Buenos Aires durmió y amaneció sin festejos

La noche fue corta en Buenos Aires. El Milán había mandado a los argentinos boquenses a dormir sin festejos y los despertó con la portada "Russo a la Guilletina" (por Guillermo) que publicaba el...
La noche fue corta en Buenos Aires. El Milán había mandado a los argentinos boquenses a dormir sin festejos y los despertó con la portada "Russo a la Guilletina" (por Guillermo) que publicaba el Diario Olé, el más influyente en cuestión de deportes d
 La noche fue corta en Buenos Aires. El Milán había mandado a los argentinos boquenses a dormir sin festejos y los despertó con la portada "Russo a la Guilletina" (por Guillermo) que publicaba el Diario Olé, el más influyente en cuestión de deportes d

Walter Gonzalez  | MEDIOTIEMPOBuenos Aires, Argentina. 17 de Diciembre de 2007

  • Silencio y resignación

La noche fue corta en Buenos Aires. El Milán había mandado a los argentinos boquenses a dormir sin festejos y los despertó con la portada "Russo a la Guilletina" (por Guillermo) que publicaba el Diario Olé, el más influyente en cuestión de deportes del país sudamericano. El diario maneja la versión de que Russo deja a Boca y ya buscaron a Guillermo, pero si éste aún no quiere dirigir, "irán por todo por Bianchi".

La noche del domingo Boca había perdido la Final del Mundial de Clubes con total claridad y en Argentina la derrota fue recibida más con resignación y apatía que con un claro disgusto.

"Mirá... es que River tiene más figuras que Boca", era una de las respuestas de la afición argentina, siempre dispuesta a analizar a sus equipos a fondo. Alguno más aventurado decretó, "es que en Italia se juega muy rápido, aquí no lo es tanto, es más lento".

El estruendo que se esperaba sonara en la tradicional glorieta de los festejos xeneizes dejó el paso al silencio, la tranquilidad de un domingo que se esperaba diera un motivo para festejar luego de que en el torneo local, Boca no tuvo la potencia para cerrar en busca del título.

En cambio, una huelga de maleteros retrasaba hasta tres horas la salida de los pasajeros que llegaban al Aeropuerto Internacional de la Ciudad, la bella capital argentina.

Así, la planicie de Capital Federal, extendida hoy al extremo al grado de incorporar ya su zona conurbada llamada hoy Gran Buenos Aires, vio como cerca de la mitad de su gente cerró al año con un gesto de resignación.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×