Chivas ganó, pese a tener la peor entrada de la temporada

La gente los dejó solos. Chivas sólo necesitaba un triunfo para que las añoranzas en Liguilla se cristalizaran, pero su afición dejó de creer en ellos. No es posible que por dos derrotas, el...
La gente los dejó solos. Chivas sólo necesitaba un triunfo para que las añoranzas en Liguilla se cristalizaran, pero su afición dejó de creer en ellos. No es posible que por dos derrotas, el equipo más popular de México, tenga una entrada de 15 mil asiste
 La gente los dejó solos. Chivas sólo necesitaba un triunfo para que las añoranzas en Liguilla se cristalizaran, pero su afición dejó de creer en ellos. No es posible que por dos derrotas, el equipo más popular de México, tenga una entrada de 15 mil asiste

Juan Téllez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Jalisco. 30 de Octubre de 2007

  • Por momentos Chivas fue abucheado

La gente los dejó solos. Chivas sólo necesitaba un triunfo para que las añoranzas en Liguilla se cristalizaran, pero su afición dejó de creer en ellos. No es posible que por dos derrotas, el equipo más popular de México, tenga una entrada de 15 mil asistentes.

El Chiverío no estaba muerto. Ni mucho menos, pero su gente le dio la espalda y no vengan con argumentos baratos como que era día de Brujas o de pedir dulces

Chivas no hizo el mejor futbol que se le debe exigir a los rojiblancos, pero como decía un aficionado de chamarra y bufanda en la parte alta del Jalisco: “El 1-0 es bueno. Nos da el pase a la Liguilla”. Tenía razón el abrigado seguidor de Chivas, pero lo cierto fue que en algunos lapsos, del complemento, los pocos aficionados del Rebaño silbaron a los tapatíos.

La razón no se entiende. Con esta victoria Chivas llegó a 25 puntos y nadie le arrebatará el cuarto lugar general; pero lo cierto es que en el Jalisco hubo abucheos.

Por su parte, la visita hizo todo lo posible y hasta lo imposible en no parecerse al equipo que le ganó al Monterrey, dejaron en la Sultana del Norte la verticalidad, el hambre que los llevó a vencer a Pachuca.

Para hablar de los regios hay que irse como los carniceros: por partes. Humberto Suazo se esfuerza en no jugar como lo hacía en Colo-Colo. La zaga se ve lenta y eso que Chivas no atacaba como otras ocasiones.

Desde la banca, una silueta delgada, se cruzaba de brazos en su lucha contra el frío tapatío, parece que esa lucha sí la ganó el técnico de Rayados, que sumó su tercer derrota en cinco partidos que tiene como estratega de los que entrenan en el Cerrito.

Mientras tanto Chivas no gustaba, pero hacía lo necesario para ir al frente. Los visitantes desperdiciaron una muy clara, porque Álex Fernández, definió mal y le estampó el tiro a Michel.

La gente que no fue al Jalisco puede decir que se administró para la Liguilla, pero era necesario el apoyo, el aliento. El Guadalajara está del otro lado, pese a que no gana de la manera más espectacular que su filosofía reclama, pero la única certeza que arrojó este duelo sin aspiraciones ni ínfulas de inolvidable fue que El Rebaño se está acostumbrando a ganar de local, refiriéndonos de forma exclusiva a la Liga, y eso es una condición importante en la siguiente fase.

[mt][foto: V. Straffon/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×