Aguas, Agua, Aguacero, Agüita y Aguadón

Al principio parecía una broma de la gente de efectos especiales del Estadio Cuauhtémoc ¡Aguas, ahí va el agua! Y fue verdad...  porque se rompió una tubería de la zona de rampas y comenzó a...
Al principio parecía una broma de la gente de efectos especiales del Estadio Cuauhtémoc ¡Aguas, ahí va el agua! Y fue verdad...  porque se rompió una tubería de la zona de rampas y comenzó a salpicar a la tribuna oriente cuando todavía faltaba una ho
 Al principio parecía una broma de la gente de efectos especiales del Estadio Cuauhtémoc ¡Aguas, ahí va el agua! Y fue verdad...  porque se rompió una tubería de la zona de rampas y comenzó a salpicar a la tribuna oriente cuando todavía faltaba una ho

Bruno Valencia | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Cuauhtémoc de Puebla,  9 de Septiembre de 2007

  • Al medio tiempo la gente escuchó la suspensión del partido

Al principio parecía una broma de la gente de efectos especiales del Estadio Cuauhtémoc ¡Aguas, ahí va el agua! Y fue verdad...  porque se rompió una tubería de la zona de rampas y comenzó a salpicar a la tribuna oriente cuando todavía faltaba una hora para comenzar el partido y el sol brillaba con magnificencia en la cancha. Sólo se trataba del primer aviso.

Ya cuando las tribunas estaban totalmente pobladas de fanáticos que vitoreaban al Tri, algunos aficionados panameños hicieron su aparición, brincaron, celebraron y comenzaron a gritar de más hasta que les llovió un poquito de agua de color cerveza. Era el segundo aviso.

Y todo listo, por fin comenzó el partido: el bautizo de los "Niños Héroes" con la Selección Mayor y justo cuando Gio tocó su primer balón, comenzó la llovizna; cuando hizo su primer regate, comenzó el aguacero y en su primer disparo, se soltó el diluvio.

Entonces en la tribuna nos inundaron imágenes surrealistas: gente que prefería quitarse su playera para ponérsela cuando dejara de llover, gente que desprendía las lonas de publicidad de la primera fila para taparse de la tormenta, policías que usaban sus escudos como sombrillas, pa’ no mojarse...

De regreso en la cancha, algunos camarógrafos de Tabasco preferían desertar "yo ya me voy al túnel, ni que me pagaran tanto, ya no siento ni los dedos, que se queden a los que les pagan mejor que a mí", mientras a Nery se quedaba la pelota atorada en un charco y los panameños comenzaban a surfear en el agua con los tacos por delante.

Y cuando Panamá empezaba a imponer condiciones, Baloy hizo agua y en autogol marcó el 1-0 para México, ya cuando la tormenta se sentía hasta debajo de dónde había techo, ahí el frío viento se encargaba de meter el agüita y de rociarnos a todos sin distinción.

Al medio tiempo desfilaron las edecanes de la cervecería con un traje entallado y protegidas por su paraguas: "Así se me quita el frío, pero ojalá a ti no se te quite lo mojada..."  gritó un emocionado aficionado, pero mientras se reía de su ocurrencia, le anunciaron la suspensión del juego y obvio, se agüitó.

Al final, entre los tumultos y el arremolinamiento de personas para buscar los autógrafos de los jugadores, un papá le dio indicaciones a su hijo de cinco años: "Te metes entre las piernas de los grandes y abrazas fuerte a Nery, pero lo abrazas fuerte, yo acá te tomo la foto, acuerdate que es la oportunidad de tu vida", pero el niño tan aguadito y temeroso, prefirió no aventurarse.

Rápidamente salieron los aficionados, que lejos de enojarse buscaron en dónde refugiarse. Mientras unos aventurados chavos con tendencias de meteorólogos afirmaron "Ni la amuelan, llovió más en Guadalajara y no lo suspendieron" y comenzaron a gritar: ¡fraude, fraude!

Media hora después el cielo se despejó y ni rastro de la tremenda lluvia que azotó el estadio. Sólo una gigante cantidad de basura multicolor y la esperanza de que el Tricolor regrese pronto a darle un gran partido a esta afición que se le entregó en alma, cuerpo y agua.

[mt][foto: D. Leah/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×