La Fe avanzó en reversa del hambre

La Fe de los peregrinos rumbo a la iglesia no se explica, no puede cuestionarse. No importa que al creyente le hayan intentado demostrar con pruebas científicas que su Dios no existe, está demás....
 La Fe de los peregrinos rumbo a la iglesia no se explica, no puede cuestionarse. No importa que al creyente le hayan intentado demostrar con pruebas científicas que su Dios no existe, está demás. Para él o para ella su demostración es apodíctica (incondic

Bruno Valencia | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Cuauhtémoc.  30 de Septiembre de 2007

  • La tarde comenzó con manifestaciones extrañas

La Fe de los peregrinos rumbo a la iglesia no se explica, no puede cuestionarse. No importa que al creyente le hayan intentado demostrar con pruebas científicas que su Dios no existe, está demás. Para él o para ella su demostración es apodíctica (incondicionalmente cierta, necesariamente válida), trasciende las fronteras de lo racional, de lo creíble y de lo visible (o audible).

Hoy asistieron 25 mil fanáticos al estadio Cuauhtémoc para alentar al Puebla, para expresarle su apoyo y agradecimiento. De la misma manera que el 8 de Mayo de 2005, unos 5 mil creyentes se despidieron de La Franja en la Primera División, viéndolo caer 0-3 ante unos Tigres que clasificaban a la Liguilla. Hoy, en la revancha, La Franja ganó 3-0 y dejaron a los felinos hundidos en el fondo del grupo 3.

La tarde comenzó con manifestaciones extrañas, cuando las novias o esposas de los jugadores saltaron a la cancha ataviadas con una playera de franja rosa y se complicó cuando los jugadores poblanos lo hicieron por igual, mientras en otro sector del campo, la cara y torso desnudo de Miguel Bosé eran arrastrados en una lona gigante que promocionaba su próximo concierto en la Angelópolis. Sin duda una serie de imágenes surrealistas, pero los creyentes no necesitaron explicación: es La Franja.

Ya comenzado el partido, su goleador "Bola" González se hacía presente en el marcador y celebraba tapándose la boca, como mandando un mensaje a todos aquellos que han dudado de él: los escucho, pero yo hablo con goles. A la vez que el "Ruso" Zamogilny demostraba que es un gran jugador, aun cuando no esté en su posición, y como en todo ritual, hubo un iniciado. El séptimo debutante del Puebla en este torneo, Pablo Aja.

Y después, "Samba" Rosas se estrenaba como goleador a pase de Jair García, el único jugador del Puebla que estuvo presente en la cancha el 8 de Mayo mencionado, aquél día que resultó ser un punto de quiebre en la vida de todos los presentes y que hoy comenzó a sacudirse y revertir un poco de su peso histórico.

En el segundo tiempo Álvaro González se volvió a hacer presente en el marcador, con un remate de chilena que casi le arranca la cabeza a Mateo Fígoli como sí fuera necesario ofrecerla en bandeja para provocar el éxtasis del marcador que ponía la cifra exacta, pero al revés del marcador sepulcral de aquella tarde.

Después comenzó el show de Francisco Fonseca, quien ya no tiene hambre,  literal y metafóricamente (y es fiel reflejo del espíritu de sus compañeros en la cancha). No, ya no es más aquel león que perseguía cualquier balón hasta conseguirlo. Ahora tiene un trote elegante, casi metrosexual con el cual es necesario hacer una pausa para acomodar su lacio cabello detrás de la oreja y debajo de  su banda con un delicado movimiento. Al término del partido se enfrascó en un pequeño conato de bronca con Daniel Hernández y le pidió su camiseta con emoción a Zamogilny. No, ya no es el mismo "Kikin".

Al final, poco a poco fueron saliendo los jugadores de los vestidores. Mientras Eduardo Abraham, Vicepresidente del Puebla declaraba que desde hace tiempo la Directiva tiene pintada su raya con Emilio Maurer. Abreu apareció regalando sonrisas y tomando mate, para relajarse de la presión del partido y como es natural en Gallego cuando pierde, se negó a dar declaraciones a pesar de un desesperado Jefe de Prensa tigre que lo perseguía camino al autobús para intentar convencerlo. No fue posible.

Mucha cordialidad y muchos saludos. Abreu, también Santiago Baños, a quien las lesiones se le han pegado como una maldición y parece emulará lo que Luís García Postigo hizo en su paso por el Puebla en el Invierno 2000: Jugar 67 minutos en todo el torneo por pasársela  en el hule. También estuvo presente Oscar Mascorro, como regularmente cuando no tiene partido con San Luís. La próxima semana La Franja visitará a los Gladiadores y no faltará quien insinúe…  pero la Fe de los aficionados, es apodíctica.

[mt][foto: R.Ascencio/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×