudamericanos.

[ntx][foto: J. Reyes/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×