Diario de viaje, el América en Argentina

El domingo por la mañana el vuelo 1691 llegaría en horario a Buenos Aires. La tierra de los dos veces Campeones del Mundo sería el escenario, en los siguientes cuatro días, de dos consagraciones...
El domingo por la mañana el vuelo 1691 llegaría en horario a Buenos Aires. La tierra de los dos veces Campeones del Mundo sería el escenario, en los siguientes cuatro días, de dos consagraciones futbolísticas.
 El domingo por la mañana el vuelo 1691 llegaría en horario a Buenos Aires. La tierra de los dos veces Campeones del Mundo sería el escenario, en los siguientes cuatro días, de dos consagraciones futbolísticas.

Guillermo Vera | MEDIOTIEMPO (Especial)Buenos Aires, Argentina. 6 de Diciembre del 2007

  • Ahora piensan en el Interliga

El domingo por la mañana el vuelo 1691 llegaría en horario a Buenos Aires. La tierra de los dos veces Campeones del Mundo sería el escenario, en los siguientes cuatro días, de dos consagraciones futbolísticas.

Esa misma tarde en la primera y por el torneo local, Lanús le ganaría a Boca en la mítica "Bombonera", daría la vuelta y se consagraría por primera vez en su historia como el líder de un torneo. Quizás por eso, poca fue la prensa y sólo algunos curiosos los que verían a las Águilas desembarcaban en Ezeiza.

Con las sensaciones en la piel del polémico arbitraje en el partido de ida en México, el defensa americanista Ricardo Rojas declaro: "venimos aquí a salir campeones, venimos con todo y contra todos, contra el reglamento, la dirigencia, la organización, queremos llevarnos la copa a México como sea".

Faltarían entonces tres días y algunas horas, para que el segundo festejo se concretara, esta vez, por la Copa Sudamericana, en cancha de Racing, Arsenal y América, uno de los dos, se quedaría con la gloria.

Esa misma tarde, las Águilas volarían a los campos del Vélez en el barrio de Liniers. Con un trabajo regenerativo, los muchachos de Brailovsky hicieron futbol tenis y se mostraron amables con los simpatizantes locales que se acercaron a la práctica.

Lucas Castromán buscó regenerar su corazón y "entrenó" junto a su pequeño hijo Luca, jugando con un balón, en el mismo gramado de la práctica. Por la noche y sin distracciones, cena ligera a las 8 en punto, 5 de la tarde hora de México, y a descansar.

Ya en lunes, el plantel mexicano llegaba a la "Bombonera" a menos de 24 horas de haber sido el escenario de la consagración del Campeón local. El túnel de la gloria, hasta allí como un buen presagio, conduciría a las Águilas desde el ómnibus de traslado hacia el césped, de la misma manera que lo había hecho con Lanús campeón unas horas antes.

Ya en el entrenamiento, y luego del momento de ingreso a la prensa, en una jugada de práctica, Daniel Brailovsky se lesionaría el quinto metacarpiano de su pie derecho y en medio de la práctica, saldría por una puerta lateral hacia el Hospital Argerich, en el que luego de unas placas y estudios, le diagnosticarían una fisura y le colocarían una férula protectora.

Partida hacia el hotel, baño, descanso y cena a las ocho y… a dormir. El plantel del América poco se distrajo en paseos por centros comerciales. Por estos días, todo era reclusión, profesionalismo y concentración, con la mente puesta en la gran Final.

El martes tocaría lluvioso, en la misma "Bombonera", futbol recreativo, del que fueron parte desde Pedro Portilla hasta Mauricio Culebro, encargado de la logística del plantel. El "Ruso" miró desde el banco, con su férula y sus muletas, dio pocas indicaciones y agradeció que la lesión, si es que finalmente alguien se tenía que lesionar, le hubiese tocado a él.

En su paso activo como futbolista en México, el "Ruso" recordó que la última vez que él se lesionó el América salio Campeón. También hizo memoria sobre sus tiempos en Argentina, en el Independiente de Avellaneda, paradójicamente, archirival del dueño de la casa donde se jugaría la Final, el Racing Club. Estaba programado el reconocimiento de campo en el Juan Domingo Perón, pero teniendo en cuenta la lluvia las Águilas volvieron al nido de la calle Moreno al 800, a 4 cuadras de la Plaza de Mayo, a descansar.

