Atlas 1 - 0 Morelia

ROBLES DESNIVELÓ UN JUEGO DESTINADO AL 0-0
ROBLES DESNIVELÓ UN JUEGO DESTINADO AL 0-0
 ROBLES DESNIVELÓ UN JUEGO DESTINADO AL 0-0

ROBLES DESNIVELÓ UN JUEGO DESTINADO AL 0-0

Agustín Cuevas | MEDIOTIEMPOEstadio Jalisco, 29 de Marzo de 2008 ante una buena entrada

  • El "Macue" metió un golazo de otro partido
  • Morelia no ha anotado en cuatro juegos completos

En un partido de bostezo que poco entregó a la tribuna, el Atlas vencio al Morelia por 1-0, en duelo correspondiente a la Jornada 12 del Clausura 2008.

La única anotación del encuentro fue obra de Luis Robles, quien se animó a pegarle de fuera del área para marcar un golazo. Morelia exageró en precauciones y al final pagó las concecuencias, además de que sumó 360 minutos sin anotar un solo gol.

Con este resultado, Atlas llega a 16 puntos, con lo que alcanzó el segundo lugar del Grupo 2, en donde Santos es el líder con 17. Por su parte, el Morelia se estancó con 13 unidades en el último lugar del sector 3.

EL PARTIDO

Rápido en el partido Morelia tuvo la posibilidad de ponerse al frente. En una escapada por derecha, Ever Guzmán tuvo todo para marcar el primero, pero su tiro fue al cuerpo de Jorge Bava, quien aguantó a pie firme el fogonazo y evitó la caída de su arco.

En los primeros minutos del juego, los Monarcas fueron mejores que su rival. El cuadro de Luis Fernando Tena inició bien el duelo, ante un Atlas que lucía un tanto desenchufado en el terreno de juego. Lo poco que lograban generar los rojinegros surgía en la vía izquierda, donde Eduardo Rergis se juntó un par de veces con Emanuel Centurión, pero ninguno de los dos pudo aclarar el gris panorama de los Zorros al frente.

Al 15';, Tiago se encontró una pelota en el área rojinegra y disparó por encima del travesaño de la portería de Bava, evidenciando la floja marca de los zagueros locales. Sin embargo, con el correr de los minutos, los pupilos de Miguel Brindisi se asentaron en la cancha y se adueñaron del esférico. A partir de ese momento, los tapatíos tomaron el control del encuentro, pero sin inquietar demasiado a un seguro Moisés Muñoz.

Mientras tanto, los purépechas esperaban el momento justo para salir a velocidad. Cuando lo hacían, la zaga rojinegra se veía mal, y tenía que aparecer Jorge Bava para arreglar el problema. Así sucedió en un par de ocasiones; primero fue Adrián Aldrete y después fue Landín, ambos por izquierda, pero en los dos intentos apareció el arquero uruguayo para negarles la anotación.

Para cerrar la primera mitad, Achucarro ganó un largo despeje y centró para Marioni, sin embargo, y cuando parecía que caería el primer gol del juego, el argentino se quedó a nada de conectar la pelota con el pie izquierdo, dejando ir la más clara para su equipo.

La tónica del juego no varió demasiado en la segunda parte. Atlas era dueño de la pelota, pero con poco "punch" adelante. Por su parte, el visitante se mostraba un tanto indeciso entre defender con muchos hombres y sólo depender del contragolpe, o luchar por la posesión de la pelota desde el medio campo. Al final, los purépechas parecían más conformes con la primera opción.

Las acciones de peligro se ausentaron en la parte complementaria. Salvo un par de disparos machucados por parte de los Zorros, así como algunos tiros de esquina inútiles para los morelianos, las áreas no registraron mayor actividad que pusiera en riesgo las metas defendidas por Bava y Muñoz.

Y como ha sucedido en muchas ocasiones, un partido donde los dos equipos logran anularse mutuamente sólo puede ser definido con un golazo impensado. Esta situación se dio al minuto 79, cuando Luis Robles se animó a tirar de fuera del área para ponerla en el ángulo superior izquierdo del arco de Moisés Muñoz, quien se tiró por puro compromiso ante un balazo imparable por parte del rojinegro.

Con el amargo recuerdo de partidos anteriores, en los que el cuadro tapatío se dejó alcanzar por sus rivales en los minutos finales, Miguel Brindisi optó por sacar a dos hombres de medio campo para reforzar la zaga. Al mismo tiempo, Tena metía a Luis Alberto Orozco en busca de mayor presencia ofensiva.

En un último intento por igualar el marcador, Horacio Cervantes se agregó al ataque y recentró al área chica tapatía; listo para rematar, Orozco esperaba el balón, pero una providencial aparición de Omar Flores evitó que una vez más, el Atlas dejara ir puntos en el ocaso de un partido.

ARBITRAJE

Bueno de Hugo León Guajardo. El silbante apareció cuando tuvo que hacerlo, mostrando tarjetas -la mayoría por reclamos- y no dejando que el juego se le fuera de las manos. El dato curioso fue que al querer dar el silbatazo que daría inicio al segundo timpo, Guajardo no pudo hacerlo, ya que había olvidado el pito en el vestidor.

[mt][Foto: V. Straffon/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×