El Toluca: doble jornada para analizar

Para el Toluca, la doble jornada semanal significó 4 puntos y multitud de detalles a considerar. De entrada, uno: tiene motivos para preocuparse cuando no juegue Sinha, pues en el 0-0 vs. Pumas...
 Para el Toluca, la doble jornada semanal significó 4 puntos y multitud de detalles a considerar. De entrada, uno: tiene motivos para preocuparse cuando no juegue Sinha, pues en el 0-0 vs. Pumas -sin el naturalizado- careció por completo de ideas y de futb

Alfredo Naime Padua | MEDIOTIEMPO6 de Noviembre de 2007

  • Pumas y Tecos, dejaro detalles a considerar

Para el Toluca, la doble jornada semanal significó 4 puntos y multitud de detalles a considerar. De entrada, uno: tiene motivos para preocuparse cuando no juegue Sinha, pues en el 0-0 vs. Pumas -sin el naturalizado- careció por completo de ideas y de futbol. Tanto, que le resultó un gran negocio no perder el duelo. Y ojo, se dio un duro abucheo a Christian E. Giménez al ser sustituido, porque según transcurren las jornadas parece más y más desconectado de los empeños ofensivos del equipo. Pero algo tendrá que no hemos visto si jugó para Boca Juniors, fue Campeón de Goleo en Suiza y se destacó en la Bundesliga. Urge, pues, que el "Jimmy" aparezca, que para eso le trajeron.

En dicho encuentro, reapareció el Toluca que comete gratuitas y peligrosas faltas en los linderos de su área, tanto por el centro como por los costados, algo en lo que los Diablos habían mejorado mucho. Así también, sus errores en la salida fueron tantos que más de dos tercios del partido la afición toluqueña lo vivió con el Jesús en la boca, fastidiada de que sus jugadores -de común tan claros- cedieran el balón una y otra vez a su peligroso rival, para sufrir nuevos e incontables embates de riesgo para Cristante.

Conclusión de la noche del miércoles: sin jugarlo, Sinha dio uno de sus mejores partidos desde que llegó al Toluca. Y ligado, Pumas también; empañado claro, por la falta de contundencia de Barrera, Solari, Scocco, Leandro y compañía ante el marco de Hernán. Contundencia, ya sabemos, que apareció ocho veces el domingo ante Veracruz.

Ahora bien, contra Tecos -más allá del 3-2 positivo- fue otro Toluca. En la primera parte, con personalidad y oficio; con la posesión de la pelota, hábil, desequilibrante y contundente. Así las cosas, la afición de Tecos llegó a temer una goleada, ya que antes del primer cuarto de partido el Diablo los tenía 0-2. Pero como a veces pasa (al Toluca y a otros), el rojo se relajó en el segundo tiempo y su ventaja se esfumó. Más allá de que J.C. Leaño estaba en fuera de juego en el primer gol universitario, ese hay que acreditárselo a Dueñas; y no por el autogol, sino porque estaba viendo a la tribuna, concentrado en sabrá Dios qué otras cosas, a la hora del disparo de Droguett. Si Toluca no hubiese sacado el resultado, Edgar estaría siendo duramente señalado.

Pero los Diablos ganaron. En buena parte, por la suma de todo esto: porque, aunque el "Jimmy" Giménez sigue apareciendo a cuentagotas, el ataque reencontró dos goles muy temprano, lo que dio confianza (tal vez mucha, después de todo); por una desviada de miedo -a mi juicio de las cinco mejores del torneo- de Cristante a Villa cuando Tecos mejor jugaba; porque después de que se vio empatado, el Diablo no temió perder, sino que se obligó a ir al frente para buscar ganar; por la genialidad de Ariel Rosada, que con su golazo a falta de cuatro minutos ¡ahí la quiso poner!) compuso todo lo que se había descompuesto; y tal vez también porque quisieron darle a Lebrija una satisfacción más, así como un mensaje a su cúpula: "Rafael es parte de la realidad de este equipo…".

En fin; como siempre, habrá que contar -y muy en serio- con el Diablo Rojo para esta inminente Liguilla. Sobre todo si no aparece el que se vio ante Pumas, sino ese que en el torneo se despachó, entre otros, a América, Chivas, San Luis y Pachuca. Y sí, ya huele a azufre… 

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×