Arsenal mató a Chivas en el Jalisco

Eran las 20:30 horas y en la página de Olé, un diario argentino, decía: "Sí se puede".
Eran las 20:30 horas y en la página de Olé, un diario argentino, decía: "Sí se puede".
 Eran las 20:30 horas y en la página de Olé, un diario argentino, decía: "Sí se puede".

Juan Téllez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Jalisco. 25 de Octubre de 2007

  • Un equipo modesto acabó con el invicto de Chivas ante los argentinos

Eran las 20:30 horas y en la página de Olé, un diario argentino, decía: "Sí se puede".

En el Jalisco el ánimo era de fiesta. Algún exagerado apelaba a la piedad, "los argentinos perderán con decoro".

Por cierto, los sudamericanos sacudieron al Jalisco anotando muy pronto en el partido, y el resquemor reinó por 14 minutos en la colonia Independencia, hasta que Santana logró la igualada.

Es de resaltar la manera tan absurda de demostrar el poco civismo de parte de las barras rojiblancas. En otras  palabras, con la intención de que entiendan, no se ve bien que entonen sus cantitos a la hora del himno nacional argentino; bueno, si lo hacen durante la canción nacional.

Más de la mitad de los que estuvieron en la barra rojiblanca portaban un gorro a la usanza sudamericana. Un gorro villero. Además, cantan canciones de las barras pamperas, se mueren por un boleto para ver a Soda, y enriquecen su vocablo con frases del Lunfardo de Rivero. Pero esta noche les salió lo nacionalista. Abucheaban el himno argentino, como si silbando esta pieza el partido se ganara de antemano.

CON YACUZZI INCLUIDO

El padre se ponía un límite. Subían las escaleras que dan a la Zona B del Jalisco. "Si Chivas no hace el gol en los primeros 15 minutos se puede complicar", el hijo pendiente del comentario de su papá asimilaba al mover la cabeza de arriba para abajo.

Estas líneas se escribieron por ahí del minuto 65; los nervios no sólo de aquél jefe de familia, si no de muchos aficionados estaban saliendo a flote.

El ánimo del Jalisco era preventivo. La afición rojiblanca esperaba un gol, pero el Arsenal se defendía con todo. A los minutos el público se despertó. Cayó en la cuenta de que estaban en casa y que era necesario apretar a los del Viaducto, que por cierto cada minuto que pasaba se veían más serenos, más confiados.

Ah, sería criminal no mencionar a la pequeña barra del equipo argentino que alentó en Guadalajara.

Decir que era pequeña es un halago; pero tenían tres trapos colgados en la cabecera sur del inmueble. Una decía "El Barrio" y la otra "Ariel".

A últimas fechas por este estadio ha pasado el Boca de Rodrigo Palacio, el San Lorenzo de Almagro del "Pocho" Lavezzi, el Vélez Sarsfield de Mauro Zárate; cada uno de estos jugadores cuestan o costaron cerca de los 10 millones de dólares. Mas el único que le ganó a Chivas fue el modesto Arsenal, que su estrella, José Luis Calderón ayer festejó sus 37 años, pero lo cierto es que este triunfo histórico para los de Sarandí los cotizará y les dará unos días de infinita fama en su país.

No faltó tampoco un bromista. Alguien de la tribuna dijo que por el triunfo le darían un premio especial a los elementos argentinos en su hotel de concentración: "Sí, a todos cámbienles las habitaciones. Sí, a todos denles con Yacuzzi incluido".

[mt][foto: V. Straffon/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×