Atlas mandó a su afición feliz a dormir

El juego era sencillo. En la parte sur del Jalisco, cada que se iba el balón a la tribuna había que pasarla entre los aficionados en esa parte de la tribuna, y hacer sufrir a los elementos del...
El juego era sencillo. En la parte sur del Jalisco, cada que se iba el balón a la tribuna había que pasarla entre los aficionados en esa parte de la tribuna, y hacer sufrir a los elementos del orden. Al final con el 3-0 en números grandes. La Fiel se la p
 El juego era sencillo. En la parte sur del Jalisco, cada que se iba el balón a la tribuna había que pasarla entre los aficionados en esa parte de la tribuna, y hacer sufrir a los elementos del orden. Al final con el 3-0 en números grandes. La Fiel se la p

Juan Téllez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Estadio Jalisco. 12 de Marzo de 2008

  • La 51 sacó una manta que decía "GDL es de Atlas"

El juego era sencillo. En la parte sur del Jalisco, cada que se iba el balón a la tribuna había que pasarla entre los aficionados en esa parte de la tribuna, y hacer sufrir a los elementos del orden. Al final con el 3-0 en números grandes. La Fiel se la pasó divirtiéndose con el balón a costillas de la seguridad del Jalisco.

Noche de goleada, de reencuentros con el gol y de felicidad en las tribunas.El único que acabó con la diversión, fue un aficionado que regresó el balón a la cancha, pero en agradecimiento, el pueblo le gritó varias veces “culero, culero”. Los goles son la mejor manera de cerrar heridas.

La sentencia es muy fuerte. A muchos se les puede hacer hasta provocadora, pero en la portería norte lucía una manta de la 51 que resume parte de los conflictos entre los grupos de animación.

“GDL es de Atlas”, para los que no conocen la abreviatura la frase se leé así completa: Guadalajara es de Atlas.

Esa es la discusión total de las tertulias en la Perla de Occidente. ¿Chivas y sus lauros? O ¿Atlas y su Fiel afición? Siempre el mismo motivo de discusión, pero ayer con una manta la barra rojinegra dejaba una prueba de su sentimiento y sus convicciones.

Dejando a un lado a la hinchada. El estadio lució una entrada muy pobre, menos de 15 mil personas, pero los que sí fueron a la cita con el Zorro siempre estuvieron alentando a los suyos y más porque era importante sentirse abrigados, después de los resultados recientes.

Pese al peligro del rival, los locales terminaron festejando antes de que concluyera la primera mitad.

Pero el complemento fue una gran fiesta. Llegaron los goles de los atliastas, Achucarro y Marioni desataron la locura y el ánimo se cura. El mejor remedio para una derrota estrepitosa, es una victoria aplastante y contundente.

El dolor de la visita a la Bombonera quedó a mano. Fiesta total en el Jalisco, otro partido de Libertadores y otro triunfo por goleada.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×