Los Zorros y su vuelo a Sudamérica

Sin causar revuelo y puntual a la cita llegó Atlas al Aeropuerto Internacional Miguel Hidalgo. Uno a uno cada jugador fue ingresando a la sala de espera. Como es una costumbre, Bruno Marioni fue...
 Sin causar revuelo y puntual a la cita llegó Atlas al Aeropuerto Internacional Miguel Hidalgo. Uno a uno cada jugador fue ingresando a la sala de espera. Como es una costumbre, Bruno Marioni fue el hombre que más captó la atención y algunas personas le de

Rigoberto J. Esquivel  | MEDIOTIEMPO (Enviado)Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, 5 de Febrero del 2008

  • Un avión con capacidad de 200 pasajeros, para sólo 46 viajeros

Sin causar revuelo y puntual a la cita llegó Atlas al Aeropuerto Internacional Miguel Hidalgo. Uno a uno cada jugador fue ingresando a la sala de espera. Como es una costumbre, Bruno Marioni fue el hombre que más captó la atención y algunas personas le deseaban suerte mientras sus directivos charlaban alegremente tras recibir sus pases de vuelo.

Lo que más causó sorpresa, es que el cuadro atlista se hizo de los servicios de un charter para 200 personas, aunque en esta ocasión, sólo 46 harían el viaje contando jugadores, Cuerpo Técnico, dirigentes y representantes de medios de comunicación.

Antes de abordar el boeing 757-200, el Presidente rojinegro Fernando Acosta Martínez, dio la bienvenida a los siete reporteros que acompañarán al Zorro en esta travesía a Bolivia. Explicó el porqué de tantas complicaciones para determinar el itinerario, pero al final de cuentas, en voz de su institución dijo sentirse contento por la forma en que su equipo buscará conseguir su boleto a la Fase de Grupos de la Copa Santander Libertadores de América.

Mientras el joven defensor Néstor Vidrio compraba un paquetote de chicles, el "Recodo" Valdez traía consigo el libro que ha regalado infinidad de veces el Profesor Enrique Meza, "El monje que vendió su Ferrari"; al mismo tiempo, el "Pechu" Jorge Torres Nilo y Ricardo Jiménez se culpaban mutuamente sobre un olor extraño que comenzó a olfatearse cerca de ellos.

Minutos más tarde, se escuchó el llamado para que la comitiva ingresara al autobús que los trasladaría al avión, fue momento cuando Óscar Vera comenzó a preguntar por Jorge Achucarro, pues éste tenía varios minutos desde que se fue al baño y no se sabía nada de él; pero todo llegó a la normalidad cuando "Achu" hizo su aparición para de inmediato tomar sus pertenencias y calmar al zurdo carrilero.

Para que el plantel tuviera más privacidad, los altos mandos del equipo decidieron colocarlos al final del boeing; al centro se acomodaron los dirigentes justo a unos metros de los reporteros. Justo antes de iniciar el vuelo, Edgar Pacheco pidió al Capitán observar el despegue desde la cabina, pues era que algo siempre quiso hacer pero las líneas comerciales se lo impedían.

El vuelo, servicio y comodidad encantó al mandamás atlista Fernando Acosta, quien señaló que en caso de seguir con vida en Copa Santander Libertadores, buscarán que esta aerolínea (Aladia) los lleve a sus demás compromisos en Sudamérica (Chile, Argentina y Venezuela).

[mt][foto: R.J.Esquivel/MEDIOTIEMPO]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×