"No cuenta, se habilitó a sí mismo"

Cada vez son más frecuentes los errores arbitrales relacionados con el siempre futbolero e infaltable fuera de lugar. Puntos van y puntos vienen producto del desconcierto, la desubicación y la...
Cada vez son más frecuentes los errores arbitrales relacionados con el siempre futbolero e infaltable fuera de lugar. Puntos van y puntos vienen producto del desconcierto, la desubicación y la falta de atención de silbantes y jueces de línea, cuando pitan
 Cada vez son más frecuentes los errores arbitrales relacionados con el siempre futbolero e infaltable fuera de lugar. Puntos van y puntos vienen producto del desconcierto, la desubicación y la falta de atención de silbantes y jueces de línea, cuando pitan

Alfredo Naime Padua | MEDIOTIEMPO6 de Octubre de 2007

  • Un enigma indescifrable

Cada vez son más frecuentes los errores arbitrales relacionados con el siempre futbolero e infaltable fuera de lugar. Puntos van y puntos vienen producto del desconcierto, la desubicación y la falta de atención de silbantes y jueces de línea, cuando pitan (o dejan de pitar) eso que los españoles -con el puro en la mano- suelen llamar "el or-sai".

La FIFA en nada ayudó a los jueces cuando hace pocos años acuñaron un vínculo más a la interpretación de esa tan vital jugada/posición del futbol nuestro de cada día, "hay fuera de lugar cuando un jugador se habilita a sí mismo". Ah, caray; reflexionemos un poco…

En lo personal, no tengo duda de que esa "premisa genial" (la ironía es toda mía) carece de sustento esencial. Si el jugador se habilita a sí mismo antes de que le toquen la pelota, ya no está en fuera de lugar (por reglamento); y si lo hace tarde -después del toque- el fuera de lugar se le marca no por el intento de habilitarse, sino llanamente por estar adelantado (de nuevo, por reglamento). Así pues, la existencia de esta regla es la de un fantasma (y sus iniciales son FIFA).

Las veces que he comentado esto con muchos y muy buenos aficionados al futbol, su primera reacción es automática: "no, no; deja te explico…". Pero todos (con la única excepción de un terco sempiterno) terminaron por admitir -aunque cautelosamente- "sí, tal vez tengas algo de razón…". Lástima que ninguno de ellos chambea para la FIFA; ni siquiera (ya de perdis) para la Comisión de Arbitraje.

¿Hay futuro? Es decir, ¿alguna potencial posibilidad de revisar el asunto? Nah. Ninguna. En Ginebra, sede de la vetusta Federation, sólo se preocupan d cuanto tenga que ver con el Fair Play -lo que me parece correctísimo-; de analizar si vale la pena agrandar las porterías para que haya mas goles(¡!); de entender por fin cuáles son los criterios que aplica su propia IFFHS (encargada de las estadísticas) para rankear a las selecciones nacionales; y, por supuesto, de investigar qué tan guapa está la hermana de Zidane, para esclarecer si en verdad era procedente la solicitud-verbalización que le hizo Materazzi.

Mientras tanto, roguemos cada quien porque los próximos goles anulados "por habilitarse a sí mismo" no afecten a nuestro equipo del alma, sino -todos- al de enfrente. De ser así… ¡bendita sea, la incomprensible regla!

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×