El homenaje a Jaime Correa no tuvo un final feliz

El partido ante el América en el Huracán, válido por el desarrollo de la Jornada 13 del Apertura 2007, era un acontecimiento perfecto para homenajear a un jugador reconocido en los últimos tiempos...
 El partido ante el América en el Huracán, válido por el desarrollo de la Jornada 13 del Apertura 2007, era un acontecimiento perfecto para homenajear a un jugador reconocido en los últimos tiempos como el "Motor" de los Tuzos. Su nombre es Jaime Correa Có

Andrés Felipe López | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Hidalgo, 20 de Octubre de 2007

  • Su nombre quedó marcado en uno de los palcos del Estadio Hidalgo

El partido ante el América en el Huracán, válido por el desarrollo de la Jornada 13 del Apertura 2007, era un acontecimiento perfecto para homenajear a un jugador reconocido en los últimos tiempos como el "Motor" de los Tuzos. Su nombre es Jaime Correa Córdoba, de procedencia duranguense y con edad de 28 años.

Sus casi seis años y medio siendo el dueño de la mitad del campo pachuqueño junto a Gabriel Caballero, le significaron convertirse en el tercer jugador de los Tuzos que tiene el honor de plasmar su nombre en un palco del Estadio Hidalgo, luego del ya nombrado caballero y del fallecido Pablo Hernán Gómez. El 20 de Octubre de 2007 era uno de sus días más importantes en su etapa futbolística con el Club de Fútbol Pachuca.

Justamente enfrentar al América representa algo más para él, teniendo en cuenta que su debut en Primera División se registró en el Estadio Azteca contra las Águilas el 4 de Marzo del 2001, durante un partido donde Pachuca derrotó a los capitalinos por 1-0.

En esta ocasión el desenlace sería diferente, no bastó la ventaja parcial de los Tuzos al cierre de la primera mitad ni los remates de Correa a través de la media distancia, probando a un portero Ochoa quien parece infalible bajo los tres palos del América. La voltereta en el marcador fue favorable al cuadro de Coapa y la celebración de su trayectoria en la Bella Airosa se opacó con el resultado en contra.

Para el recuerdo quedará eternamente su nombre en la parte alta de las graderías del Huracán, la presencia de su familia en Pachuca y la placa conmemorativa entregada hacia él por la Directiva del club. el "Motor" del Pachuca festejó al inicio del espectáculo pero debió irse del compromiso con un rostro desconsolado y observando de lejos que su ciclo con los Tuzos se adorne bajo una difícil llegada a la Liguilla y un prometedor Mundial de Clubes en Diciembre.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×