Santos remontó dos veces y se aferró a la cima ganando 3-2 a Pumas

Bajo un sofocante calor, Santos sudó la gota gorda pero logró remontar dos veces el marcador, mantuvo el invicto y venció a Pumas 3-2, recuperando así el Superliderato general que ostentó Atlante...
 Bajo un sofocante calor, Santos sudó la gota gorda pero logró remontar dos veces el marcador, mantuvo el invicto y venció a Pumas 3-2, recuperando así el Superliderato general que ostentó Atlante durante sólo dos días.

Alberto Ramos | MEDIOTIEMPOEstadio Corona, 7 de Octubre de 2007 ante un lleno total

  • Mal arbitraje, pero afectando a los dos equipos
  • Benítez hizo dos goles
  • Ludueña y Alex Diego, expulsados

Bajo un sofocante calor, Santos sudó la gota gorda pero logró remontar dos veces el marcador, mantuvo el invicto y venció a Pumas 3-2, recuperando así el Superliderato general que ostentó Atlante durante sólo dos días.

El partido fue parejo, con ráfagas de ritmo intenso que debían combinarse con otros lapsos de acciones trabadas ante el insoportable calor que se sentía en la cancha. Santos sufrió ante un equipo universitario que se le plantó con orden y le aguantó físicamente bien los 90 minutos, aunque al final la confianza del Superlíder fue el detonador para la victoria lagunera.

El arbitraje fue malo del joven Ricardo Arellano, quien obsequió un penal al local y expulsó a un jugador por bando de manera rigorista. Afectó a ambos equipos sin distinción.

Con esto, Santos mantiene el invicto y llegó a 27 puntos en la cima del torneo y del G2, pero ya Atlante le pisa los talones con 25; incluso, los laguneros ya están a sólo 5 puntos de asegurar Liguilla pase lo que pase. En tanto, Pumas rompe una racha de seis partidos sin perder y se queda con 16 puntos en el segundo lugar del G1, aunque gracias a la diferencia de goles escaló un peldaño superando por un tanto a Pachuca.

EL PARTIDO

Antes del minuto de juego la defensa de Pumas se equivocó y Vuoso le quitó la pelota en la derecha del área, sin embargo su disparo fue atajado por Sergio Bernal. Fueron unos 3 minutos de presión constante de los locales que no dejó más que alaridos y sustos en el área.

Pumas, al minuto 3, logró hilvanar su primer ataque que culminó con un cabezazo de Solari a las manos de Becerra y con ello el partido comenzó un proceso de equilibrio. Para el minuto 15, Pumas había logrado trabar el juego, cerrar espacios, aunque para descontento del "Tuca" no lograba armar demasiado cuando tenía la pelota.

Los universitarios saltaron al campo con algunas modificaciones. Ante la ausencia de Leandro, Ferretti regresó a Castro a la lateral derecha y metió a Alex Diego y Jehu Chiapas en la media de contención. Cambió a Barrera por la derecha en lugar de Íñiguez y puso a Palencia y Scocco atrasito de Solari.

Santos estaba enfrentando un duelo muy complicado. Los laguneros filtraban balones y desbordaban, pero ahora se encontraban con una defensa de marca rápida y en lugar de quedar en esas jugadas solos ante el arco, terminaban con dos hombres marcándolos y conformándose en el mejor de los casos, con algún tiro de esquina.

Cabe mencionar que había 35 grados de temperatura en la cancha de Torreón, con un sol intenso. El visitante se tomaba la cosas con calma, manejaba bien el partido, lo trabajaba y evitaba que el local lo abrumara. Los Pumas tomaron la puerta al 38’, cuando Palencia se plantó solo en el área por la derecha, pero su disparo fue directo a los pies de Becerra que achicó perfecto; era la más grande hasta ese momento.

Los últimos minutos, en una buena administración física, los universitarios apretaron al frente y al 43’, Pablo Barrera abrió el marcador con un formidable disparo raso juntito a la media luna, que pegó en la base del poste a la izquierda de Becerra y se fue al fondo de las redes para el 0-1.

