Dos de Suazo, y Mizrahi ya ganó con Rayados, 3-1 al Campeón

Dos goles del "Chupete" Suazo que tuvo su mejor actuación en México, decretaron la victoria 3-1 de Rayados de Monterrey sobre el Campeón Pachuca en lo que fue el primer triunfo de Isaac Mizrahi...
 Dos goles del "Chupete" Suazo que tuvo su mejor actuación en México, decretaron la victoria 3-1 de Rayados de Monterrey sobre el Campeón Pachuca en lo que fue el primer triunfo de Isaac Mizrahi con el equipo regio.

Alberto Ramos | MEDIOTIEMPOEstadio Tecnológico, 27 de Octubre ante un lleno

  • Vergonzoso arbitraje de Gómez que provocó contacto físico y fingió una agresión
  • Cuatro expulsados, tres de ellos del Pachuca
  • La mejor actuación de Suazo con Monterrey

Dos goles del "Chupete" Suazo que tuvo su mejor actuación en México, decretaron la victoria 3-1 de Rayados de Monterrey sobre el Campeón Pachuca en lo que fue el primer triunfo de Isaac Mizrahi con el equipo regio.

El duelo estuvo marcado por un vergonzoso y sancionable arbitraje de Gabriel Gómez quien provocó contacto físico con el "Cabrito" Arellano cuando al amonestarlo alcanzó a golpearlo en el rostro y le dejó la axila sobre la boca. Segundos después, cuando expulsó al mismo jugador, fingió que lo había agredido tirándose al piso como si quisiera buscar un penal en el área.

Monterrey y Mizrahi tuvieron mérito, pues cuando el juego iba 1-1 se quedaron con uno menos y supieron ponerse adelante en el marcador antes de que las expulsiones de Pachuca les pusieran el juego viento en popa. Suazo anotó los dos primeros y el tercero fue de Luis Pérez ya en la última jugada del partido gracias a un penal inventado por el desastroso silbante.

Con esto, Monterrey logra su primer triunfo desde la Jornada 4 y llega a 13 puntos, saliendo del último lugar del G2 y de la general, al menos en lo que Tigres y Atlas disputan sus partidos. Por su parte, Pachuca se queda con 19 puntos en el tercer lugar del G1.

EL PARTIDO

Con mucho equilibrio empezó el partido. Los dos equipos se plantaron con calma en el terreno de juego, ponderaron el manejo de la pelota y sacrificando un buen ritmo, buscaron mucha solidez en el medio terreno. Así, aunque la pelota se bamboleaba de un lado a otro y rondaba las áreas constantemente, la primera jugada de peligro llegó al 13’, cuando Suazo punteó ante la salida del portero en la media luna, pero falló en su disparo y la pelota pasó por un costado del arco.

La siguiente acción de peligro también tardó en llegar pues fue hasta el 22’ cuando Pachuca respondió con un arribo de Damián Álvarez que condujo la pelota de frente al arco a velocidad y al llegar al área tocó a la derecha dejando solo a Caballero, pero el disparo de Gabriel se fue chorreado y demasiado cruzado.

Se trabajaba mucho el duelo, se tocaba la pelota con paciencia, pero la siguiente jugada de peligro fue gol y fue del local. Al 26’, el "Chupete" Suazo tomó la pelota en el borde del área en una jugada que traía ley de la ventaja, aunque recibió con el "Pollo" Salazar encima, logró darse la vuelta y con potencia hacerse un pequeño espacio para disparar cruzado, no muy colocado pero sí sorprendiendo al portero Humberto Hernández para el 1-0.

El juego se aceleró un poquito y Pachuca respondió de inmediato. Al 29’, Caballero tocó un gran servicio de desde la derecha desde tres cuartos de cancha, perfecto para el movimiento del "Chaco" que venía cruzando el campo en diagonal ya adelantándose a su marca y quedando frente al primer poste para rematar de primera intención con la derecha poniendo la pelota en el rincón para el 1-1, un bonito gol.

Parecía que el juego se ponía bueno, pero una jugada absurda lo echó a perder.  Al 36’, en una acción pegada a la banda en la que el "Chaco" cargó a Pierre Ibarra, este fue al piso y se puso sobre el balón impidiendo que el rival lo jugara, por lo que le marcaron una infracción. El problema empezó cuando de forma exagerada, el árbitro Gabriel Gómez le sacó la amarilla a Ibarra. El "Cabrito" llegó a reclamar, el juez lo amonestó de forma retadora y a muy corta distancia, dándole un golpe con el antebrazo en el rostro, Arellano reaccionó y le dio un empujón al silbante quitándose de encima la axila que el juez le había puesto en la boca.

