Mañón fue presentado en sociedad

A los 15 años, la vida de la mayoría de los adolescentes es oscilante, no son niños ni adultos, quieren todo y nada, sueñan con el príncipe, la princesa, el héroe, las vacaciones, videojuegos, a...
A los 15 años, la vida de la mayoría de los adolescentes es oscilante, no son niños ni adultos, quieren todo y nada, sueñan con el príncipe, la princesa, el héroe, las vacaciones, videojuegos, a veces quisieran ser como sus ídolos, en ocasiones como los f
 A los 15 años, la vida de la mayoría de los adolescentes es oscilante, no son niños ni adultos, quieren todo y nada, sueñan con el príncipe, la princesa, el héroe, las vacaciones, videojuegos, a veces quisieran ser como sus ídolos, en ocasiones como los f

Héctor Cruz | MEDIOTIEMPOEstadio Azul, 8 de Septiembre de 2007

  • Debutó este día a los 15 años

A los 15 años, la vida de la mayoría de los adolescentes es oscilante, no son niños ni adultos, quieren todo y nada, sueñan con el príncipe, la princesa, el héroe, las vacaciones, videojuegos, a veces quisieran ser como sus ídolos, en ocasiones como los futbolistas.

El tiempo transcurre en ir a clases, en jugar, a veces trabajar en las tardes o los fines de semana, ver televisión, divertirse, pero sobre todo en soñar con el futuro.

Pero Víctor Mañón no es como los demás de su generación, ya que es parte del primer equipo de Pachuca, y este sábado debutó en el Estadio Azul a sus 15 primaveras.

"Nunca me imaginé estar aquí sentado, y menos debutar ante un gran equipo como es Cruz Azul, y más ganando el partido", dijo, un tanto nervioso, inexperimentado, en su primer conferencia de prensa.

Con la mirada de un niño, sin saber exactamente la magnitud de su historia, como si hubiera acabado de jugar un encuentro en el llano, con esa tranquilidad y transparencia, Mañón dijo que le dedica su estreno en el Máximo Circuito a su padre, quien también jugó en Primera, con Gallos Blancos y Pachuca.

"A toda mi familia, a mi papá que también fue futbolista y a toda mi ciudad natal que es Celaya", mencionó.

Mañón, incluso, podría ser hijo de varios jugadores de los que actualmente están activos, pero con seguridad comentó que al entrar a la cancha sintió nervios, pero una vez en el terreno de juego se sintió como pez en el agua.

"Sentí mucha presión, pero los nervios se te van quitando conforme avanza el partido, el Profe Meza me dijo que tuviera el balón, que no lo perdiera y que me moviera entre los centrales", agregó.

Su ídolo es el sueco Zlatan Ibrahimovic, y entre sus objetivos a corto plazo, el jovencísimo delantero tuzo dijo que quiere coronarse en el Torneo local y ser Campeón Mundial Sub-17, bajo las órdenes de Jesús Ramírez con quien ya ha tenido convocatorias.

"Me ha dicho que siga trabajando, con la misma mentalidad", remató.

[mt][foto: O. Martínez/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×