No hay cuña que más apriete que la de Sergio Santana

Dice un viejo adagio, "no hay cuña que más apriete que la del mismo palo". Pues en la noche de la primera jornada sabatina del mes de Octubre, Sergio Santana, delantero comúnmente llamado...
 Dice un viejo adagio, "no hay cuña que más apriete que la del mismo palo". Pues en la noche de la primera jornada sabatina del mes de Octubre, Sergio Santana, delantero comúnmente llamado "Gacela", le hizo sentir este refrán a su antiguo club, durante la

Andrés Felipe López | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Hidalgo. Sábado 6 de Octubre de 2007

  • Aportó un gol y una asistencia

Dice un viejo adagio, "no hay cuña que más apriete que la del mismo palo". Pues en la noche de la primera jornada sabatina del mes de Octubre, Sergio Santana, delantero comúnmente llamado "Gacela", le hizo sentir este refrán a su antiguo club, durante la victoria en el Estadio Hidalgo del Guadalajara 2-1 sobre Pachuca.

Santana militó en la escuadra pachuqueña alrededor de cinco años, conquistando con ellos los títulos de liga en 2001 y 2003, pero tuvo una curva de rendimiento hacia la baja la cual provocó su salida del club y encontrando apoyo posterior en las Chivas, quienes confiaron en sus condiciones de delantero polifuncional.

El nacido en el estado de Zacatecas estuvo a punto de retirarse del club tapatío, cuando tuvo la sensación de no ser tenido en cuenta con continuidad por José Manuel "Chepo" De La Torre. Sin embargo, conservó la paciencia suficiente para establecerse en el club y ahora llegó a su antiguo hogar, el Estadio Miguel Hidalgo y le concretó al equipo que lo vio nacer en el minuto ocho, para luego asistir a Alberto Medina en el minuto 35.

Cuando fue presentado en el previo del partido, recibió aplausos gratificantes de las dos parcialidades, situación que lo alentó para hacer presencia en una plaza que el jugador conoce muy bien. De esa manera, un balón largo en los primeros minutos del partido fue aprovechado mediante una anticipación al guardameta Humberto Hernández.

Su nombre escrito en el marcador no le bastó y tras un error en la salida del cuadro tuzo, el balón le cayó a lo que él respondió con solidaridad asistiendo sobre el área contraria a su colega en el ataque del Rebaño Sagrado, Alberto Medina.

La "Gacela" siguió insistiendo de dos maneras, dándosela mano a mano a Medina o rematando directamente al arco, brindando su entrega hasta el cansancio, el cual se hizo notar sobre el minuto 74 cuando fue sustituido por otro ex atacante tuzo, Omar Arellano Riverón.

A él vinieron los recuerdos felices de los títulos y las imágenes amargas de los insultos que recibía de la tribuna sobre el final del año 2005, regresando triunfante un par de años después, al ser determinante en los dos tantos que siguen elevando a las Chivas al nivel que quieren sus hinchas y su Presidente.

[mt][foto: H. Carbajal/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×