La cosa se calentó de forma absurda, el árbitro tenía una pésima y retadora actitud y Arellano respondía y discutía, el juez, metido en el lío le sacó la segunda amarilla y lo expulsó, el "Cabrito" se le acercó y en una conducta reprobable, Gabriel Gómez se tiró al piso fingiendo una agresión. Esta acción cortó el ritmo del juego y si hay justicia debe traer una sanción para Arellano que se calentó, reclamó de más y tocó al árbitro, pero también un ejemplar castigo al Central que fue el primero en hacer contacto físico en el rostro del jugador y luego quiso engañar a no sé quién actuando de fea forma, tirándose al piso fingiendo una agresión que nunca existió.

El resto de la primera parte fue desordenada, con el árbitro perdiendo el control del partido pues estaba caliente y se había metido en roces como si fuera un jugador. Había algunos arribos de ambos equipos, pero toda la atención estaba en el juez y la tribuna que le recriminaba con gritos y mentadas bien organizadas que retumbaban con potencia en agravio de la madre del silbante. Monterrey jugaba con uno menos y debía tener calma para no recibir un gol antes del descanso.

La segunda parte arrancó ya con atención de nuevo en el futbol; Monterrey guardaba el orden y tenía poco tiempo para aguantar bien metido en el juego, desgastándose para cubrir el hombre de más: le funcionó a los Rayados pues muy pronto consiguieron el gol de la ventaja. Al 50’, Manzur logró cortar un pase largo, pero la pelota le rebotó en los pies a Leobardo y le quedó a Suazo en la esquina izquierda del área, el "Chupete" logró esconderles la pelota a la doble marca y acomodarse para disparar potente, a la izquierda del portero Hernández para el 2-1. Este significaba el segundo gol del partido para el "Chupete" que conseguía su mejor actuación con los regios y ambas anotaciones las festejó con los dedos tapándose los oídos como diciendo "no oigo las críticas".

La calentura regresó al duelo y con ello el protagonismo de Gabriel Gómez. Al 65’, se fue expulsado Damián Álvarez por una doble amarilla que el juez sacó por presión del local y de su gente, y al 67’, Fausto Pinto se fue expulsado con justicia por una plancha tardía sobre Erviti. En un santiamén, Pachuca se había quedado con 9 hombres y el partido, que estaba muy difícil para los Rayados, les había quedado viento en popa.

Los jugadores tenían que calmarse entre sí, pues los dos equipos estaban desesperados y furiosos por la actuación de Gómez que nunca se dio cuenta (o no le importó) que estaba sentenciando su futuro en la Primera División en este duelo.

Al 73’, Suazo quedó solo en el área ante un gran pase de Erviti, pero no se atrevió a pegarle de primera, recibió un poco mal, quiso recortar y se perdió su tercer gol del partido ante la barrida de Manzur que le quitó la pelota. Al 79’, estuvo cerca de nuevo el "Chupete" con un disparo que buscó clarear al portero pero se fue por encima del arco.

El juego parecía que tomaba tientes de trámite, aunque Pachuca, con mucho mérito, logró ocasiones de gol, tiros de esquina y jugadas que ponían a temblar a los aficionados del Tec.

El colmo para Gabriel Gómez fue cuando al 90’, un contragolpe y gran pase de Baloy dejó solo al "Chupete" en tres cuartos de cancha, el portero Hernández salió y aunque el delantero rayado se lo logró quitar en una primera instancia, el guardavallas regresó para barrer limpio a la pelota en el borde del área mandándola a corner. El árbitro Gómez decretó muy mal un penal que no existió y para colmo expulsó a Correa que ya estaba harto y reclamó airadamente.

El juego se terminó con el cobro de Luis Pérez que marcó el 3-0 aprovechando la pena máxima y decretando la primera victoria de Isaac Mizrahi en el torneo.

ARBITRAJE

Pésimo e incluso, acreedor de una sanción de Gabriel Gómez quien seguramente decretó su futuro en Primera División. El silbante tuvo una pésima y retadora actitud y en una jugada intrascendente le sacó la tarjeta amarilla en las narices al "Cabrito" a quien alcanzó a golpear con el brazo en el rostro y le dejó la axila a la altura de la boca. Esto provocó la reacción del jugador que lo separó con un empujón. La calentura se apoderó de ambos, el "Cabrito" siguió recriminándole su actitud y el juez le sacó la segunda amarilla y lo expulsó con la misma actitud. El colmo fue que cuando Arellano se le acercó, el juez se tiró al piso fingiendo una agresión de forma incomprensible cuando el contacto había sido mínimo. El juego se le fue de las manos, expulsó a cuatro, se calentó como si él fuera jugador y al final inventó un penal cuando Humberto Hernández tocó la pelota en una barrida.

[mt][foto: A.Acosta/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×