Suazo despertó para darle a Rayados su primer triunfo

Gracias a una destacada actuación del chileno Humberto Suazo, que logró las tres dianas de su equipo, los Rayados del Monterrey lograron su primer triunfo del Clausura 2008 al derrotar por 3-0 a...
Gracias a una destacada actuación del chileno Humberto Suazo, que logró las tres dianas de su equipo, los Rayados del Monterrey lograron su primer triunfo del Clausura 2008 al derrotar por 3-0 a los Tecos de la UAG, en partido correspondiente a la Jornada
 Gracias a una destacada actuación del chileno Humberto Suazo, que logró las tres dianas de su equipo, los Rayados del Monterrey lograron su primer triunfo del Clausura 2008 al derrotar por 3-0 a los Tecos de la UAG, en partido correspondiente a la Jornada

Fernando Ruiz Moffat | MEDIO TIEMPOEstadio Tecnológico, 13 de Febrero de 2008 ante una buena entrada

  • Tres goles del ex jugador de Colo Colo
  • Rayados, primera victoria del Clausura 2008

Gracias a una destacada actuación del chileno Humberto Suazo, que logró las tres dianas de su equipo, los Rayados del Monterrey lograron su primer triunfo del Clausura 2008 al derrotar por 3-0 a los Tecos de la UAG, en partido correspondiente a la Jornada 5 del torneo.

Para el conjunto regio las cosas no parecían fáciles desde el principio, pero la consistencia en el ataque y el orden en la defensa lograron neutralizar a unos Tecos que poco a poco se fueron apagando en el encuentro.

Gracias a este triunfo, la escuadra rayada llegó a 6 puntos en el Grupo  mientras que los Tecos se quedaron con 4 unidades en el sector uno.

EL PARTIDO

Humberto Suazo se apuntó el primer acierto de Monterrey en el partido. Por lo menos durante la primera mitad o, aunque sea, en el preciso momento en el que los Rayados lograron descifrar la combinación de la defensa tapatía. Y no es que precisamente el juego fuera una guerra de estrategias, pues desde el inicio fue más bien equilibrado. Sobre todo en lo grisáceo de los dos equipos.

Mientras tanto, el cuadro zapopano comenzó explotando a destajo su banda izquierda con uno de sus baluartes: Hugo Droguett.

Las llegadas a las áreas fueron esporádicas. El conjunto local abusó un poco de los centros buscando a De Pinho, quien en la única oportunidad clara que tuvo para rematar de cabeza, a pase de Erviti, alegó incomodidad por el alumbrado del estadio. A quien siguiera el juego le podía resultar difícil darse cuenta si Arellano estaba jugando, pues fue al cierre de la primera mitad cuando se le empezó a ver. Comenzaron a caer las faltas. De Tecos, ni luces de poder armar algo de peligro y, más bien, empezaron a repartir leña por aquí y por allá.

Droguett cambió de banda cada que pudo, pues por su parcela no labró ni una sola jugada de peligro, pero al final resultó inútil, ya que por ningún lugar podía superar a la atenta zaga regia.

Y fue así como el Monterrey logró hacerse del dominio de la media cancha para, poco a poco, acercarse a la puerta tapatía. Los locales tuvieron en los pies del "Chupete" la primera anotación, después de tocar unas tres veces el balón en el área como si fuera un entrenamiento. Corona no tuvo nada que hacer en una jugada en la que participó prácticamente todo elemento de ataque rayado.

Dos perlas adornaron la segunda mitad, y fueron las mismas que se convirtieron en las cerezas en el pastel para un partido que, de tan trabado, podría haberse catalogado como aburrido. Por lo menos en un alto porcentaje.

El chileno de los Rayados demostró porqué fue traído de Colo Colo y porqué fue mantenido en el equipo regio. Tuvo tres claras en todo el partido, y las tres fueron al fondo de las redes. Dos de ellas, verdaderos lujos de gol. La entrada de Borgetti por De Pinho pasó completamente desapercibida. En el poco tiempo que estuvo, el de Culiacancito, Sinaloa, no hizo nada destacable.

La médula del segundo tiempo estuvo al cierre, o por lo menos en los últimos 15 minutos, en los que las faltas abundaron, las tarjetas llovieron y el "Chupete" despertó de ese sueño en el que parecía mantenerse hasta el día de hoy.

Los Tecolotes jamás encontraron por dónde. Agotó sus cambios. "Chamagol" entró por un Cejas que pocos habrían adivinado que estaba en el terreno de juego. El 11 de Tecos entró sin poder descifrar cómo pasar de media cancha. Es más, no pudo siquiera entender cómo hacerse del balón, como les pasó a todos los del equipo tapatío.

De hecho, aunque Monterrey se vio más armado, no logró nada hasta que Paredes, en una descolgada por izquierda, centró perfecto al punto donde Suazo tuvo toda la comodidad para rematar de cabeza. El segundo tanto local fue lo más visible del juego. El tres a cero, también del "Chupete", se dio en una jugada circunstancial en la que el ex colocolino quedó al costado derecho de Corona, remató de zurda, metiendo la bola entre el arquero y el poste. Otra joya del partido.

ARBITRAJE

En general el partido no fue problema para Jaime Herrera Garduño. Un par de jugadas en la primera mitad podrían haber sido de tarjeta rigurosa, pero aún le temblaba la mano. En el segundo tiempo se vio el temple del silbante, pues en sólo dos minutos, disparó tres tarjetas merecidas repartidas en ambos bandos. Nada para juzgar de los auxiliares, buen trabajo por las bandas.

[mt][Foto: E. Quintana/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×