El gol que le dio vida a Pachuca

Tras el tropiezo en la Copa Sudamericana ante el América, ha impresionado observar la excelente respuesta del público hidalguense que no pierde la esperanza y sigue acompañando al equipo tuzo a...
 Tras el tropiezo en la Copa Sudamericana ante el América, ha impresionado observar la excelente respuesta del público hidalguense que no pierde la esperanza y sigue acompañando al equipo tuzo a pesar de contabilizar tres derrotas seguidas, dos de ellas en

Andrés Felipe López | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Hidalgo. Sábado 29 de Septiembre de 2007

  • No ganan desde que se lesionó Calero

Tras el tropiezo en la Copa Sudamericana ante el América, ha impresionado observar la excelente respuesta del público hidalguense que no pierde la esperanza y sigue acompañando al equipo tuzo a pesar de contabilizar tres derrotas seguidas, dos de ellas en el Estadio Hidalgo.

Pareciese que las caídas en propio terreno con Toluca y América no han hecho borrar de las mentes de estos fieles fanáticos, aquellos momentos en los que se obtuvieron dos campeonatos de liga, una Copa Sudamericana, una Copa de Campeones de la CONCACAF y una Superliga.

La promoción de dos por uno fue una estrategia comercial perfecta, para no dejar morir una tradición que permanece latente de copar la mayoría de los asientos cada dos sábados a las 19 horas.

Necaxa vino con un uniforme extraño y aún más difícil de comprender si se complementa con los botines fluorescentes de José Luis "Pareja" López. Quizás quisieron asemejarse al color del balón rosa, de moda en estos días para combatir el cáncer de mama mediante una campaña nacional.

Pachuca insistía ante un duro rival y los asistentes al "Huracán" entraban en pánico cuando Rodallega, Reina, Pereira o Barbosa entraban al área tuza, provocándose así mismo una sensación de desazón en el momento en que faltaba firmeza para definir en el arco contrario.

La "Ultratuza" no paraba de alentar y en un abrir y cerrar de ojos, las graderías laterales se encontraban colmadas en un 80%, haciendo recordar a la cantidad de público que vino al partido frente al América del pasado martes.

La angustia que se desbordaba luego del gol convertido por Pereira en contra del Pachuca, se venía manifestando con algunos gritos de apoyo, otros de desesperación y hasta de insultos sobre Márquez Lugo, Rey y Álvarez.

A medida que pasaban los minutos las cosas empezaron a parecer confusas desde la perspectiva de los fanáticos. No se sabía si chiflar a los jugadores propios que se esforzaban por conseguir el tanto de la igualdad o hacerlo con los contrarios cuyas actitudes eran las propias de mantener un resultado reducido, pero ventajoso.

Solo faltaban un par de jugadas; los resignados ya se habían levantado de sus asientos y los fervorosos no bajaban la guardia, esperando que un gol cambiara su manera de ver el futbol. Al final esa anotación llegó a través de la cabeza de Damián Álvarez, quien a los 92 minutos sacó a este escenario deportivo de una frustración característica de un infierno hacia la tranquilidad de saber que aún se mantienen con vida.

[mt][foto: R. Ascencio/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×