Toluca 2 - 0 Tigres

AMÉRICO GALLEGO SALIÓ HERIDO DE SU EX CASA
 AMÉRICO GALLEGO SALIÓ HERIDO DE SU EX CASA

AMÉRICO GALLEGO SALIÓ HERIDO DE SU EX CASA

Karina Xicotencatl | MEDIOTIEMPO (Enviado)Estadio Nemesio Díez, 3 de Febrero de 2008, ante una buena entrada

  • Giménez salió de cambio entre abucheos

Una vez más el balón parado y las individualidades le funcionan a los Diablos Rojos para someter a un rival que llegó con muchas expectativas al Nemesio Díez. Paulo Da Silva y Mario Méndez, definieron la victoria para los escalatas que poco a poco, ataron de pies y cabeza al equipo de Américo Gallego.

De destacar la buena participación de Santiago Fernández y la urgencia de despertar a Christian Giménez, quien sigue dormido. De los Tigres, se notó la falta de adaptación física de Blas Pérez y la nula comunicación con el refuerzo Lucas Lobos.

Tras esta jornada, los Diablos suman siete puntos y se colocan a la cabeza del G1 y como segundo general. Con ello visitarán a los Gladiadores de San Luis el próximo sábado.

Tigres, con cuatro unidades y en el escalón cuatro del G3, reciben también el sábado a los Tiburones Rojos de Veracruz.

EL PARTIDO

Los Diablos de Toluca salieron con la motivación a flor de piel durante los 45 primeros minutos. Tras saludar en la banca contraria a su ex entrenador, Américo Gallego, los escarlatas se concentraron en buscar la portería de Cirilo Saucedo, sin embargo, carecieron de puntería en la primera mitad.

El mayor esfuerzo de los rojos lo hicieron dos hombres que están pasando por buenos momentos. En la Sub-23, Santiago Fernández, quien no se cansó de correr y generar peligro de la mano de Antonio Naelson "Sinha", convocado una vez más al Tri Mayor.

Mario Méndez e Israel López, acompañaron a los seleccionados al ataque y encontraron la primera oportunidad al minuto 8. Tras un corner, el balón llegó a la pierna de Méndez, este estrelló su disparo en el poste derecho de Saucedo.

Del lado del visitante, Gallego decidió buscar opciones con Blas Pérez y Lucas Lobos al ataque, sin embargo, sufrieron para encontrar posibilidades de inquietar a Cristante.

En un duelo de estrategias el partido fue cerrándose y el tránsito en el medio campo para los Tigres fue casi imposible. Lo mejor del visitante fue un tímido disparo a portería de Lucas Ayala al 33'; y un contragolpe de Saavedra y Marino que se ahogó por la banda derecha al 39';.

Los de casa, a pesar de jugar mejor, tampoco tuvieron tino. Giménez perdió la mejor oportunidad para romper el cero al 26';, el argentino en el área chica sacó un chanflazo que alcanzó a desviar con fortuna el arquero tigre.

Al cierre del pirmer tiempo, la movilidad de Sinha empezó a calar en el mediocampo, el escarlata le puso velocidad habilitando a Fernández, sin embargo, nada pasó.

Con toda la carne al asador salieron los rojos para finiquitar el encuentro. La primera advertencia la tuvo otra vez Giménez, quien se tardó en pensar si pasar el balón o rematar, perdiendo tiempo y el esfuerzo de Sinha y Fernández, que llegaron inútilmente para apoyar.

Después de 55 minutos de fallar por las bandas, llegó la jugada que se ha convertido en el sello y la fórmula de casa: el balón parado.

Ponce cobró un corner por derecha para Da Silva, y fue con un cabezazo como llegó el 1-0 al 59'; y con ello bastó para matar a unos tigres disminuidos.

Gallego intentó responder con el ingreso del "Kikín" Fonseca para acompañar en la banda a Pérez y Cerda, jugando al contragolpe ya que los regios no querían otra sorpresa, pero, nada funcionó.

El duelo cayó en un momento de juego brusco y tarjetas amarillas, Archundia expulsó a Cubero tras acumular dos amonestaciones para calmar los ánimos y antes de pitar el final, dio por bueno el segundo tanto de los choriceros.

El autor del 2-0 fue Mario Méndez, quien coronó un excelente pase de Sinha, el cual se coló por las piernas de la defensa hasta llegar a la posición de Méndez, quien fusiló a Cirilo con un disparo cruzado justo al 86';.

EL ARBITRAJE

Armando Archundia. Bueno. En el primer tiempo mantuvo los cartones en el bolsillo. Al arranque del complemento supo aplacar los ánimos de los Tigres sobre los Rojos, a pesar de que tal vez pecó de rigorista en la segunda sanción del argentino Cubero, quien también hay que decir, intentó conectarle un codazo a Santiago Férnández, sin embargo, el rojillo le metió dramatismo a la acción; antes del partido, el silbante mexicano fue recoconocido por el hecho de haber cumplido 500 partidos como juez central en la Primera División.

[mt][foto: D. Leah/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×