Atlante 2 - 1 Pumas

Es la cereza al pastel para un torneo prácticamente redondo de los Potros de Hierro del Atlante.
 Es la cereza al pastel para un torneo prácticamente redondo de los Potros de Hierro del Atlante.

¡ATLANTE CAMPEÓN!

Sergio Álvarez Reiset | MEDIOTIEMPO (Enviado)Cancún, Quintana Roo, 9 de Diciembre de 2007

  • Vilar fue fundamental en el primer tiempo
  • El gol de título fue un impresionante disparo de Ovalle

Es la cereza al pastel para un torneo prácticamente redondo de los Potros de Hierro del Atlante.

El cuadro azulgrana venció este domingo a los Pumas de la UNAM 2-1 en el juego de vuelta de la Final, con lo que consiguió la tercera estrella en su historia y con ello, redondeó un semestre lleno de bonanza.

Antes de esta satisfacción, los Potros habían estrenado casa y afición al mudarse a esta ciudad, habían acumulado hasta once juegos sin derrota y habían visto como sus arcas se fortalecían luego de varios años de crisis.

En el camino de Liguilla los Potros dejaron a rivales de la talla de Cruz Azul, las Chivas del Guadalajara y por si fuera poco, hoy a los Pumas de la UNAM que desarrollaron en la Liguilla el mejor futbol de todos los clubes involucrados en la fase Final. Para su desgracia se encontraron con Vilar y perdieron la sexta Final en su historia.

Los títulos previos de los Potros habían dejado de caer hace ya 14 años. El primero de ellos en la Temporada 47-47, el segundo en la 92-93 y nuevamente en este Torneo de Apertura 2007. Paradójicamente, en el último título de los Potros de Hierro formaban parte del cuadro base José Guadalupe Cruz y Mario García, quienes hoy son Director Técnico y Auxiliar Técnico, respectivamente de los azulgranas.

Aunque es un estratega de trayectoria sumamente joven, el "Profe" Cruz igualó a su homólogo de los Pumas de la UNAM, Ricardo Ferretti con un título en su haber, mientras que para el brasileño, fue su tercera Final perdida.

La clave para ganar esta Final fue Federico Vilar, quien evitó la derrota del Potro en el primer juego y en la primera mitad de este duelo, cuando tapó dos clarísimas. El gol de la victoria fue impresionante, una verdadera obra de arte de Clemente Ovalle.

Después de un primer tiempo de dominio puma, el marcador lo abrió el Potro con un gran gol de Maldonado al 59'; a pase del "Chícharo" pero Pumas empató y retrasó el festejo equino. Los felinos jugaron muy bien, pero perdieron fuerza los últimos 15 minutos cuando Leandro salió lesionado. 

La cereza del pastel llegó la noche de este domingo para los Potros de Hierro del Atlante en una Final llena de jóvenes, con un futbol dinámico, intenso y formidable tácticamente.

EL PARTIDO

Así como lo hizo a lo largo del torneo, en el juego de vuelta de la Final del Apertura 2007 los Potros mostraron todo tipo de estilos futbolísticos, ofensivos por pequeños lapsos y cuidadosos en la mayor parte de un juego en el que Pumas tuvo mayor posesión de balón y jugadas de peligro en los primeros 35 minutos de juego.

Y en este duelo nuevamente el "Profe" Cruz volvió a ser preciso en sus modificaciones como a lo largo del torneo, ya que sustituyó la ausencia del contención Alan Zamora (por acumulación de tarjetas) dejando a Joel González en la media cancha y el ingreso de Gabriel Pereyra. El "Tuca", estratega de los Pumas de la UNAM, mantuvo a su cuadro titular del juego de ida en en Olímpico Universitario y su primer cambio de esta Final lo hizo al 67';, ya que su equipo estaba jugando muy bien y en la banca no tenía grandes variantes al frente.

