América invencible... sólo en casa y contra Cruz Azul

Y como en tantas ocasiones recientes, Cruz Azul parecía que podía ganarle a las Águilas y al final de cuentas no lo logró pese a que estuvo al frente en el marcador.
 Y como en tantas ocasiones recientes, Cruz Azul parecía que podía ganarle a las Águilas y al final de cuentas no lo logró pese a que estuvo al frente en el marcador.

Sergio Álvarez Reiset | MEDIOTIEMPOEstadio Azteca, 30 de Septiembre de 2007

  • Ningún equipo dejó de buscar la victoria

Y como en tantas ocasiones recientes, Cruz Azul parecía que podía ganarle a las Águilas y al final de cuentas no lo logró pese a que estuvo al frente en el marcador.

El Clásico joven que se disputó en la presente fecho 10 del Apertura entre América y Cruz Azul fue tan redondo futbolísticamente hablando que ni ganador tuvo.

Hubo un excelente clima en el que no se hicieron presentes las típicas lluvias de la temporada, una buena entrada al inmueble (con unos 70 mil espectadores) buen futbol, goles vistosos y un empate 2-2 que permitió a los locales mantenerse invictos en casa, pero a los visitantes les dejó la estadística negativa de no poderle ganar al América en los últimos once enfrentamientos.

El único elemento que no fue para nada favorable fue el punto que sumaron ambos equipos, que poco les ayuda a acercarse a los punteros de sus respectivos grupos.

Las Águilas permanecerán en el tercer lugar del Grupo 2 con 13 puntos (nueve debajo del segundo lugar que ocupan los Potros), mientras que los cementeros se quedarán con 14 unidades, que los mantiene en el cuarto lugar del Grupo 3.

Los goles corrieron a cargo de Gerardo Torrado y Miguel Sabah para los visitantes, en tanto que por América marcó ambos tantos Rodrigo López. En los últimos 10 minutos de juego, el paraguayo Salvador Cabañas tuvo dos ocasiones claras de gol que no logró concretar y que pudieron ser la diferencia en el juego.

EL PARTIDO

El duelo inició con una simetría de esquemas, al mandar ambos técnicos a la cancha un 4-4-2, en el que Luis Fernando Tena, estratega de las Águilas presentó la novedad de Diego Cervantes en la central, en sustitución del chileno Ricardo Rojas, además de mantener a Juan Carlos Mosqueda como enganche quien a mitad de semana, en el juego ante Pachuca de la Copa Sudamericana, lució muy preciso.

En tanto, los Cementeros comandados por el uruguayo Sergio Markrián mantuvieron también el 4-4-2, esquema en el que contemplaron a César Villaluz en lugar del "Chelito" Delgado, quien ha estado lesionado las últimas semanas.

La movilidad de las dos escuadras rindió frutos por primera ocasión al minuto 9, cuando Federico Insúa sacó un disparo de media distancia que arrebató el primer gran alarido del estadio al momento en que Óscar Pérez no pudo controlarlo y lo rechazó con el pecho. Dos minutos más tarde, Richard Núñez hizo lo propio sacando su disparo ligeramente desviado de la cabaña de Memo Ochoa.

Lo que más coraje debe darle a los cementeros es que, justo cuando muestran su mejor cara futbolístico en los inicios de partidos, les marcan el ya clásico gol tempranero, que ha sido una constante en el cuadro cruzazulino en el torneo.

Y es que el primer gol llegó al minuto 14 en una jugada entre Cabañas y López. El paraguayo remató de cabeza un tiro libre cobrado por Insúa y cuando el esférico parecía haber cruzado la línea de gol, llegó para empujarla al fondo Rodrigo López.

Instantes después, tras una falta sobre César Villaluz, Israel López cobró un tiro libre que iba justo a la base del poste izquierdo de donde el arquero americanista Guillermo Ochoa sacó el balón.

Fue hasta el minuto 24 cuando Gerardo Torrado sacó un disparo de media distancia prácticamente imparable para Guillermo Ochoa, en el que el balón pegó en el travesaño antes de ingresar a la portería para el 1-1.

La banda izquierda de las Águilas del América lució sumamente descuidada, al menos en la primera parte, ya que prácticamente todas las jugadas las iniciaron por el costado opuesto y el haber reducido el número de centrales le impidió a Óscar Rojas desbordar por dicho sector. Insúa, quien suele también ocupar dicha pradera trabajó en esta ocasión mucho más al centro.

El sofoco de haber resarcido un error de Diego Cervantes en la defensa americanista al minuto 40, terminó en el 1-2 para los cruzazulinos, ya que después de que Ochoa había desviado un disparo de Richard Núñez, que ya se cantaba como gol, Gerardo Torrado metió un servicio que con facilidad remató de cabeza Miguel Sabah.

La ventaja no duró mucho a los cementeros, ya que cinco minutos más tarde, cuando las Águilas ya lucían con el pico caído, el propio Gerardo Torrado, quien hasta el momento había tenido una gran actuación, perdió un balón en el medio campo que tomó Insúa, picó por el centro del campo y dejó al lado izquierdo desde donde Rodrigo López disparó de primera intención para el 2-2.

Uno de los jugadores que mejor desempeño tuvo en el complemento fue el argentino Insúa quien una vez más hizo gala de su técnica individual. Más por el desgaste físico que por las ganas, en el complemento del juego se mostró un ligera baja de intensidad en ambos equipos.

El ritmo del ambos equipos había dejado aparentemente tan satisfechos hasta el momento a los estrategas, que sus primeros cambios los hicieron hasta el minuto 70. Si hubiera que calificar uno de ellos como el menos productivo fue el de Lucas Castromán por el “More” Mosqueda, quien había sido más creativo.

A 10 minutos del final Salvador Cabañas le regaló a la afición, que casi llenó el Azteca, una jugada individual por el centro del área que para su desgracia terminó yéndose por un costado del arco.

A siete fechas de que concluya el torneo, ambos equipos se encuentran fuera de la zona de Liguilla, aunque el panorama menos desfavorable es para los cementeros, que se ubican en un grupo mucho más peleado que las Águilas, que tienen la desgracia de compartir sector con los líderes de la competencia: Atlante y Santos Laguna.

ARBITRAJE

Aceptable de Mauricio Morales. Cruzado por su Asistente 2 en una jugada apretada, dejó de marcar un fuera de lugar de Rodrigo López en el primer gol de América, justo cuando Cabañas peinó la pelota. Luego, su Asistente 1 le marcó un fuera de juego que era inexistente también de López, en una jugada que podría haber tenido mucho peligro.

[mt][foto: C. Palma/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×