Comenzó la fila para el partido de vuelta de la Final

Aún no se ha jugado la ida, y ya hay personas que acumulan 48 horas de espera a las afueras del Estadio Andrés Quintana Roo para comprar los del juego de vuelta de la Final entre Atlante y Pumas.
 Aún no se ha jugado la ida, y ya hay personas que acumulan 48 horas de espera a las afueras del Estadio Andrés Quintana Roo para comprar los del juego de vuelta de la Final entre Atlante y Pumas.

Sergio Álvarez Reiset | MEDIOTIEMPO (Enviado)Cancún, Quintana Roo, 3 de Diciembre de 2007

  • Pumas y Potros conviven en el campamento

Aún no se ha jugado la ida, y ya hay personas que acumulan 48 horas de espera a las afueras del Estadio Andrés Quintana Roo para comprar los del juego de vuelta de la Final entre Atlante y Pumas. "Echamos un volado para ver quién iba a perderse el partido (contra Chivas) y perdí, por eso estoy formado aquí desde el sábado como a las nueve y media, pero nos estamos turnando, porque somos una familia como de 20", mencionó Ernesto Lopez, de 54 años de edad. Ernesto, quien por el momento trabaja en una construcción, es el primero de la larga fila que rodea prácticamente el Estadio Andrés Quintana Roo para comprar boletos del juego del próximo domingo. El señor López aseguró que su afición por los Potros llegó hace varios años, cuando el equipo jugaba en el Estadio Azul, actual casa de La Máquina celeste. No así su sobrina Selene, quien reconoce que su afición llegó apenas cuando los Potros arribaron a esta ciudad. "También me gustaba el béisbol, pero ahora el futbol ha acaparado más afición", consideró. Así como la familia de Ernesto juega dominó para entretenerse mientras espera a que abran las taquillas, hay otros más atrevidos que decidieron tomar cerveza para apaciguar el ansia del juego de vuelta. De manera extra oficial, se ha informado que la venta de boletos comenzará el próximo miércoles y que los precios de los accesos serán de 200, 400 y 800 pesos. Pero no sólo seguidores de los Potros se encuentran a la espera de comprar entradas. Entre la larga fila, hay un "campamento auriazul" que representa a la barra Rebel de los Pumas de la UNAM. Aparentemente conviven con sus homólogos azulgranas sin conflicto alguno, por lo que los elementos de seguridad que resguardan la zona no han tenido que entrar en acción y no se reportan incidentes mayores al intenso tráfico que ocasionan los seguidores.

[mt][foto: S. Álvarez/MEDIOTIEMPO]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×