Vasco 1-0 América... Ochoa y Rojas clasifican al América a Semifinales

El que las Águilas del América hayan ingresado a los Cuartos de Final de la Copa Sudamericana se lo debe prácticamente al arquero Guillermo Ochoa y al defensa Ricardo Rojas.
El que las Águilas del América hayan ingresado a los Cuartos de Final de la Copa Sudamericana se lo debe prácticamente al arquero Guillermo Ochoa y al defensa Ricardo Rojas.
 El que las Águilas del América hayan ingresado a los Cuartos de Final de la Copa Sudamericana se lo debe prácticamente al arquero Guillermo Ochoa y al defensa Ricardo Rojas.

Sergio Álvarez Reiset | MEDIOTIEMPOEstadio Sao Januário, 24 de Octubre de 2007

  • La entrada de Romario afectó al Vasco

El que las Águilas del América hayan ingresado a los Cuartos de Final de la Copa Sudamericana se lo debe prácticamente al arquero Guillermo Ochoa y al defensa Ricardo Rojas.

Ambos jugadores impidieron que las oportunidades claras de gol del Vasco da Gama se concretaran, logrando así remontar el marcador global que a final de cuentas terminó 2-1 para los mexicanos.

El cuadro brasileño dominó de principio a fin el encuentro que arrancó con una desventaja de 2-0 y en el que estuvo como Director Técnico y jugador el astro Romario, quien hace medio año que no tenía participación en juego oficial de su equipo.

La hazaña de soportar embates constantes durante 90 minutos, en una cancha gigante y sumamente encharcada por las constantes lluvias en Brasil, permitirá a las Águilas regresar a México con el ánimo renovado para encarar el Clásico ante las Chivas del Guadalajara en el torneo local.

Además, América enfrentará al ganador de la serie entre Chivas y Arsenal de Sarandí que va 0-0, por lo que si mañana en el Estadio Jalisco el Rebaño logra clasificar, tendremos el Clásico del futbol mexicano en la Copa Sudamericana, que estaría programado para el 7 y el 14 de Noviembre.

EL PARTIDO

El duelo comenzó castigado por 24 horas de lluvia constante en Río de Janeiro, lo que provocó encharcamiento en la mayor parte de la cancha.

Sin embargo, pareció que las condiciones únicamente perjudicaron a los visitantes, ya que Vasco da Gama mostró una movilidad, digna de un buen equipo en una cancha en perfectas condiciones.

No así para los mexicanos que prácticamente nunca lograron hilvanar una jugada clara de gol, pese a que el estratega Daniel Brailovsky mandó lo mejor de su cuadro para este duelo, incluida la dupla Salvador Cabañas-Federico Insúa, además de la modificación de ingresar a Juan Carlos Silva en lugar de Juan Carlos Mosqueda.

Cuando las cosas parecían aún balanceadas, cayó el único gol para los de casa, gracias, en gran medida, a que el atacante Leandro Amaral reclamó airadamente un tiro de esquina en el que aparentemente Guillermo Ochoa tocó el balón. Lo haya tocado o no, fue el propio Amaral el que fusiló a Ochoa tras el tiro de esquina concedido por el silbante paraguayo, Carlos Amarilla.

A partir del gol carioca comenzó el trabajo excesivo para toda la zaga americanista, aunque por obvias razones, los que más lucieron fueron Ochoa y el chileno Ricardo Rojas, quienes rechazaron cuatro ocasiones (dos cada quien) que ya se cantaban como goles de Vasco.

La primera de ellas y la más vistosa fue una atajada de Memo al minuto 28 tras un remate de cabeza de Darío Conca.

Nunca hasta antes del minuto 70 América logró llegar al área rival, ya que cuando alcanzaban a retener el balón, los servicios siempre se quedaron cortos aparentemente por las condiciones del terreno.

Las miradas de todos los presentes al encuentro se dirigieron a la banca del cuadro local cuando el hasta entonces estratega del cuadro brasileño, Romario, comenzó a calentar para ingresar al minuto 65, provocando con ello una merma en el funcionamiento de su propio equipo.

Una de las dos únicas oportunidades que tuvo el ex atacante del Barcelona, al minuto 69, evidenció la falta de ritmo que ha sufrido recientemente Romario al calcular mal un remate de cabeza que pudo ser el 2-0.

Para desgracia de los americanistas y con el riesgo de que no juegue el Clásico ante Chivas, el delantero paraguayo Salvador Cabañas abandonó el juego por una desgarre en la pierda derecha.

ARBITRAJEBueno del silbante paraguayo Carlos Amarilla, quien desde los primeros minutos retuvo el juego brusco y roces entre los jugadores. La única jugada dudosa fue el tiro de esquina en el que se originó el único gol para Vasco da Gama, que parecía saque de meta.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×