Los americanistas festejaron en el Tres de Marzo

Contra todos los pronósticos que esperaban un Estadio Tres de Marzo pletórico, las esquinas del inmueble se mostraron huecos, aunque no por eso dejó de ser una excelente entrada.
 Contra todos los pronósticos que esperaban un Estadio Tres de Marzo pletórico, las esquinas del inmueble se mostraron huecos, aunque no por eso dejó de ser una excelente entrada.

Rodrigo V. Medero | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Tres de Marzo.  8 de Febrero de 2008

  • La afición de Tecos fueron cayendo a menos

Contra todos los pronósticos que esperaban un Estadio Tres de Marzo pletórico, las esquinas del inmueble se mostraron huecos, aunque no por eso dejó de ser una excelente entrada.

Por su parte el partido fue muy parejo en la cancha, no así en las tribunas en donde los colores amarillo y azul simplemente dominaron a los rojo y blanco de los locales, pero lo mejor de todo era de que a pesar de las barras que, como ya es costumbre, no dejan de lanzar improperios a los demás, se vieron muchísimas familias con ansias de ver un buen espectáculo de futbol.

Con el inicio dominante de los unversitarios, los pocos pero ruidosos aficionados locales apoyaban a su escuadra, ante los gritos por parte de los capitalinos quienes veían en su cancerbero Guillermo Ochoa a su salvador en dos ocasiones claras de gol para gritar a todo pulmón "¡Ochoa, Ochoa!".

El clímax llegó antes de terminar el primer tiempo: para desgracia de los tecolotes que dominaban el encuentro, se les marca un penal en contra, la afición americanista se levantó de sus asientos para festejar la desición del juez. Salvador Cabañas disparó colocado y metió el esferico en las redes al minuto 45 para que el grito de júbilo se escuchara por todas partes.

El árbitro decidía la finalización de la primera parte y también los llamados "gusanos" que se conectan a los vestidores apoyaron a los cuadriculados pues nunca se logró inflar, por lo que tuvieron que brincarlo.

Toda la barra azulcrema comenzó a burlarse de un señor seguidor de los Tecos con el clásico "¡quiere llorar, quiere llorar!" al cual el ofendido se limitó a agradecer en señal de burla.

La noche se venía y las nubes amenazaban con lluvia, todo se veía en contra de los universitarios.

El público seguía divirtiéndose lanzando gritos en contra de los contrarios, los cremas dominaban y sus seguidores coreaban "Ole, Ole". Sin embargo era evidente que el público local estaba viniendo a menos. Todo en un segundo tiempo que por más que intentaron los Tecos, no pudieron darle alegría a su afición. Ya que nuevamente Salvador Cabañas concretaba y el jubilo se enardecía para los cremas. Los conatos de bronca no se hicieron esperar ante la impotencia de los seguidores que iban perdiendo, pero afortunadamente los policías estuvieron al pendiente de cualquier pelea.

La ilusión se plantaba en el corazón de los aficionados tecolotes cuando Hugo Droguett lograba un excelso gol, pero el grito casi no se escuchó porque las porras de los visitantes se dejaron escuchar más. No dió para más, los visitantes se llevaron la victoria y todo terminó como cuando comenzó: con un Estadio Tres de Marzo vestido de azulcrema.

[mt][foto: R. Ruiz/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×