Corra como el viento, Señor 'Chelís'

El Estadio Cuauhtémoc ha estado rebelde. Difícilmente acepta horarios diferentes a las doce del medio día y así como en la Jornada 5, de noche ante Pumas hizo a los aficionados sentir un frío...
 El Estadio Cuauhtémoc ha estado rebelde. Difícilmente acepta horarios diferentes a las doce del medio día y así como en la Jornada 5, de noche ante Pumas hizo a los aficionados sentir un frío intenso, hoy castigó a sus huéspedes con ráfagas de viento tan

Bruno Valencia | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Puebla, Pue.  24 de Febrero de 2008

  • Fue a ver a un familiar

El Estadio Cuauhtémoc ha estado rebelde. Difícilmente acepta horarios diferentes a las doce del medio día y así como en la Jornada 5, de noche ante Pumas hizo a los aficionados sentir un frío intenso, hoy castigó a sus huéspedes con ráfagas de viento tan fuertes que mandó a volar varias cosas.

Al inicio fueron las pancartas de las edecanes que intentaban hacer promoción y al más puro estilo de "Mary Poppins" rusas recordaban cuál fue la bendita hora en la que aceptaron ese trabajo.

Ya en el partido, Jaime Durán pagó caro el noviciado de ser habilitado como defensa central, pues el viento colaboró a que se "norteara" cual jardinero central clase AA para que Olivera pudiera definir el primer gol del partido.

En el segundo tiempo, cuando Herrera no cobró el penal de Aldrete sobre Hiber Ruiz, Sánchez Solá corrió por toda el área técnica con las manos en la cabeza, de la misma manera que los dibujos animados cuando les han pisado el pie o cuando el logotipo de una marca de productos de limpieza simula ser un torbellino.

En cuanto cayó el cuarto gol del Puebla, "Chelís" lloró, se subió a su camioneta Nitro roja, se colocó unos lentes obscuros y se quedó pensando un momento. Se veía un tanto nostálgico, preguntándose porqué precisamente en ese momento de felicidad, tenía que huir con velocidad a ver a su familiar enfermo.

Un reportero que trabaja para Walt Disney intentó hablar con él, "Chelís" sólo habló con Medio Tiempo. "Solo te digo que hoy el árbitro hizo un trabajo muy chingón… una disculpa, ahí te los encargo", y se abrió paso a su destino.

Al salir de los vestidores, los jugadores del Puebla estaban sonrientes, desahogaron la presión que tenían desde hace mucho tiempo. Varios atendieron a cientos de aficionados que les esperaban por una foto. Después de casi 20 minutos firmando, "Ruso" Zamogilny vio su salvación cuando se acercaba su compañero para hacerle el relevo: "ahí viene el ';Bola';, ahí viene el ';Bola';", gritó.

Los jugadores de Morelia se notaban de la misma manera cuando una pareja se enoja durante un viaje de vacaciones, de todas maneras se tienen que voltear a ver de reojo pues se tienen que regresar juntos a su lugar de origen.

Fuera del estadio, las playeras de los puestos ambulantes volaban fuera de su lugar. Ya no se podían sostener por los vientos tan fuertes. Pregunté la causa: "Es que hay norte en Veracruz, joven", (en efecto, sí que lo hay, pues los Tiburones nuevamente son el último lugar del descenso).

[mt][foto: H. Carbajal/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×