El miércoles todo fue hermetismo, las puertas del hotel de concentración sólo se abrieron a las 6 de la tarde cuando el "Ruso", vaya paradoja, dio su charla técnica previa al partido en un salón llamado "La Iglesia".

Con buenos ánimos se vio a los jugadores salir hacia el camión de traslado. Diferentes barras de americanistas que viajaron a las tierras pamperas a alentar a sus jugadores hicieron sentir su apoyo durante la salida del bus, traslado y llegada a Avellaneda.

Durante el viaje, casualidades del destino, en el semáforo de Avenida 9 de Julio y San Juan, en el barrio de San Telmo, los micros del América y Arsenal, estuvieron par a par, como esperando largar la carrera de autos, que los dejara en al cima del continente. Aunque allí sólo subieron a la autopista Buenos Aires Sur, para llegar juntos al estadio y ya el pasaje Corbata, que dejaría a las Águilas en el escenario final, el cual tendría más de un centenar de fanáticos apoyándolos y al que Arsenal hizo llegar gente de todos lados, hasta de otros clubes, para alentar lo que finalmente sería, un paso histórico en el humilde equipo del viaducto bonaerense.

Del partido lo que se vio por TV, y lo que no se vio y pudimos ver allí: un final con un túnel visitante en el que se evidenció la rabia por no haber alcanzado el objetivo que tan cerca se tuvo. La gloria fue para Arsenal, que con un marcador global de 4 a 4 hizo prevalecer sus 3 polémicos goles de visitante en el partido de ida, frente a los 2 que convirtió el América como forastero. Una rápida salida del estadio y la llegada al hotel en la que los mismos simpatizantes los esperaban con iguales ganas de festejar y felicitar a sus guerreros aztecas.

Para el mismo Ricardo Rojas, se cumplía su presagio, serían finalmente, según él, más de 11 a los que tendrían que enfrentar en aquel partido, para Germán Villa sólo restaba felicitar al Campeón y sentir pena por los tantos simpatizantes a los que no se les pudo dar una alegría y para Brailovsky, el balance no sería lo que importaría. Según el DT: "en un equipo grande como el América, no hay balances positivos, los logros se miden con títulos, y aquí no se lo consiguió".

Aunque en los fríos números estadísticos de estos dos primeros meses y analizando los resultados obtenidos, el "Ruso" ostenta el 70 por ciento de efectividad a la hora de los resultados. De aquí en adelante sólo resta disfrutar unas merecidas vacaciones de 11 días para que ya el 17 las Águilas vuelvan a los entrenamientos de cara a los partidos del Interliga, que comenzará para ellos, el 3 de Enero con el partido frente a Monarcas.

El día después comenzó temprano, nueve y media de la mañana, partirían hacia el aeropuerto, algunos como Ricardo Rojas o el mismo Brailovsky quedarían en Buenos Aires, al igual que Insúa y Castromán.

Ya sin su inseparable amigo chileno, el paraguayo Cabañas seguía platicando sobre el penal que le cometieran y no fuera sancionado, Memo no daba señales sobre su futura transferencia y el "Gringo" Castro se quejaba por el trato que algún medio le diera a la posibilidad de su transferencia al futbol europeo.

Quique Esqueda y el "Torito" Silva hacían compras en la famosa cadena de alfajores marplatenses y German Villa se distendía en charlas junto a Sergio, Octavio, "Pichichi", el "Pechos" y los muchachos de utilería. Duilio Davino fue uno de los primeros en abordar, deseando que la tierra pampeana le "devuelva" a su hermano Flavio, actual ayudante de campo de Ricardo La Volpe.

El defensa mexicano hizo referencia a sus cuatro pequeños sobrinos, a los que extraña mucho, desde que viven en Buenos Aires. Ya en la cabina del avión, Diego Cervantes se acomodaba en un asiento doble, preparando la gran siesta al tiempo que se quejaba por el trabajo de los reporteros, aún, dentro del avión.

Y mientras el "Torito" jugaba al futbol en su video portátil, y casi todos los demás descansaban, Memo Ochoa leía el periódico de ayer encontrado en el avión, en el que aún América era el candidato.

Finalmente la gloria no acompañó a este equipo, que ahora tendrá que comenzar a trabajar nuevamente, para alcanzar el nuevo sueño, de llevar a su gente un campeonato.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×