Brindisi inició con jóvenes e hizo sufrir a la afición rojinegra

Efraín Flores ni siquiera tuvo la necesidad de sacar el "As" bajo la manga para ganar.
 Efraín Flores ni siquiera tuvo la necesidad de sacar el "As" bajo la manga para ganar.

Alejandro R. Jiménez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Jalisco. 9 de Febrero del 2008

  • El primer tiempo Atlas fue maniatado

Efraín Flores ni siquiera tuvo la necesidad de sacar el "As" bajo la manga para ganar.

La sorpresa que le preparó al Atlas durante la semana no valió la pena desperdiciarla, ya que, por lo visto en los 90 minutos, Miguel Ángel Brindisi perdió el partido desde el vestidor, al dejar en la banca a elementos como Diego Colotto y Juan Carlos Medina.

Optó el estratega del Zorro por la juventud, dejó a la gente de experiencia en banca y al final, a los jóvenes como Gerardo Flores, Jorge Torres, Jorge Hernández, Hugo Ayala y compañía, no pudieron sacar avante el Clásico Tapatío.

Durante la primera mitad, la afición rojinegra tenía el rostro negro por el mediano futbol que mostraba su equipo en el campo de juego y la cara roja de vergüenza por la forma en la cual eran maniatados sus jugadores.

Luis Ernesto Michel, arquero rojiblanco -que salió con una vestimenta en color blanco-, salió inmaculado al descanso tras el primer tiempo, pues fue un espectador más en el campo de juego durante los primeros 45 minutos, cuando no tuvo una sola jugada en la cual se le haya exigido para evitar la caída de su marco. Bien pudo haberse puesto a leer un libro o cualquier cosa para distraerse.

Cabe señalar que antes y durante el partido, el comportamiento de la afición siempre fue ejemplar, no se detectó ningún problema dentro del inmueble, lo cual es benéfico para el futbol, para el espectáculo y para retomar el "ambiente familiar", que parece haberse esfumado en los últimos años.

La parte complementaria estuvo más equilibrada, porque Atlas se fue con el orgullo por delante en busca del empate, lo cual le dio esperanzas a la Fiel que no dejaba de alentar a su equipo.

Desde el arranque del partido, la afición de Chivas se sintió ganadora, ya que en cantidad eran superiores a su rival, no por mucho pero al fin mayoría.

El mismo técnico Brindisi, comprobó en el cierre del encuentro que se equivocó en su planteamiento, porque cuando hizo movimientos metiendo a Medina y compañía, su equipo mejoró, hizo que la zaga rojiblanca metiera el acelerador a fondo para defender su meta.

Mientras en el campo Atlas mejoraba, Chivas esperaba espacios largos para anotar el segundo y finiquitar el encuentro, las aficiones en la tribuna se daban con todo hasta que llegó el segundo gol de Chivas por conducto de Omar Bravo, lo que desató la euforia de la afición chiva y se fueron cantando "!Palo palo bonito balo bonito palo eh, eh, eh, eh, nos los chingamos otra vez!".

[mt][foto: V.Straffon/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×