Atlas se impresionó con la Ciudad de La Paz

El paisaje es impresionante. Justo antes de aterrizar en La Paz, la vista que mostraba la ventanilla del avión dejó boquiabiertos toda la comitiva de Atlas. Por un momento, el tema de la altura se...
El paisaje es impresionante. Justo antes de aterrizar en La Paz, la vista que mostraba la ventanilla del avión dejó boquiabiertos toda la comitiva de Atlas. Por un momento, el tema de la altura se dejó de lado para admirar la capital más alta del mundo, y
 El paisaje es impresionante. Justo antes de aterrizar en La Paz, la vista que mostraba la ventanilla del avión dejó boquiabiertos toda la comitiva de Atlas. Por un momento, el tema de la altura se dejó de lado para admirar la capital más alta del mundo, y

Rigoberto J. Esquivel | MEDIOTIEMPO (Enviado especial)La Paz, Bolivia. 6 de Febrero del 2008

  • Los aficionados de La Paz recibieron mal a los Zorros

El paisaje es impresionante. Justo antes de aterrizar en La Paz, la vista que mostraba la ventanilla del avión dejó boquiabiertos toda la comitiva de Atlas. Por un momento, el tema de la altura se dejó de lado para admirar la capital más alta del mundo, y observar la hermosura de la Cordillera de los Andes.

Jugadores y periodistas no perdieron la oportunidad para captar ese momento con su cámara fotográfica. El avión apagó sus turbinas, y la primera sensación fue el aire fresco que contrastaba con el calor húmedo de Santa Cruz de la Sierra.

Tan pronto el plantel rojinegro subió a su autobús, la Policía Nacional le abríó paso entre las estrechas calles pero que en el fondo mostraban lo majestosa de esta ciudad, el trayecto del aeropuerto al Estadio Hernando Siles duró 30 minutos, 30 minutos donde La Paz no dejaba de impresionar a mexicanos, argentinos y a un uruguayo que ya pensaban en el equipo del "Bigotón" Apaza.

El camino tuvo una pausa. La gran cantidad de cables de luz estorbaban el paso del autobús pues no tienen gran altura; ante esto, un valiente boliviano se subió al techo para quitar los peligrosos transmisores de electricidad.

Pasadas de las 15 horas tiempo local, el Zorro arribó al Hernando Siles. La bienvenida no fue nada amistosa pero tampoco tan hostil cómo en otras partes de Sudamérica. La risa llegó al plantel, al observar que una señora traía consigo caricaturas de algunos elementos rojinegros. Ulises Mendívil, Juan Carlos Medina, Bruno Marioni y Jorge Bava eran las imágenes que traía consigo Maria, pero dichos cuadros no eran obsequios para los atlistas, sino que trató de vendérselos en 50 dólares, sin embargo, la prisa con la que llegó el equipo no permitió que la boliviana lograra su cometido.

Al momento de que los Zorros bajaron del camión, algunos aficionados comenzaron a gritar insultos; otros más simplemente hicieron la seña de "4", en alusión a los goles que La Paz metería la tarde de este miércoles.

Algunos cuatro mil aficionados esperaban el silbatazo inicial, es obvio, que el plato fuerte era más tarde con el amistoso entre Bolivia y Perú. "Jugar es cuestión de actitud y no altitud", decía una manta justo detrás de una portería, en alusión a la prohibición de la FIFA para que se jueguen partidos de eliminatoria mundialista en esta ciudad, ya que los más de 3 mil metros de altura sobre el nivel del mar son casi inhumanos para cualquier deportista.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×