Con 10 hombres, los Zorros remontan e igualan de último minuto ante los Pumas

Mostrando garra, entrega y amor propio, los Zorros del Atlas rescataron un empate 2-2 ante los Pumas de la UNAM, en partido correspondiente a la Jornada 10 del Clausura 2008.
Mostrando garra, entrega y amor propio, los Zorros del Atlas rescataron un empate 2-2 ante los Pumas de la UNAM, en partido correspondiente a la Jornada 10 del Clausura 2008.
 Mostrando garra, entrega y amor propio, los Zorros del Atlas rescataron un empate 2-2 ante los Pumas de la UNAM, en partido correspondiente a la Jornada 10 del Clausura 2008.

Agustín Cuevas | MEDIOTIEMPOEstadio Jalisco, 15 de Marzo de 2008 ante una floja entrada

  • Atlas se quedó con 10 hombres al minuto 5
  • Pumas pudo marcar el tercero, pero perdonó

Mostrando garra, entrega y amor propio, los Zorros del Atlas rescataron un empate 2-2 ante los Pumas de la UNAM, en partido correspondiente a la Jornada 10 del Clausura 2008.

Todo iba bien para los universitarios, ya que acabaron la primera parte con dos goles a favor -ambos de Solari- y con un hombre más gracias a la expulsión de Ricardo Jiménez al minuto 5. Pero todo cambió en la parte complementaria, y gracias a los goles de Omar Flores y de Bruno Marioni, los tapatíos se quedaron con un buen punto.

El resultado permitió que los Zorros llegaran a 12 puntos, mismos que los colocan en el segundo lugar del Grupo Dos, mientras que los felinos arribaron a 14 unidades para ocupar la cuarta posición del cerrado sector uno de la competencia.

EL PARTIDO

Con Libertadores y la Liga a cuestas, el Atlas lucha por no sucumbir ante el cansancio, pero cuando prácticamente inicias un juego con 10 hombres, la única manera de olvidarlo es poniendo todo el corazón en la cancha.

Esto fue lo que el cuadro rojinegro tuvo que hacer ante Pumas, ya que cuando corría el minuto 5, el joven Ricardo Jiménez derribó a Scocco dentro del área para conceder al cuadro visitante, en una sola jugada, un penal a favor y un hombre de más sobre el terreno de juego. Solari tuvo que cobrar la pena máxima en dos ocasiones debido a que en la primera Bava atajó bien, pero se había adelantado claramente. A final de cuentas, Esteban marcó el primero para Pumas.

Desbalanceados por la expulsión en contra, los Zorros tuvieron que sufrir en defensa durante todo el primer tiempo. Por izquierda con Sambueza y por derecha con Íñiguez y Scocco, los universitarios aparecían una y otra vez en el área rival, y para el minuto 25 lucía inminente la llegada de un tanto más para los capitalinos.

Al 28';, Pumas capitalizó el desorden tapatío con un tanto más de Esteban Solari, quien aprovechó un centro raso al medio del área chica de Scocco para mandar el balón al fondo de las redes. Con esta segunda anotación, el argentino se colocó -junto a Omar Bravo- como el máximo artillero del torneo con 7 dianas.

El dominio felino fue indiscutible durante la primera mitad, tanto que Sergio Bernal sólo tuvo que intervenir en dos oportunidades; en la primera sacó por encima de su arco un remate de Gerardo Flores, y en la segunda caminó unos pasos sobre su izquierda para bajar un centro frontal que buscaba a Colotto.

El descanso del medio tiempo sirvió a Miguel Angel Brindisi para replantear el juego. El estratega realizó dos cambios que de inmediato surtieron efecto en el marcador. En una jugada a balón parado, Vera centró para Omar Flores, quien mandó el balón al fondo con la cabeza para revivir la esperanza de unos rojinegros que parecían muertos tras los primeros 45 minutos.

La reacción del cuadro local trajo nerviosismo a los zagueros universitarios, que veían cómo Gerardo Flores llegaba una y otra vez a línea de fondo por la banda derecha sin que ninguno pudiera interponerse en su camino. Ante esta situación, Ricardo Ferretti decidió apuntalar su defensa metiendo a Carlos Humberto González.

Atlas realizó un esfuerzo extraordinario para hacer olvidar la expulsión tempranera, pero durante los últimos 15 minutos del partido sufrieron un bombardeo incesante en contra de su meta, que lo único que logró fue evidenciar el buen nivel del arquero Jorge Bava, ya que el uruguayo detuvo todo lo que venía con etiqueta de gol.

Pumas no aprovechó las incontables oportunidades que tuvo para sentenciar el juego y al final lo pagó muy caro. Ya en tiempo de compensación, el improvisado delantero Colotto sacó un tiro de media vuelta dentro del área universitaria y el balón fue a encontrarse con la mano de Carlos Humberto González para que el árbitro decretara penal. Marioni, sin desconcentrarse, culminó la increíble obra rojinegra ante unos Pumas que perdonaron.

ARBITRAJE

Bueno de Germán Arredondo. El silbante marcó bien dos penales, uno para cada equipo. Expulsó correctamente a Ricardo Jiménez y siempre se mantuvo muy cerca de la jugada.

[mt][Foto: V. Straffon/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×