Aunque en el papel la mayor propuesta ofensiva debía ser de los Potros de Hierro del Atlante, fueron los universitarios lo que comenzaron justo como concluyeron el juego de ida, con la posesión de balón y el mayor número de oportunidades generadas. Pumas le metió intensidad, ganó el medio campo claramente y lograron al menos tres claras y un presunto penal sobre el argentino Ignacio Scocco que, hay que decir, en la primera jugada no parecía, pero ya en monitor se descubre una infracción.

La banda de mayores exigencias para los Potros fue la izquierda, con los desbordes de Rubens Sambueza, lo que provocó a la mayor parte de la media azulgrana a cargarse a ese costado e incrementar las faltas para detener al rival, por lo que el costado derecho de Pablo Barrera tuvo menos poder ofensivo con respecto al juego de ida. Dicho dominio de los Pumas orilló nuevamente a invertir un mayor desgaste físico a los Potros por no tener el control de balón.

Tuvieron que pasar 20 minutos para que se generara la primer jugada de peligro de los Potros, por conducto del "Hobbit", Christian Bermúdez y para hilar al menos 10 toques de balón, 26 minutos.

En dicha etapa de premura de los locales, nuevamente fue héroe el arquero de los azulgranas, Federico Vilar, quien atajó dos jugadas casi cantadas como goles.

La primera ocurrió cuando Esteban Solari al minuto 29 disparó para que el argentino atajara el esférico. Lo mismo ocurrió al 33 con un disparo a quemarropa de Leandro Augusto, quien trianguló con Sambueza e ingresó solo al área.

El primer gol de los Potros y con el que parecía tendrán suficiente para vencer al rival llegó al minuto 58, en una jugada de Giancarlo Maldonado, quien había recibido un pase bombeado del "Chícharo".

Dos de los tres cambios en el cuadro del "Profe" Cruz fueron generados por lesiones de Gerardo Castillo y David Toledo, y aún así, sus sustituciones fueron precisas, lo mismo que la de el "Tuca", quien ingresó a Íñiguez por Sambueza para marcar el marcador 1-1 al minuto 70, tras un remata de cabeza Esteban Solari que había pegado en el poste. El gol del empate puma cayó cuando todo el estadio daba por un hecho el triunfo y cuando mejor jugaban los azulgranas que le ganaban el balón a la visita por primera vez en la serie.

Ya con la estrategia corregida y con la posesión de balón, justo cuando todo apuntaba a que el partido se definiera en penales, Clemente Ovalle sacó un tremendo disparo de zurda que se incrustó en el ángulo de la portería de Sergio Bernal que había sido poco acosada. La jugada tuvo un rebote que no atinó a despejar largo Pablito Barrera, el universitario se estrelló con un rival en el borde del área y le dejó la pelota a Ovalle que disparó para un gol inolvidable e impresionante.

Los últimos cuatro minutos de juego para los Potros fueron únicamente para cuidar el marcador y saborearse, después de 14 años, las mieles del triunfo que llegarían al levantar la Copa. Pumas intentó, luchó, fue al frente, no bajó los brazos nunca, pero ya no tuvo fuerzas para inquietar siquiera a Vilar.

ARBITRAJE

Regular de Armando Archundia quien tuvo jugada muy difíciles. En el primer tiempo hay una jugada en la que Mustafá barrió sobre Scocco en el área; de primera vista parecía que el atlantista había tocado la pelota y el Árbitro Central así lo consideró, pero ya en el monitor de televisión se descubre que el contacto es sobre el pie de Scocco y nunca sobre el balón en una jugada de televisión. En el segundo tiempo hay una acción en la que se pedía penal sobre el "Hobbit", también muy apretada pero Archundia decidió amonestar a Bermúdez quien arrastró un poco la pierna para conseguir el contacto. Hay dos golpes fortísimos, uno de Pereyra que incluso lesionó a Leandro y otro de Mustafá que le dio un codazo aparentemente sin intención sobre Solari que acabó sangrando, ambas jugadas podían haber merecido un castigo mayor.

[mt][foto: J.Reyes/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×