Santos quería el empate rápido y lo consiguió gracias a una pifia arbitral cuando Benítez entró al área y ante la salida limpia de Bernal, se tiró un clavado artero que increíblemente el central Ricardo Arellano, marcó como penal. Clara muestra de que el juez tenía una gran duda en su marcación, fue que no expulsó a Bernal quien de haber cometido la infracción, debería haber sido expulsado. Ludueña aprovechó perfecto el regalito y empató el marcador 1-1 al 45’.

Para la segunda parte, Santos volvió a iniciar con el control de las acciones, sin embargo, al igual que en el primer tiempo, Pumas se le fue plantando bien y poco a poco logró equilibrar las acciones. Inlcuso, los universitarios volvieron a tomar la ventaja en el marcador al 52’ cuando Castillo es equivocó en la salida lagunera, Scocco tomó la pelota y se metió entre los tres defensas con una gran jugada, definiendo por debajo de las piernas de Becerra para el 1-2 al 52‘.

Sin embargo, Santos de nuevo empató muy rápido, justo cuando Pumas comenzaba a controlarles el juego. Fue un corner pasado que bajó el "Guti" para recentar raso y potente, Benítez paró la pelota en el área chica, aguantó la marca y dio la vuelta rápidamente para disparar con el arco a placer y hacer el 2-2 al 55’.

El trabajo del árbitro siguió cayendo en picada; en el primer tiempo le había regalado un penal a Santos y ya no se hallaba en el partido. Demostraba que no es estaba recargando sobre ninguno de los dos equipos, pero no por sus aciertos, sino por sus errores. Al minuto 61’ le faltó criterio y por una mano expulsó a Ludueña por doble amonestación.

Pumas entonces, adelantó un poco sus líneas. No arriesgó de más, sabiendo lo peligroso de Santos, pero sí tomó el control del balón. En tanto, el Superlíder tuvo que dejar de presionar en campo rival y por unos momentos se resignó a cuidar el empate.

La polémica del silbante siguió cuando al 78’, el "Lorito" Jiménez exageró tras una barrida de Alex Diego y el juez, mal orientado por el Asistente 2, decretó amonestarlo por segunda ocasión dejando a los equipos en igualdad numérica.

Ahora, Santos cambió, retomó posición ofensiva, Daniel Guzmán metió a Oribe Peralta y esto le valió el triunfo. Al 83’, Peralta tomó la pelota por izquierda, se metió al área, se quitó al portero y cuando estaba ya en la línea de meta, le puso un gran centro a Benítez que a pesar de tener tres defensas custodiando un costado del arco, acomodó la pelota con exactitud tremenda para marcar el 3-2 y decretar el triunfo lagunero.

Ya sobre la hora, de nuevo el "Lorito" se tiró como si le hubiera caído un auto encima cuando Héctor Moreno le tocó el brazo. Ahí, al menos, el silbante no se comió el intento de engaño de un equipo que hoy intentó exprimir al máximo su localía y provocó la presión del público sobre el árbitro que fue muy fuerte.

Así, Santos sigue siendo el mejor equipo del torneo con toda justicia, aunque hoy sufrió y sudó terriblemente ante un equipo que le aguantó el ritmo físicamente.

ARBITRAJE

Malo de Ricardo Arellano Nieves. No tiene los argumentos para pitar un partido de esta intensidad y acabó afectando el marcador y el desarrollo del partido. Se comió un claro clavado de Benítez que marcó como penal, pero si él en realidad hubiera visto falta, era automática la expulsión y no la aplicó. Luego expulsó de forma rigorista a Ludueñal. También la expulsión de Alex Diego fue rigorista. El árbitro pasó mal el partido, equivocándose para ambos lados, aunque también algunas buenas decisiones tomó por ahí, sobre todo ante varios intentos de engaño.

[mt][foto: A.Acosta/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×