Hernán y Vicente, siempre del Toluca

En el Toluca nadie, ningún jugador, está por encima de la institución; lo que no significa que no haya jugadores cuyo aporte a los escarlata ha sido definitivo para muchos de los logros del equipo...
 En el Toluca nadie, ningún jugador, está por encima de la institución; lo que no significa que no haya jugadores cuyo aporte a los escarlata ha sido definitivo para muchos de los logros del equipo en los últimos años.

Alfredo Naime Padua | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)26 de Octubre de 2007

  • La cúpula roja tiene la palabra

En el Toluca nadie, ningún jugador, está por encima de la institución; lo que no significa que no haya jugadores cuyo aporte a los escarlata ha sido definitivo para muchos de los logros del equipo en los últimos años.

Es por eso que, cuatro meses atrás, tanto llamara la atención la tardanza en renovarle contrato a Hernán Cristante -a mi entender, con Walter Gassire, el mejor portero que ha tenido el club (y el que más partidos ha defendido su playera)- y ahora, que haya cierta incertidumbre en cuanto a si se renovará el de Vicente Sánchez, que está cerca de terminar.

Toluca presume de cambiar muy pocos elementos cada nueva temporada, justo porque no lo necesita; los que tiene -en especial sus extranjeros- son de tal manera rendidores y competentes, que sólo pensando en motivos extra-futbol (v.g. una oferta millonaria de alguno de esos equipos de cartera inquieta y grandes presupuestos) puede concebirse el que el Diablo tuviese la gana de prescindir de ellos.

De hecho, ahora mismo el único de los foráneos que ha tenido una temporada discreta -muy discreta- es Christian Jiménez, que tal vez aún no concluye su proceso de adaptación. Por su parte, Hernán, Vicente, Paulo Da Silva y Ariel Rosada han estado extraordinarios, como bastiones de un equipo en el que nadie extraña a Gallego, porque el trabajo callado y de altura de Pekerman no da ocasión para ello.

Nada es para siempre, de acuerdo; pero si bien Paulo y Ariel se ven para el largo plazo en la plantilla (lo del Jimmy, por ahí, es una incógnita), ¿cómo prescindir en Toluca, a corto plazo, de la solvencia de Cristante, igual bajo los postes que jugando el área? ¿Cómo pensar siquiera en permitir la salida del consentido Vicente Sánchez, cuando su rendimiento crece y crece y justo está por llegar a la madurez futbolística?

Hernán tiene 38 años pero está mejor que nunca; como se cuida y entrena, puede jugar sin problemas y al mejor nivel -sin exagerar- hasta los 42 ó 43 años (la posición de arquero tiene exigencias físicas distintas). Y Vicente tiene muchas tentadoras ofertas, pero quiere quedarse en Toluca. Y seguro le han platicado -y también lo ha visto- lo mal que les va, en fechas recientes, a varios grandes jugadores que se han marchado del Rojo para "progresar". Pregunten a Estay, al "Flaco" Macías, a Abundis, a Omar Blanco, a Carmona (hablo estrictamente de lo futbolístico), al "Chiquis", a… ¡Cardozo! (él se fue, que conste). Bueno, no es jugador, pero pregunten incluso al "Tolo" Gallego…

La cúpula roja tiene la palabra. Pero si consultan a su afición -y, por supuesto, sus estadísticas de rendimiento- Cristante y Vicente tendrán aún por delante varias renovaciones contractuales con el Deportivo Toluca, el club donde quieren (y deben) retirarse, y para lo cuál -más allá de sus distintas edades- falta mucho tiempo.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×