La devoción tuza hacia el 'Chaco' Giménez

Sólo pasaron un par de partidos en los cuales Cristian "Chaco" Giménez se ausentó de la titularidad con el Pachuca, pero este tiempo fue suficiente para que la hinchada tuza extrañara al atacante...
 Sólo pasaron un par de partidos en los cuales Cristian "Chaco" Giménez se ausentó de la titularidad con el Pachuca, pero este tiempo fue suficiente para que la hinchada tuza extrañara al atacante argentino, tanto que cuando é

Andrés Felipe López | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Hidalgo, 2 de Febrero de 2008

  • La afición esperaba con ansia la vuelta de su ídolo

Sólo pasaron un par de partidos en los cuales Cristian "Chaco" Giménez se ausentó de la titularidad con el Pachuca, pero este tiempo fue suficiente para que la hinchada tuza extrañara al atacante argentino, tanto que cuando éste ingresó en los minutos finales del duelo ante Atlas, la fiel afición se le entregó por completo. Difícilmente se había visto una devoción tal hacia un jugador en la etapa contemporánea de la historia tuza.

Ni los colombianos Calero, Mosquera y Chitiva, ni mucho menos Damián Álvarez, Correa o Caballero, habían logrado meterse de una manera tan profunda en el corazón de los fanáticos hidalguenses. Pasaba el minuto 30 de la segunda parte y fue allí el instante en que las graderías se ahogaban en el grito de "Chaco, Chaco, Chaco".

Sin embargo, el entrenador Enrique Meza hizo caso omiso a los alegatos que venían desde arriba y decidió colocar en el campo a Luis Gabriel Rey, or lo cual la gente sintió una desilusión, debido a que la esperanza de ver ingresar a su ídolo comenzaba a desvanecerse, a pesar de ir ganando por la mínima diferencia desde el comienzo de la etapa complementaria.

Es verdad, estaban venciendo al rival, pero faltaba la cereza en el pastel, sólo quedaba el gusto de ver a Cristian Giménez portando con orgullo e hidalguía la camiseta albiazul del Pachuca una vez más. La gente lo seguía pidiendo, Meza elevaba su mirada para luego introducirla en el banco hacia el hombre que pasó por América y Veracruz. Allí no lo encontró, entonces lo buscó en el grupo de hombres que se encontraban calentando cerca de la raya lateral del rectángulo de juego.

Entonces, en el minuto 80 la afición explotó de júbilo, una sensación percibida de una manera similar a como se produjo en el fantástico gol de Juan Carlos Cacho retumbó en las inmediaciones del Estadio Hidalgo. Entraba Giménez y salía Chitiva. En el tablero electrónico se apreciaba el número 19 de color verde y el 10 de color rojo. Ese era el momento, para eso se pagaba el boleto, el "Chaco2 estaba, por fin, en la cancha.

Desde allí las sonrisas florecieron como no se había visto en mucho tiempo, quizás en más de cinco meses. Los aplausos fervorosos sonaron alegremente cuando Cristian no llevaba más de sesenta segundos en la cancha, y tras recibir de Rey dentro del área por poco amplía la ventaja con un remate que denotó su falta de ritmo.

Eso no importó, el "Chaco" tocó la pelota y provocó emoción en las graderías. Eso bastó para que la gente saliera contenta del Huracán, conservando en su memoria que Pachuca ya tiene seis puntos y ha recuperado a uno de sus jugadores más importantes: Cristian Giménez.  Aquel cuya pubalgia lo alejó del futbol por un tiempo, pero eso no fue obstáculo para unirse una vez más con el sentimiento de los hinchas de la Bella Airosa.

[mt][Foto: O. Martínez/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×